miércoles, octubre 14, 2015

“DE ORWELL AL CIBERCONTROL”, ARMAND MATTELART y ANDRÉ VITALIS.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’S GARDEN WEBZINE (2004 - 2005) y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Quiero dar las gracias a la editorial GEDISA por su cortesía con LUX ATENEA WEBZINE al enviarme este promocional.

Publicado por:   EDITORIAL GEDISA, S.A.
ISBN:  978-84-9784-884-8
Edición:  Abril 2015 (PRIMERA EDICIÓN)
Páginas:  232

“En un contexto de libre circulación de las personas y de tratamiento acelerado y masivo de datos personales, no se trata tanto de vigilar al conjunto de la población sino de identificar, en el interior de los flujos, a un determinado colectivo que debe ser objeto de medidas particulares. No se busca tanto la represión como la anticipación y la neutralización de comportamientos de riesgo.”

En este siglo XXI, la revolución tecnológica que estamos viviendo a nivel mundial está cambiando tanto a las sociedades como a los Estados, así como al universo económico y cultural. Unos cambios profundos y sin vuelta atrás posible en el mundo occidental debido a la constante ampliación del espectro de actuación del individuo posibilitado por su uso de las nuevas tecnologías basadas principalmente en la utilización de Internet y sus aplicaciones a través de dispositivos móviles o de ordenadores personales, y a las oportunidades de negocio internacionales en tiempo real que también están proporcionando al ámbito de los negocios. Pero estas nuevas tecnologías también están permitiendo a los Estados occidentales el perfilamiento de la ciudadanía en pro de la seguridad como garantía de la libertad que brinda las sociedades democráticas, y a las empresas para el incremento de los negocios en el mercado, ya que la libertad de movimientos se ha convertido en una de las bases del nuevo sistema posmoderno de cara al individuo ante este panorama de futuro apoyado en la globalización y en el transporte internacional de mercancías, reafirmándose año tras año su participación en esta visión del planeta Tierra como una aldea global interconectada por redes digitales creadas dentro del mundo de las telecomunicaciones. Pero en Occidente, junto a la libertad, a las posibilidades, y a las oportunidades que ofrecen estas tecnologías digitales (móviles, smartphones, tablets,…), la ciudadanía también está reclamando a sus respectivos gobiernos la garantía de un sistema de seguridad que asegure su protección frente a las amenazas latentes en la actualidad, creándose un difícil equilibrio de la balanza donde la seguridad y el control se convierten en la clave de la vía política a seguir, y donde el mayor control de esta ciudadanía por parte de los Estados ineludiblemente implica una reducción de la privacidad del individuo, o viceversa. Hace años, escribí una reseña sobre el magnífico libro “UNA HISTORIA DE LA VIOLENCIA, del final de la Edad Media a la actualidad” de Robert Muchembled en relación a la evolución de las tensiones y de las fracturas sociales internas a lo largo de los último siglos, convirtiendo a muchas de las sociedades que forman parte del mundo occidental actual en ciudadanías donde la violencia está en clara disminución. En esta centuria, gracias al uso de estas nuevas tecnologías digitales como dispositivos de control individualizado, esta dinámica va a experimentar un claro avance en su aplicación, en su extensión y en su eficacia en la población. Para comprender cómo se ha producido esta transformación teniendo a los dispositivos móviles como base principal de esta nueva red de control, el extraordinario libro “De Orwell al Cibercontrol” se ha convertido en el estudio más profundo, serio y riguroso que se haya realizado dentro de esta interesante temática hasta el momento. Presentado el pasado mes de abril a través de la prestigiosa editorial GEDISA, esta ilustre y reveladora edición estoy seguro que se convertirá en pieza fundamental para el conocimiento histórico de esta transformación en los métodos y en los medios de control utilizados con ese objetivo, proporcionando a los bibliófilos lectores de Lux Atenea Webzine una información completamente fiable y fidedigna que ha sido estructurada y explicada de forma sencilla y muy clara.


“Ahora que los dispositivos de control están desterritorializados, son los Estados mismos y las autoridades encargadas de la protección de datos quienes se encuentran en la incapacidad de hacer que se respeten las reglas que ellos han promulgado, sobre todo en los casos en los que quienes registran los datos ejercen su actividad en un territorio en el que las reglas no se aplican.”

El nacimiento de la escritura cambió totalmente a la Humanidad, al igual que la utilización de registros escritos. Un nuevo cambio llegaría siglos después con la creación de la imprenta, permitiendo una difusión del conocimiento y de la información sin precedentes. Con la entrada en la revolución industrial, la sociedad occidental evolucionaría del tradicionalismo a la modernidad, y al nacimiento y consolidación social del sector de la información. En la actualidad, con la expansión de Internet a nivel mundial y con la digitalización de la información, en este siglo XXI estamos asistiendo a la decadencia de la modernidad ante el imparable empuje de la posmodernidad, un modelo social en constante expansión dentro de la ciudadanía que está provocando con su implantación, una auténtica revolución tanto en el mundo económico, político y cultural, como en la forma en la que el individuo está creciendo y desarrollándose dentro de esta nueva sociedad de la información ampliada a un espacio global digital que abarca todo el planeta. Para comprender más al detalle cómo se va a estructurar internamente esta sociedad posmoderna a nivel económico, recomiendo la lectura y análisis de la obra “El Trabajo de las Naciones” de Robert B. Reich. Para poder entender cuáles son las bases filosóficas y sociológicas que caracterizan a esta nueva sociedad posmoderna, también recomiendo los reveladores ensayos escritos por el maestro Zygmunt Bauman (“44 Cartas desde el Mundo Líquido”, “Vigilancia Líquida”). E incluso, para profundizar aún más en el concepto más preciso y detallado que rige el fundamento de la posmodernidad, libros como  “Antifrágil” de Nassim Nicholas Taleb se vuelven esenciales en su lectura y análisis. Pero, en esta magna obra “De Orwell al Cibercontrol”, el estudio realizado sobre los métodos y los medios utilizados por los Estados para el control de la población desde el siglo XIX hasta el día de hoy te deja impresionado, ayudando al lector a comprender cómo las nuevas tecnologías implantadas en este periodo de tiempo han potenciado de forma inimaginable el alcance y la precisión en la recogida de esa información. Eso sí, es indiscutible que el nacimiento de la informática y la expansión imparable de los ordenadores en las últimas tres décadas, tanto en su número como en su potencia de procesamiento, ha supuesto un antes y un después en la evolución de este proceso de recogida y análisis de datos orientados al control. Si además añadimos Internet y los dispositivos móviles, el flujo de recogida de esta información aumenta exponencialmente su volumen, por lo cual su clasificación y análisis se convierte en la clave real de su valor dentro de este sistema.


“Únicamente los análisis estadísticos y la modelización matemática son capaces de encontrar el sentido escondido que los datos ocultan.”

Año tras año, más y más información circula en la Red, más y más dispositivos y aplicaciones se añaden a este universo digital en la Red, dificultando considerablemente la selección de los datos verdaderamente útiles. Redes sociales, app’s, correos electrónicos, vídeos, llamadas telefónicas… vertebran esta jungla digital donde el volumen global de datos no deja de crecer, siendo la división de este cúmulo de datos fundamental para su análisis. Pero, precisamente la expansión de los dispositivos móviles en los últimos años ha ayudado a esa división, pudiéndose entonces establecer el perfilamiento del individuo de forma mucho más fiable precisamente por el carácter personal de estos aparatos tecnológicos. Si además una gran mayoría de ellos incorporan internamente otros dispositivos como cámaras, gps, sensores de huella digital… la capacidad para recoger datos adquiere una precisión jamás alcanzada con anterioridad. Como se puede comprobar, el volumen de información a seleccionar, procesar y analizar es impresionante, siendo clave e insustituible en esta labor de análisis los cálculos estadísticos y los conocimientos dentro del campo de la psicología, convirtiéndose en pilares fundamentales de este método de control a la hora de transformar esos datos recogidos en información útil. Unas aplicaciones que no solamente están facilitando esa vía de control de la ciudadanía para los gobiernos en este siglo XXI frente a la mengua del poder de los Estados y a su presencia a nivel social, sino que el sector privado también ha visto en esa información del individuo una nueva fuente de riqueza al poderse aplicar con efectividad dentro del mundo de los negocios, dentro de la sociedad de consumo, y para conseguir con garantías la satisfacción del comprador de bienes y servicios. Por este motivo, de la misma forma que en una época el software acabó convirtiéndose en la auténtica fuente de riqueza dentro del mundo de la informática por encima de la venta de ordenadores (una visión pionera y acertada por parte de Bill Gates y su sistema operativo dentro del mundo del PC); de la misma forma que el posterior nacimiento y expansión de Internet a nivel mundial convirtió a los buscadores en la nueva fuente de riqueza por encima de los navegadores (GOOGLE se adelantó exitosamente a su tiempo con esta visión de futuro); en la expansión actual de los dispositivos móviles (smartphones, tablets…), que se ha acabado convirtiendo en el eje principal de la latente transformación social, es el perfilamiento del usuario a través de la recogida de los datos personales que va dejando el que fundamenta y da sentido a la nueva fuente de riqueza dentro del mundo digital. Lo que está claro es que, en la nueva sociedad posmoderna que vivimos actualmente, las medidas de control y los intereses económicos forman un todo inseparable para quienes quieran integrarse y vivir dentro del sistema, y con la realidad virtual esperando ya a la vuelta de la esquina, lo que está claro es que tanto el volumen de datos como la aparición y comercialización de los nuevos avances tecnológicos no van a dejar de crecer durante los próximos años. El progreso es imparable, y la ciudadanía no va a renunciar al uso y a las ventajas que les ofrecen estos dispositivos móviles aunque recojan sus datos personales. Tampoco la sociedad va a pedir una relajación en estos medios de control para aumentar la privacidad si ello supone una merma en su seguridad. Y, sobre todo, hay que comprender que la nueva sociedad posmoderna, basada en la globalización y en la expansión de las comunicaciones digitales, ya está aquí para consolidarse porque es el nuevo paso de la evolución humana frente a un futuro incierto pero lleno de esperanzas. El libro “De Orwell al Cibercontrol” es muy claro al respecto al mostrarnos el análisis de la posmodernidad a nivel de medios de información, de comunicación y de recogida de datos, y esta transformación social es imparable de la misma forma que, cuando la realidad virtual se expanda y consolide, la sociedad volverá de nuevo a transformarse; o cuando la ingeniería genética y la integración de máquinas y dispositivos en el cuerpo humano (transhumanismo) se expandan y consoliden, aparecerá otra nueva transformación social; o cuando la nanotecnología y los avances médicos prolonguen la vida y la calidad sanitaria de la población, habrá de nuevo otra transformación… porque la evolución humana está siendo impulsada exclusivamente por la tecnología y por los avances científicos y, de cara a nuestro destino en las próximas décadas, es obvio e irrebatible que sin ciencia y sin tecnología, no hay futuro. “De Orwell al Cibercontrol”, extraordinario libro de plena actualidad que no debería faltar en la biblioteca del lector interesado en el conocimiento del mundo que estamos viviendo… y vamos a vivir en los próximos años. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“La eficacia de las tecnologías de control depende de su invisibilidad.”

ENLACE / LINK: GEDISA WEBSTORE

Otras reseñas recomendadas:
“ECOLOGÍA DE LOS MEDIOS. ENTORNOS, EVOLUCIONES E INTERPRETACIONES”, CARLOS A. SCOLARI.
“LA COMUNICACIÓN MÓVIL. HACIA UN NUEVO ECOSISTEMA DIGITAL” JUAN MIGUEL AGUADO, CLAUDIO FEIJÓO, INMACULADA J. MARTÍNEZ.
“MEDIOLOGÍA. CULTURA, TECNOLOGÍA Y COMUNICACIÓN”, MARIO PIREDDU y MARCELLO SERRA.
“TRANSPOSICIONES -Sobre la ética nómada-”, ROSI BRAIDOTTI.
“EL SUJETO EN LA PANTALLA”, ARLINDO MACHADO.
“LA PLENITUD”, RICH GOLD.
“DE LA GENERACIÓN@ A LA #GENERACIÓN. LA JUVENTUD EN LA ERA DIGITAL”, CARLES FEIXA.
“LIDERTARIOS. CREANDO EMPRENDEDORES EN LA ERA DIGITAL”, FERNANDO POLO y JUAN LUIS POLO.
“EL CEREBRO DE BUDA”, RICK HANSON, RICHARD MENDIUS.
“EL PRECIO DE LA INTELIGENCIA. LA EVOLUCIÓN DE LA MENTE Y SUS CONSECUENCIAS”, JORDI AGUSTÍ, ENRIC BUFILL y MARINA MOSQUERA.
“LA DANZA DE LAS MOLÉCULAS. CÓMO LA NANOTECNOLOGÍA CAMBIA NUESTRAS VIDAS”, TED TARGENT.
JOHN KENNETH GALBRAITH “LA SOCIEDAD OPULENTA”.
COMTE “DISCURSO SOBRE EL ESPÍRITU POSITIVO”.

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.963

En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.


No hay comentarios:

More Visited: