miércoles, enero 21, 2015

“EL HOTEL DEL HORROR” (horror hotel / the city of the dead).

En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.


Director: JOHN MOXEY
Guión: GEORGE BAXT y MILTON SUBOTSKY
Actores principales:  CHRISTOPHER LEE (Alan Driscoll), DENNIS LOTIS (Richard Barlow), PATRICIA JESSEL (Elizabeth Selwyn / Mrs. Newless), TOM NAYLOR (Bill Maitland), BETTA ST. JOHN (Patricia Russell), VENETIA STEVENSON (Nan Barlow), VALENTINE DYALL (Jethrow Keane), ANN BEACH (Lottie), NORMAN MACOWAN (reverendo Russell)
País:  REINO UNIDO Año:  1960 Productora: VULCAN FILMS PRODUCTION Duración aprox.: 78 minutos
Publicado en España por:  PAYCOM MULTIMEDIA AÑO: 2009 Formato: DVD

Película “El Hotel Del Horror”

Las películas rodadas en blanco y negro tienen un encanto muy especial dentro del cine de terror, y el largometraje “El Hotel Del Horror” es una película de serie B que algunos consideramos muy seriamente como cine de culto por su calidad, y por la maestría que presenta su director en esta obra a la hora de provocar miedo y suspense en el espectador haciendo uso de lo bello y de lo siniestro en su rodaje, y no recurriendo a técnicas facilonas para sobresaltar al público como subir el volumen de repente, los gritos desmedidos y exagerados, la aparición repentina de una imagen horrible sincronizada con los elementos anteriormente descritos… Eso sí, lo único que no entiendo, ni entenderé, es este diseño del cartel de la película porque creo que puede despistar un poco a nuestros cinéfilos lectores sobre la temática de esta obra. “El Hotel Del Horror” puede llegar a parecer una película de zombis que ahora están de moda, pero realmente estamos hablando de una trágica historia de corte gótico y terrorífica trama donde la brujería y lo demoníaco son protagonistas. En esta admirable labor para dar alma y sentido a su guion, el nivel de calidad alcanzado por George Baxt y Milton Subotsky es extraordinario dentro de este género cinematográfico que tantos apasionados y fieles seguidores tiene. Con un desarrollo de la trama elegante a través de imágenes y secuencias de gran belleza visual, la experta mano del director John Moxey es capaz de embrujarnos para que no apartemos nuestra mirada de la pantalla un segundo gracias a su gran talento para crear atmósferas fantasmagóricas y solemnes escenarios cargados de tensión, de terror y suspense. Su banda sonora de estilo clásico, compuesta por Douglas Gamley, supone además un plus artístico al estimular la sensibilidad emocional del espectador en entornos mortuorios de trasfondo satánico y fuerte impacto visual. Una grandeza creativa que, en la década de los sesenta, dentro del cine de terror de serie B destacarían las productoras inglesas con un estilo y una fascinación en pantalla únicas a través de películas emblemáticas que sobrecogieron, y siguen sobrecogiendo, al público hasta haber logrado distinguir y resaltar esa era irrepetible dentro de este género. “El Hotel Del Horror” es una de esas películas remarcada con el protagonismo del mítico actor Christopher Lee en esta tétrica historia, gracias a su magia interpretativa tan especial y seductora dentro del cine de terror, siendo siempre garantía de éxito y de atracción pública. En este largometraje, esa labor resulta aún más fascinante ante la terrible obscuridad que rodea permanentemente a su personaje, el profesor Alan Driscoll. Si sumergimos al genial Christopher Lee en una trama donde aparece la brujería, una secta satánica, muertes y asesinatos, pasadizos secretos, maléficos grimorios, sacrificios nigrománticos… en un pueblo al margen de la civilización donde la niebla es permanente, si te consideras amante del mejor cine de terror, la película “El Hotel Del Horror” te embrujará seguro.

“El diablo paseó por esta aldea durante trescientos años. La hizo suya y nadie se preocupó. El mal triunfó sobre el bien. Mire mi iglesia, no tengo parroquia… nadie reza aquí. Él es el poder.”

3 de marzo de 1692, Whitewood (Massachusetts, Nueva Inglaterra). Esta gótica historia de terror comienza con la condena a la hoguera de Elizabeth Selwyn (brillantemente interpretada por la actriz Patricia Jessel) por la muerte de Abigail Addams. Una impactante escena de la quema de una bruja que me ha recordado al inicio de la película de culto “La Máscara del Demonio” del maestro Mario Bava, reseñada en Lux Atenea Webzine, y que curiosamente también fue presentada al público en el año 1960. A partir de aquí, en un repentino salto en el tiempo hasta la segunda mitad del siglo XX, esta historia continuará con el profesor Alan Driscoll impartiendo una de sus clases sobre la brujería en el siglo XVII en Nueva Inglaterra, destacando la joven Nan Barlow (interpretada por la actriz Venetia Stevenson) entre sus alumnos. Nan tiene interés en profundizar en esa materia porque quiere realizar un estudio en campo para su tesis, y así poder conseguir más información directamente en el lugar donde ocurrió esa quema de brujas, aconsejándole el profesor Alan Driscoll que se dirija a Whitewood. Nan coge su coche y viaja hasta ese pueblo, alojándose por recomendación de su profesor en la Posada del Cuervo regentada por Mrs. Newless (en este papel la actriz Patricia Jessel se muestra excelsa, colosal, flemática, fría, altiva, insensible,… por encima del Bien y del Mal), pero allí se oculta algo maléfico, las personas que lo pueblan observan fijamente a Nan con escalofriantes miradas,… hasta que finalmente ella termina desapareciendo en la noche del Sabbat de Candlemas. Pasado el tiempo, al no tener noticias de ella, su hermano, el profesor Richard Barlow (interpretado por el actor Dennis Lotis), y Bill Maitland (interpretado por el actor Tom Naylor) se ponen en contacto con las autoridades al no poder localizarla, iniciándose una investigación oficial. Pero se acaba cerrando el caso al no encontrar ninguna pista que pueda aclarar su paradero, por lo que Richard Barlow y Bill Maitland deciden iniciar su búsqueda personalmente siguiendo sus pasos. Una investigación que les llevará a Whitewood para descubrir aquello que jamás hubieran imaginado. “El Hotel Del Horror” les abrirá su mortuorio mundo, y su más terrible y demoníaco secreto donde la vida y la sangre no son más que monedas de cambio para alcanzar ese poder que desean poseer algunos seres humanos. Una película con obscuros vientos de weird tale dentro del pulp más suave, y sobre el cual aconsejaría a nuestros bibliófilos lectores la inmersión en el magnífico libro “Los Hombres Topo Quieren Tus Ojos”, ya reseñado.

“- No deberías verle otra vez.
-    ¿Por qué?
-    El diablo tiene muchos disfraces.”


Esta obra cinematográfica es una tenebrosa delicatessen audiovisual donde da gusto contemplar la siniestra belleza que muestran sus inolvidables imágenes y escenas, entre las cuales destacaría por su brillantez artística la figura del encapuchado sin rostro como la muerte, y de manos con uñas afiladas, al inicio de la película; la aparición de la bruja Elizabeth Selwyn siseando como una serpiente, ¡¡¡pura genialidad!!!; el tiempo parece pararse un segundo, al igual que el sonido ambiental, cuando Elizabeth Selwyn fija su mirada en la antorcha que han encendido para prender la leña bajo sus pies; las gélidas miradas que lanza el profesor Alan Driscoll al alumno Bill Maitland por sus faltas de respeto; las terroríficas máscaras que decoran una de las paredes de la estancia donde el profesor Alan Driscoll imparte sus clases; la presencia de la niebla ya en la gasolinera situada en la carretera que lleva al pueblo; la espectral aparición de Jethrow Keane a un lado de la carretera, solicitando que le lleven a Whitewood; la inexplicable e inquietante desaparición de Jethrow Keane (actor Valentine Dyall) en el coche de Nan Barlow; la fantasmagórica imagen nocturna del cementerio de Whitewood ¡¡¡impresionante!!!; la decoración de época de la habitación de Nan Barlow en la Posada del Cuervo; el descubrimiento fortuito de la trampilla; la fuerza y la siniestra belleza de la escena cuando el reverendo Russell (interpretado por el actor Norman Macowan) va desapareciendo poco a poco en el interior de su iglesia mientras advierte a Nan; el encanto de la tienda de antigüedades de Patricia Russell (interpretada por la actriz Betta St. John); la tenebrosa procesión que Nan observa desde la ventana que da al cementerio; la bajada del cuchillo de sacrificio en manos de Mrs. Newless y el corte de la tarta; la diabólica visión de Elizabeth Selwyn que Bill Maitland tiene conduciendo su coche; la angustia permanente reflejada en el rostro de Lottie (interpretada por la actriz Ann Beach) y su cruel destino; la risa malévola de Mrs. Newless como quien juega con la vida y la muerte de los demás a su gusto y capricho; el secreto de Alan Driscoll escrito en la lápida del cementerio de Whitewood; el inquieto suspense que uno siente en la última escena donde Richard Barlow empieza a recorrer los pasillos subterráneos donde se realizan los sangrientos sacrificios, y que nos llevará directo a un tenso e inesperado final. Aconsejo a nuestros cinéfilos lectores que adquieran esta edición y quieran ver este largometraje en una noche invernal, que apaguen la luz para sumergirse en la irresistible atracción del cine de terror en blanco y negro. Toda una experiencia. “El Hotel Del Horror”, a través de esta reseña, para mí es un honor el poder rescatar del olvido a esta magnífica película de terror. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“- ¡Es extraordinario! Está al lado del cementerio.
-    Sí, no lo han usado en doscientos años.”


Lux_Atman

Artículo Nº:  1.938
.

No hay comentarios: