domingo, enero 18, 2015

“DIPLOMACIA”, HENRY KISSINGER.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’S GARDEN WEBZINE (2004 - 2005) y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Quiero dar las gracias a la editorial EDICIONES B por su cortesía con LUX ATENEA WEBZINE al enviarme este promocional.

Publicado por:   EDICIONES B, S.A.
ISBN:  84-666-4503-4
Edición:  2010
Páginas:  970

“Según De Gaulle, el matiz de diferencia entre integración y coordinación definía la esencia de una política en verdad independiente.”

De nuevo, quisiera dar las gracias a la editorial EDICIONES B por su cortesía con Lux Atenea Webzine al haberme enviado el promocional de la excelsa obra “Diplomacia”, escrita por el pragmático  e inteligente político germano-estadounidense Henry Kissinger. Un ilustre libro que, durante su atenta lectura y análisis, me ha cambiado la forma de ver no solamente los acontecimientos políticos más destacados del siglo XX, sino también la forma de ver y analizar a las naciones en función de su situación geográfica como clave fundamental de su existencia, de su expansión o retroceso, o de su desaparición. Una situación geográfica que es clave en el destino de un país al condicionar absoluta e inexorablemente su política interior y exterior, su economía, su poder, y su población. Todo ello se explica detalladamente en este libro de casi mil páginas impresas en letra pequeña (de por sí, he tardado varios meses en completar su lectura y análisis antes de poder escribir esta reseña), gracias al especial talento que muestra didácticamente el ilustre Henry Kissinger a la hora de mostrar y describir su larga experiencia dentro del mundo de la alta política, donde la inteligencia y la perspectiva para enfocar y resolver los problemas son la clave principal del futuro de una nación dentro de esta compleja red de intereses políticos y económicos regidos por las leyes de la diplomacia. Al menos, aparentemente. He de reconocer que, de la magna obra “Diplomacia”, me esperaba más un libro biográfico de Henry Kissinger donde narrara los grandes acontecimientos que tuvo que vivir y abordar desde su privilegiada posición, adquirida dentro de los círculos de poder estadounidenses e internacionales, sobre todo en lo referente al periodo correspondiente a la segunda mitad del siglo XX (y más concretamente en relación a la Guerra Fría). Desde la primera página, este libro se ha mostrado como una excelsa y reveladora obra donde se expone la verdadera esencia de la política internacional hasta el mínimo detalle, y donde la diplomacia acaba siendo más un protocolo para mantener las formas y apaciguar los sentimientos y las emociones en pro de lo civilizado, o sea, de lo racional como fundamento de nuestra civilización.

“La Guerra Fría había comenzado en un periodo en que los Estados Unidos estaban esperando una época de paz, y terminó en un momento en que estaban preparándose para una nueva y larga época de conflictos.”

Ya desde su inicio, con el interesante análisis que Henry Kissinger realiza sobre la Historia de las Naciones y de los Estados hasta la época más reciente, “Diplomacia” será un libro que asombrará a los lectores de Lux Atenea Webzine, que impresionará a los expertos en Ciencias Políticas e Historia, y, sobre todo, estoy seguro que el pragmatismo de su contenido intelectual impactará profundamente a todos aquellos lectores que buscan el sentido y la lógica como fundamento primordial de las ideas, de los acuerdos, y de los actos que nacen y suceden dentro del complejo y variable mundo de la geopolítica mundial donde, políticamente hablando, nada perdura eternamente ni es firme e inamovible. Es más, si los líderes de una nación toman posiciones firmes e inamovibles, será precisamente esa tensa rigidez la que terminará provocando su caída si no cambian su postura a lo largo del tiempo porque, como decía Sun Tzu, frente los más fuertes y terribles vientos que se puedan desatar dentro del escenario político siempre perdurará el alto y flexible bambú antes que el más grande y fuerte árbol. La vida es movimiento, el movimiento es cambio, y no adaptarse a los cambios es una actitud contraria a la existencia, o sea, a la propia esencia de la vida. Si estas enseñanzas las aplicamos al mundo de la política, independientemente de que las ideas y los fundamentos políticos puedan llegar a ser distintos o contrarios, en las altas esferas del poder siempre se ha de tener los pies en el suelo y la mente centrada en la realidad del momento para poder defender los intereses de una nación de la forma más inteligente posible, y así favorecer su supervivencia (y su prosperidad) a lo largo de los años, de las décadas y de los siglos venideros. En este sentido, uno de los estrategas políticos que más destacaría por su excelencia, y por su habilidad a la hora de negociar y firmar acuerdos, fue el canciller alemán Otto von Bismarck (1815 - 1898), a pesar de que Prusia, y posteriormente Alemania, no tenían precisamente una posición de hegemonía dentro del continente europeo (recomiendo la atenta lectura del extraordinario libro biográfico “Bismarck” reseñado en este medio de información cultural). Cuando los futuros gobernantes alemanes han decidido salirse de la línea política dentro el plano internacional marcado por Bismarck, el resultado final de esas aventuras políticas siempre ha acabado siendo la derrota y la rendición de esta nación europea.

“El filósofo y matemático griego Arquímedes dijo: Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo. Las revoluciones devoran a sus hijos porque rara vez los revolucionarios comprenden que, más allá de cierto punto de desintegración social, ya no hay puntos de apoyo arquimédicos desde los cuales hacer palanca.”

Hay una cualidad intelectual que posee el libro “Diplomacia”, y ha de ser destacada: puedes estar de acuerdo o en desacuerdo con las ideas políticas que tiene Henry Kissinger, pero no con los planteamientos geopolíticos tan profundos que despliega en esta obra porque son pilares fundamentales. El libro “Diplomacia” está asentado en sólidas columnas y muros maestros que resultan imprescindibles, insustituibles, e imposibles de ignorar dentro del mundo de la geopolítica. Lo mejor de todo es que esta obra no es un ensayo teórico, sino más bien un brillante resumen de la prestigiosa y dilatada carrera política vivida por su autor, motivo por el cual sus palabras adquieren ese peso, esa seriedad, ese trasfondo que solamente las mentes más inteligentes son capaces de transmitir en sus enseñanzas. Los acontecimientos más importantes del siglo XX son descritos y analizados por Henry Kissinger con una nitidez y una profundidad que siempre te dejan pensativo, provocando la inevitable parada en la lectura del párrafo de la página para analizar y razonar su mensaje y contenido porque a Henry Kissinger le gusta hilar muy fino. Tan sutilmente como para que el lector se percate de ello sólo si está muy atento con lo que está leyendo. Como pueden ya intuir, “Diplomacia” no es un libro para pasar el rato o para leerlo como si fuera una novela. “Diplomacia” es una obra orientada a enseñar, y que invita al lector a aprender y a preguntarse sobre cuestiones que normalmente pasan desapercibidas en las noticias y en los sucesos internacionales. Y, sobre todo, “Diplomacia” es un libro que aconsejo que sea leído sin que se tengan prejuicios políticos sobre su autor antes de pasar su primera página. La clave fundamental que da un grandioso valor cultural e intelectual a esta obra es su contenido, y no las ideas políticas de quien lo ha escrito. “Diplomacia”, indiscutible joya de biblioteca y manual de imprescindible asimilación para poder comprender los factores y los hilos que verdaderamente se mueven dentro de la geopolítica mundial. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Los gobernantes norteamericanos, por tradición, han considerado la diplomacia y la estrategia como actividades separadas. Según la mentalidad tradicional de los militares norteamericanos, primero ellos obtienen un resultado y luego llegan los diplomáticos; nadie dice al otro cómo buscar sus objetivos. En una guerra limitada, si los objetivos militares y los políticos no están sincronizados desde el principio, siempre habrá el peligro de hacer demasiado, o excesivamente poco.”

ENLACE / LINK: EDICIONES B WEBSTORE

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.934

En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.



No hay comentarios: