martes, septiembre 30, 2014

“TWIN PEAKS: FUEGO CAMINA CONMIGO” (Twin Peaks: fire walk with me)

En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.


Director: DAVID LYNCH
Guión: DAVID LYNCH y ROBERT ENGELS
Actores principales:  SHERYL LEE (Laura Palmer), RAY WISE (Leland Palmer), MÄDCHEN AMICK (Shelly Johnson), DANA ASHBROOK (Bobby Briggs), DAVID BOWIE (Phillip Jeffries), MIGUEL FERRER (Albert Rosenfeld), RAY WISE (Leland Palmer), FRANK SILVA (Bob), HEATHER GRAHAM (Annie Blackburn), CHRIS ISAAK (agente especial Chet Desmond), MOIRA KELLY (Donna Hayward), PEGGY LIPTON (Norma Jennings), DAVID LYNCH (agente Gordon Cole), HARRY DEAN STANTON (Carl Rodd), KIEFER SUTHERLAND (Sam Stanley), MICHAEL J. ANDERSON (enano del traje rojo), KYLE MacLACHLAN (agente especial Dale Cooper), GRACE ZABRISKIE (Sarah Palmer), KIMBERLY ANN COLE (Lil, la bailarina), LENNY von DOHLEN (Harold Smith)
País:  EE.UU Año:  1992 Productora: TWIN PEAKS PRODUCTION Duración aprox.: 129 + 85 minutos
Publicado en España por:  FILMAX Año: 2006 Formato: 2 DVD´s + libro “David Lynch: El Zar de lo Bizarro” (EDICIÓN LIMITADA)

DVD 1:
1-    Película ““Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo”.

DVD 2 - EXTRAS:
1-    Camina Conmigo.
2-    Documental “Pretty as a Picture”.


Antes de empezar a analizar esta excelsa obra cinematográfica, quisiera informar a los cinéfilos lectores de Lux Atenea Webzine, que han seguido apasionadamente la serie de culto “Twin Peaks”, que en la película “Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo” el papel de Donna fue interpretado por la actriz Moira Kelly y no por Lara Flynn Boyle, que fue quien dio vida a este personaje en la serie de televisión. Teniendo esto en cuenta, vamos a sumergirnos en el fascinante universo David Lynch que tanta grandeza artística atesora, y cuyo talento e innovación dentro del Séptimo Arte no siempre ha sido bien comprendidos y valorados por la propia industria audiovisual estadounidense y por los “críticos” en los medios de comunicación. En cambio, su complejo mensaje artístico sí ha sabido conectar directamente con la mente de millones de espectadores para fascinarlos con otro estilo, con otro tempo y con otra visión artística del suspense, de la intriga, del horror procedente del interior del ser humano, y del drama y la tragedia que éste provoca cuando se manifiesta en la vida real. Debido a que en la mítica serie de televisión “Twin Peaks” habían quedado algunos cabos sueltos en su trama que provocaban el debate y cierto desconcierto entre el público, “Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo” aparecerá como una película de desvelos que da respuesta a esa inquietud provocada, ofreciendo información que es clave para poder conocer el trasfondo real de esta dramática historia marcada por el lado más siniestro del ser humano. Aunque “Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo” comienza con la aparición del cuerpo de Teresa Banks en el río, pasando este caso a manos del FBI para su investigación bajo la dirección del agente especial Chet Desmond (interpretado por el actor y cantante Chris Isaak), al final quedará sin esclarecer y con su asesino sin identificar. Pasado un año desde ese suceso, serán los siete días previos a la muerte de Laura Palmer (interpretada por la actriz Sheryl Lee) los que desvelen al espectador el turbio ambiente en el que ella vivía, y que finalmente terminaría con su vida. Máscaras sociales y falsas apariencias que conforman la vida cotidiana en este lugar destinadas a ocultar ese mundo familiar, social y personal manchado por los vicios, las perversiones y el sufrimiento. De ahí la importancia del factor psicológico humano en el perfilamiento de cada uno de estos personajes, algunos de los cuales ya se han convertido en míticos e inolvidables para los fieles seguidores de esta serie de televisión de culto, ampliada en la gran pantalla.

“Cuando empieza este tipo de fuego es muy difícil apagarlo. Las tiernas ramas de la inocencia arden y se levanta el viento y, entonces, todo lo bueno está en peligro.”

La verdad es que fue un acierto que Filmax incluyera el libro “David Lynch: El Zar de lo Bizarro” de Javier J. Valencia en esta lujosa publicación en DVD de la película. Noventa y seis páginas que fascinarán a los cinéfilos lectores de Lux Atenea Webzine por su contenido informativo, y en cuyas hojas encontrarán datos sobre esta obra no tan conocidos a nivel público debido a la complejidad en la producción que siempre arrastró el proyecto “Twin Peaks”, antes y después del rodaje. Además, haber incluido un segundo DVD con extras que amplían considerablemente el arco informativo sobre este largometraje, convierte a esta caja de edición limitada en un preciado objeto muy buscado por coleccionistas en la actualidad. La siniestra y elegante belleza de su diseño, junto a esta acertada unión de lo literario con lo cinematográfico en un conjunto único, lo analizo personalmente con gran valoración ya que el mundo de la literatura (ya sean novelas, ensayos…) y el Séptimo Arte prácticamente llevan unidos desde el rodaje de las primeras películas mudas hasta nuestros días. Como amante del arte, siempre aplaudiré la publicación de este tipo de ediciones tan cuidadas interna y externamente. Como guinda en esta crème de la crème cinematográfica, si añadimos una magnífica banda sonora compuesta por el maestro Angelo Badalamenti para esta película, uno no puede decir más que ¡¡¡Chapeau!!! porque David Lynch es todo un genio a la hora de orquestar un fuerte impacto visual y sonoro en su obra, que toque la fibra sensible del espectador a través de una historia de ficción con fuertes lazos emocionales y psicológicos con la vida cotidiana, pero llevado a ese horrible lado obscuro que es propio del ser humano cuando lleva a cabo sus más diabólicos y terribles actos en un mundo aparentemente normal de cara a la sociedad. Homo homini lupus como lema de este infierno por él creado, actuando de esta manera tan salvaje sobre la faz de la tierra desde que el mundo es mundo, por lo que he aquí la principal fuente de inspiración de David Lynch en sus obras cinematográficas inspiradas en esta temática.

“- Se hiere a los que se quiere.
- Y a los que te dan pena.”


La importancia del factor psicológico en la obra cinematográfica de David Lynch se refleja con absoluta intensidad y crudeza emocional en este siniestro espectáculo, protagonizado por personas dominadas totalmente por sus pasiones y por los sentimientos nacidos en las profundidades de su inescrutable inconsciente. Una trágica realidad mostrada en este largometraje que desespera aún más ante la pasibilidad reinante y el ocultamiento de la verdad en quienes la conocen para seguir tapando sus trapos sucios. Un asesinato, el de Teresa Banks, con su cuerpo flotando en el río mientras es llevado por la corriente, terminará siendo descubierto pero el primer choque emocional llegará con la ligereza con la que las autoridades locales se toman ese crimen, mostrando estos agentes y empleados un incomprensible humor un tanto irritante. Pero, cuando llega a manos del FBI con los agentes Chet Desmond (que revelará el mensaje simbólico de este caso), su ayudante Sam Stanley (interpretado por el actor Kiefer Sutherland), y el agente Gordon Cole y su inseparable sonotone (interpretado por el propio David Lynch), una autopsia más detallada del cadáver revelará que le falta un anillo (el anillo verde terminará siendo una de las claves para resolver su asesinato) y que debajo de una de sus uñas hay un trozo de papel con la letra T impresa. Pero antes de entrar en los siete últimos días de Laura Palmer, Lynch pondrá su inconfundible sello artístico llevándonos a Philadelphia, con los agentes Gordon Cole, Dale Cooper (interpretado por el mítico actor lynchiano Kyle MacLachlan) y Phillip Jeffries (interpretado por el actor y cantante David Bowie) como protagonistas, mientras aparecen en pantalla ambientes surrealistas, los enigmáticos sueños de Phillip Jeffries (ya que éste ha estado desaparecido durante dos años sumergido en un sueño dentro de un sueño), y la imborrable e inquietante habitación de cortinas rojas y suelo ondulado en blanco y negro que se ha convertido en la imagen más recordada de este largometraje. Pero todo se complicará en este caso cuando el agente Chet Desmond desaparezca, haciéndose cargo de ello el agente Dale Cooper. En esta parte inicial de la película, provoca admiración el excelente apartado de iluminación al hacer uso de tanta luz cálida en escena que parece que es de día en interiores. Además, el decrépito camping en el que todo parece estar en abandono, junto a personajes que van apareciendo como la camarera o el dueño de las caravanas, nos van hundiendo mentalmente en este ambiente confuso y enredado donde los secretos inconfesables tapan la auténtica verdad.

“Aquí no necesitamos ayuda de fuera.”

Pasado un año desde la aparición del cadáver de Teresa Banks, iremos conociendo poco a poco la vida personal, familiar y social de Laura Palmer en sus últimos siete días antes de su asesinato. Entrará en escena su amiga Donna, también observaremos las adicciones de Laura Palmer, y el ambiente universitario tan particular en el que se mueve siendo Bobby Briggs (interpretado por el actor Dana Ashbrook) la persona que trata de controlar a Laura al verla arrastrada por su propia deriva personal, pero ella sabe muy bien cómo manipularlo. A nivel familiar, la casa donde vive Laura muestra un estilo de vida acomodado pero, Laura, al igual que su madre, tienen fuertes adicciones, por lo que algo en esa familia no funciona muy bien que digamos. Me impresionó la interpretación de la actriz Grace Zabriskie, que da vida a la madre de Laura, Sarah Palmer, en un papel difícil que logra convertirlo en creíble y auténtico ante nuestros ojos. Retornando a la trama de la película, todo cambiará radicalmente en cuanto Laura comprueba que alguien ha arrancado algunas páginas de su diario personal, a pesar de que lo tiene escondido. En esas hojas describía el tormento interior que viene padeciendo por culpa de Bob, personaje magistralmente interpretado por el actor Frank Silva al haber reflejado con absoluta contundencia visual el carácter salvaje, inhumano y poderoso de Bob como icono de la maldad. El horror intimamente relacionado con el desequilibrio psíquico que presenta el padre de Laura, Leland Palmer (interpretado por el actor Ray Wise), con esas miradas y esas sonrisas de trasfondo malévolo entremezcladas con ciertos momentos de calma donde la culpa y los remordimientos afloran para torturarlo implacablemente. Una escena que es clave en esta película, y en la trama de toda la serie, es cuando Leland Palmer sale de la casa donde Laura había visto a Bob en una de las habitaciones, y la aparente normalidad hogareña que el espectador contempla cuando Laura llega a su casa cuya atmósfera será rota cuando su dominante y neurótico padre empieza a humillarla verbal y psicológicamente incluso delante de su temerosa madre. Una doble personalidad destructiva, obsesiva, dominante, neurótica, incontrolable, y con reacciones impredecibles. De ahí el permanente estado de sufrimiento y soledad que presenta Laura Palmer, motivo por lo cual lleva su existencia al extremo en su vida privada como un intento de desconexión de la insoportable realidad, pero ese espinoso camino tomado no logra aplacar su dolor sino aumentarlo. Dentro de ese apartado, la mirada analítica y en profundidad lanzada por este maestro cinematográfico, como es David Lynch, al círculo insalvable de quienes entran de lleno en entornos de perversión y de violencia que avivan el fuego de sus infiernos interiores, convierte la escena del reservado del local canadiense donde se celebran las fiestas privadas en una de las más impactantes de esta película. Centro de vicio y perversión donde algunas personas encuentran su ansiado reino carnal, siendo ese el lugar donde Donna descubrirá el lado obscuro de Laura que jamás hubiera pensado que existiera. Allí, el espectador también encontrará información muy reveladora sobre Teresa Banks, la mujer asesinada cuyo cuerpo encuentran en el río al principio de la película.

“No quiero que seas como yo.”

La película “Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo” es una obra maestra a la hora de reflejar ambientes sórdidos, crudos y tensos llevados al terreno del simbolismo y de la plasticidad visual, junto a elementos y personajes relacionados con el plano psíquico, onírico y paranormal como en la escena del encuentro entre el enano del traje rojo (interpretado por el actor Michael J. Anderson) y el agente Dale Cooper en la habitación roja, simbolizando el plano analítico dentro del inconsciente colectivo. Un plano metafísico donde varias personas interactúan, comunicándose entre ellos a través de lo que llamamos intuición, o, también, a través de sueños premonitorios. Dotes premonitorias que Dale Cooper tendrá antes de la muerte de Laura, comentándoselo a su compañero Albert. Y es que el factor psicológico es el que marca la mente del espectador en esta película con personajes inolvidables como Lil (actriz Kimberly Ann Cole), la bailarina del vestido rojo de simbólico gesto, o el inquietante enano del traje rojo por su particular forma de hablar y de expresarse (nos parece sumamente siniestro ya que lo que vemos es el rodaje de la interpretación del actor pero puesto al revés, de ahí sus movimientos y sus expresiones tan extrañas). Un espectáculo visual obscuro representado en secuencias e imágenes como la visión del siniestro cuadro con la elegante anciana y el niño de la máscara blanca sin rostro que le entregan a Laura; la fantasmagórica imagen de Laura que aparece cuando le confiesa a Harold Smith (actor Lenny von Dohlen) que Bob le ha arrancado algunas páginas de su diario; la bella y elegante atmósfera que se respira en la escena cuando Laura le dice a su amiga Donna que no va a acompañarla, pero le seguirá hasta ese local uniéndose a ella; la evanescente imagen de la cantante con una magnífica interpretación de la canción delante de ese fondo rojo intenso, y cuya letra conmueve y hace llorar a Laura; la secuencia donde aparece la imagen mental del padre de Laura cuando ella y Donna están sentadas en el sillón; la impactante escena del asesinato en el aserradero; la imagen simbólica del ángel protector que desaparece del cuadro ante la mirada de Laura; la escena de James y Laura solos en la noche; la cabaña del bosque con el pájaro enjaulado; la imagen del padre de Laura acercándose a la ventana de la cabaña; y, sobre todo, la tensa, densa e irrespirable atmósfera de dolor y sufrimiento que se respira en la escena del vagón de tren. En definitiva, el arte cinematográfico de David Lynch en estado puro. “Twin Peaks: Fuego Camina Conmigo”, detrás de las cortinas rojas del inconsciente colectivo se esconde la obscura raíz que da sentido, causalidad y energía emocional global a este infierno llamado Humanidad. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“- Tú crees que si te cayeras al vacío, al cabo de un rato qué irías… ¿más despacio o más deprisa?
- Cada vez más deprisa. Durante un rato no sentirías nada y luego te convertirías en fuego para siempre.”


Lux_Atman

Artículo Nº:  1.845
.

No hay comentarios: