domingo, septiembre 28, 2014

“INFERNO” DARIO ARGENTO.

En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.


Director: DARIO ARGENTO
Guión: DARIO ARGENTO
Actores principales:  LEIGH McCLOSKEY (Mark Elliot), IRENE ELLIOT (Rose Elliot), ELEONORA GIORGI (Sara), DARIA NICOLODI (Elise Stallone Van Adler), SACHA PITOËFF (Kazanian)), ALIDA VALLI (Carol, portera del edificio), VERONICA LAZAR (enfermera), GABRIELE LAVIA (Carlo), FEODOR CHALIAPIN, Jr (profesor Giorgio Arnold / Dr. Varelli), ANIA PIERONI (estudiante de música), LEOPOLDO MASTELLONI (John, mayordomo)
País:  ITALIA Año:  1980 Productora: WARNER Duración aprox.: 103 minutos
Publicado en España por:  MEMORY SCREEN AÑO: 2014 Formato: DVD

CONTENIDO:
-    Película “Inferno”.

“Inferno” es, sin ningún género de duda, la película más compleja, provocadora, caótica y extraña de toda la carrera cinematográfica de este genio del Séptimo Arte Underground llamado Dario Argento. Perteneciente a la Trilogía de las Tres Madres como segunda entrega (tras el mítico largometraje “Suspiria”, 1977), en “Inferno”, Dario Argento profundiza aún más en el uso de la simbología, de las enseñanzas místicas alquímicas, y de la influencia psicológica del ilustre maestro Carl Gustav Jung en la creación y definición de escenarios hasta lograr sumergir al cinéfilo afín a su obra en este otro mundo sobrenatural donde el terror adquiere proporciones demoníacas épicas. Con indiscutibles influencias literarias enraizadas en la obra del decimonónico escritor británico del Romanticismo Thomas de Quincey (1785 - 1859), de su libro “Suspiria de Profundis” (1845) toma la idea de las tres figuras femeninas cuyo titánico poder está unido directamente al Mal y que dan título a esta Trilogía cinematográfica: Mater Suspiriorum (la más anciana de las tres) aparece en la película “Suspiria”, Mater Lachrymarum (la más bella de las tres) y Mater Tenebrarum (la más joven de las tres y la más cruel) se manifiestan en “Inferno”, y Mater Lachrymarum muestra su poder en “La Madre del Mal” (2007). Tres entidades infernales cuyas tenebrosas manos influyen en el destino de las personas, controlando nuestro mundo. Una presencia mucho más obvia en “Inferno” y “La Madre del Mal” que en el largometraje “Suspiria” de cara a los fieles seguidores de Dario Argento, motivo por el cual, es muy probable que la película “Inferno” les resulte un tanto desconcertante y caótica a los espectadores profanos. “Inferno” también es la entrega más tétrica, hermética, mágica y violenta de esta trilogía, conservando la estética siniestra de “Suspiria” en su vertiente gótica pero llevada a una atmósfera más demoníaca, irracional y perversa. El Mal en su máxima expresión visual como maléfico arquetipo universal, omnipresente e inmutable a la acción humana. Tanto es así, que el propio Dario Argento valora personal y artísticamente a “Inferno” como su película más compleja y extraordinaria.

“Los terrenos sobre los cuales se construyeron las tres casas con el tiempo se volverán mortales y asolados por las plagas, de tal forma, que toda la zona apestará horriblemente.”

Esta tenebrosa historia comienza en el mes de abril en la ciudad de Nueva York mientras vemos a Rose Elliot (interpretada por la actriz Irene Miracle) en su apartamento hojeando un libro recién comprado a un anticuario llamado Kazanian (interpretado por el actor Sacha Pitoeff) y de título “Las Tres Madres”. Una enigmática obra escrita por el arquitecto E. Varelli en cuyas páginas, en clave ocultista, describe la construcción de tres edificios por él diseñados que están directamente relacionados con estas Tres Madres: el edificio construido en la ciudad alemana de Friburgo está dedicado a Mater Suspiriorum (Madre de los Suspiros, la tristeza), en Roma está dedicado a Mater Lachrymarum (Madre de las Lágrimas, el sufrimiento y el dolor) y en la ciudad de Nueva York está dedicado a Mater Tenebrarum (Madre de las Tinieblas, la maldad). Tras escribir una carta a su hermano Mark (interpretado por el actor Leigh McCloskey), Rose como residente en el edificio mencionado en el libro, decide consultar a Kazanian, dueño de la tienda de antigüedades homónima situada al lado del edificio, sobre esa extraña obra para saber si su contenido es real o ficticio antes de entrar en el sótano en busca de esa clave descrita en sus páginas. Una vez dentro, descubrirá un estanque en donde se caen sus llaves por lo que se sumerge en él para recuperarlas, comprobando que esa estancia bajo el agua está ricamente decorada con figuras y elementos simbólicos destinados a utilizarse en un ritual presidido por el cuadro de Mater Tenebrarum. Posteriormente, en la ciudad de Roma, cuando su hermano Mark se encuentra en un Aula de Música recibiendo clases, escuchando la maravillosa “Va pensiero…” de la ópera “Nabucco” de Giuseppe Verdi decide abrir la carta de Rose, siendo testigo de un asombroso suceso que ocurrirá en ese mismo lugar teniendo como protagonista a una misteriosa estudiante con su gato (interpretada por la carismática actriz Ania Pieroni) que le mirará fijamente. Su compañera de estudios llamada Sara (interpretada por la actriz Eleonora Giorgi) se da cuenta que Mark ha dejado olvidada la carta en su mesa, pero cuando quiere avisarle éste ya se ha marchado. Decide devolverle la carta y, tras leer su contenido, cambia de idea y se presenta ante el edificio que alberga la biblioteca filosófica de la fundación Abertny en busca de un ejemplar del libro. Mark viajará a Nueva York para reunirse con su hermana tras haber hablado con ella por teléfono, pero Rose ha desaparecido sin dejar rastro, motivo por el cual, empezará a investigar este asunto para tratar de descubrir qué ha pasado con su hermana y desvelar el misterio que se oculta en ese extraño edificio. 

“Este edificio se ha convertido en mi cuerpo. Sus ladrillos son mis células, sus pasillos son mis venas. Y su horror, mi propia vida.”

Como ya comenté en mi reseña publicada en Lux Atenea Webzine sobre la película “Seis Mujeres Para El Asesino” (1964), dirigida por el maestro Mario Bava, los colores rojo y azul adquieren un protagonismo muy especial en el apartado fotográfico y de iluminación, y, en “Inferno”, esta influencia cromática también está presente, seguramente, debido a la participación del propio Mario Bava en el rodaje de algunas de sus escenas tras la baja por enfermedad del director. Es de sobra conocido que Dario Argento fue el alumno aventajado del genial maestro Mario Bava, tomando estos colores como base fundamental para la creación y para la definición de escenarios con atrayentes elementos simbólicos en sus largometrajes. Por este motivo, “Inferno” garantiza la visión y el disfrute de inolvidables imágenes y escenas, magníficamente registradas en esta edición en DVD publicada por Memory Screen, como la secuencia inicial de Rose Elliot mientras hojea el libro “Las Tres Madres” con el acto simbólico de separación con un cuchillo de dos hojas unidas como si estuviera cortando un sello prohibido; la tenebrosa imagen del edificio en plena noche con el color rojo iluminando la parte baja como si el mismísimo infierno estuviera allí presente; la inquietante visión de la tienda de antigüedades Kazanian; la obscura belleza de la decoración interior de la tienda; la imborrable imagen de las sombras de Rose y Kazanian mientras hablan detrás de la puerta; la tétrica visión de Kazanian observando tras el escaparate; la mágica presencia de la Luna situada arriba en la escalera que conduce al sótano; la sensación de abandono y de decrepitud que se respira en ese sótano tan sombrío, potenciado además con el efecto lumínico de los tonos azules y rojos; el protagonismo simbólico del agua, pero no como elemento salvífico sino como encubridor y protector de lo maléfico frente la intrusión humana; la inolvidable escena de la inmersión en un espectacular escenario sumergido donde la opacidad del agua se convierte en el elemento principal para disfrutar contemplando este extraño y mágico entorno con sorpresa incluida; la siniestra y fascinante secuencia de la bella estudiante de música con su gato (y que no es otra que Mater Lachrymarum); el número 49 como clave hermética que une simbólicamente estos edificios; tras la cortina roja, la espectacular visión de la biblioteca diseñada como si fuera una iglesia y con ese encanto tan especial que refleja el saber antiguo documentado (solamente faltaría que pudiéramos percibir también el incomparable olor a libros que desprendería ese mágico lugar para caer irremediablemente en su embrujo); la rúbea iluminación en la zona de estanterías donde está localizado el libro “Las Tres Madres” en la biblioteca; el infernal laboratorio del alquimista y su monstruosa mano demoníaca; el distorsionado reflejo del asesino en el trozo de pomo roto de la puerta; la presencia del Mal que se intuye en cada sombrío pasillo como si de una pesadilla real se tratara; la ambientación gótica del interior del edificio con una estética siniestra donde se entremezcla lo lúgubre con lo decadente; la curiosa y sorprendente placa en la entrada del edificio donde se indica que en el año 1924 allí residió George Gurdjieff, interesante referencia mística y esotérica incluida por Dario Argento en este largometraje; la desconfianza que transmite la portera del edificio, Carol (interpretada por la actriz Alida Valli), sobre todo en su falsa amabilidad mostrada en la escena del ascensor junto a la enfermera (interpretada por la actriz Veronica Lazar) y el profesor Giorgio Arnold (interpretado por el actor Feodor Chaliapin Jr.), que es en realidad el arquitecto Varelli; el diseño en color rojo tan intensamente demoníaco con el que está decorada la planta donde vive su hermana; el intrigante comportamiento de la vecina de su hermana, la condesa Elise Stallone Van Adler (actriz Daria Nicolodi que también participó en el reparto de las películas de Dario Argento “Rojo Oscuro”, “Tenebre”, y “La Madre Del Mal”), al igual que la desconfianza que despierta su mayordomo John (interpretado por el actor Leopoldo Mastelloni); el atrayente diseño industrial antiguo de la estancia a la que se accede bajando por la escalera de servicio; el impresionante diseño del friso del edificio con monstruos y criaturas de significado esotérico, al igual que la barandilla negra; la brutal escena de Kazanian y el saco con los gatos en el estanque de Central Park, el ataque de las ratas que tiene lugar a continuación en el eclipse de Luna, y la cara de sorpresa que se te queda al ver cómo el vendedor de perritos calientes camina sobre el agua para acercarse a él; la lujosa decoración del hogar del profesor Giorgio Arnold y la inquietud que provoca verle hablar a través del dispositivo electrónico; la siniestra belleza de la escena en la sala gótica donde se presenta Mater Tenebrarum ante Mark; y la espectacular aparición de la Muerte ante él como clave fundamental de Las Tres Madres. ¡¡¡Impresionante!!! En definitiva, la película “Inferno” es el culto a la magnética e irresistible atracción artística de la imagen en el Séptimo Arte dentro del horror sobrenatural bajo la terrible influencia del esoterismo más obscuro. “Inferno”, destacada joya cinematográfica iluminando el intrigante universo artístico creado por Dario Argento. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“El único y verdadero misterio es que nuestras vidas están gobernadas por los muertos.”

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.844
.

No hay comentarios:

More Visited: