martes, agosto 19, 2014

“LA ERA DE AUGUSTO. DEL CAOS AL ORDEN”.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Lux Atenea Webzine conmemora el Bimilenario de la muerte del emperador romano CÉSAR AUGUSTO (63 a.C. - 19 de agosto de 14 d.C.).

Director: MARGARET KOVAL y LYN GOLDFARB
Guión: MARGARET KOVAL
País:  EE.UU Año:  2001 Productora: GLOBAL AND KOVAL PRODUCTIONS, Inc.
Duración aprox.: 60 minutos
Publicado en España:  TRACK MEDIA, S.L.
AÑO: 2009 Formato: DVD

CONTENIDO:
-    Documental “La Era de Augusto. Del Caos al Orden”


Hace exactamente dos mil años, el 19 de agosto de 14 d.C. fallecía César Augusto (63 a.C. - 14 d.C.) en la ciudad de Nola. Este líder romano creó las sólidas bases de lo que será el poderoso y hegemónico Imperio Romano que, regido a partir de entonces por los césares, establecería las bases legislativas y sociales del modelo de Estado en el que se han fundamentado posteriormente los futuros reinos, naciones y sociedades europeas. Sin la avanzada civilización romana, Europa no habría sido la misma que conocemos actualmente, convirtiendo el estudio de su cultura, de su sociedad y de su historia en la vía de conocimiento más cercano a nuestras auténticas raíces, junto con la Grecia Clásica pero dentro de un plano más filosófico y artístico. En este impresionante documental, “La Era de Augusto. Del Caos al Orden”, editado en DVD por Track Media en el año 2009, los cultos lectores de Lux Atenea Webzine podrán conocer la importancia histórica de este líder romano por la excelencia de su mandato, caracterizado principalmente por los tiempos de paz como nunca antes había conocido la ciudadanía romana, además de la firme y definitiva consolidación de Roma como imperio hegemónico en el mar Mediterráneo (convertido ya en el Mare Nostrum romano), por la gran expansión económica y comercial que elevó considerablemente su riqueza, y por una esplendorosa etapa de construcción nunca antes conocida en su capital dentro un modelo arquitectónico diseñado por el propio César Augusto para engrandecerla y embellecerla, de ahí la célebre frase exclamada antes de morir: “Encontré una ciudad de ladrillos y dejo una ciudad de mármol”. Una estabilidad duradera que afectaría a todas las estructuras del Estado Romano durante su gobierno, y que es nombrada en los libros de Historia como “La Pax Romana”, teniendo como inicio el año 29 a.C. durante su mandato, y que se prolongaría durante casi dos siglos hasta el año 180 d.C. cuando finaliza el mandato del ilustre Marco Aurelio (recomiendo la lectura del mejor libro biográfico que se ha publicado a día de hoy, “Marco Aurelio -Guerrero, Filósofo, Emperador-”, ya reseñado en Lux Atenea Webzine). Pero, sin la guía y sin la acertada visión del modelo de Estado llevada a cabo por César Augusto, nada habría sido tan glorioso, irrepetible, perdurable, avanzado y único como fue el Imperio Romano y su cultura.

“Los historiadores de la Antigüedad nos dicen que los desastres naturales predecían los políticos.”

“La Era de Augusto. Del Caos al Orden” es un atrayente documental en el que se ha cuidado mucho las imágenes y las secuencias que lo vertebran, al igual que los estudios, la información y los datos que se presentan de una forma amena y didáctica hasta convertir su visualización en un fascinante viaje a aquella época histórica. Todo comenzará con el nacimiento de Augusto (su verdadero nombre era Octavio, pero para no confundir al lector, en esta reseña me referiré a él siempre como Augusto) en unos momentos difíciles debido al caos y a la barbarie en la que estaba sumida Roma. Una guerra civil que a punto estuvo de hundirla irremediablemente. Con sólo cuatro años, Augusto se queda sin padre, pero a los trece años su tío-abuelo Julio César alcanza el poder en Roma. Años después, Julio César adoptaría a Augusto y lo nombraría su heredero, con todos los peligros y responsabilidades que ello suponía. Tras el asesinato de Julio César (año 44 a.C.), su padre adoptivo en ese momento, Augusto pondrá todo su empeño y todas sus energías dentro del campo político. Aliado con Marco Antonio, derrotarán a las fuerzas leales a Bruto y Casio en la batalla de Filipos (año 42 a.C.), pero ambos, Marco Antonio y Augusto, querían el poder y tenían dos visiones completamente opuestas del modelo de Estado a seguir: Marco Antonio tenía una visión más helenística al estar influenciado por las ideas de Alejandro Magno, de ahí su unión con Cleopatra, y Augusto creía firmemente en una base propiamente romana de Estado. Finalmente, todo se acabará decidiendo en la batalla naval de Accio (31 a.C.) donde Augusto saldrá triunfante gracias a la inteligente dirección militar del general Marco Agripa durante este enfrentamiento clave en la Historia de Roma. Tras la victoria, Egipto será anexionado y, con Augusto en el poder, a partir del año 29 a.C. comenzará un largo periodo de esplendor que llegaría a todos los rincones del imperio.

“Augusto conquistó Cantabria, Aquitania, Pannonia, Dalmacia y toda la Libia, así como Grecia.”

En este documental también entrará en escena la vida del ilustre poeta romano Ovidio (43 a.C. - 17 d.C.), mostrándonos cómo desarrolló su pasión por los versos tras su llegada a la ciudad de Roma y a pesar de la distinta visión para su futuro que tenía su padre. Retornando a la vida de Augusto, en el año 38 a.C., éste se divorcia de su esposa Escribonia y decide casarse con Livia, su amante, que estaba embarazada, dando inicio a una dinastía de la que saldrán los futuros emperadores que gobernarán el imperio tras su muerte. Augusto ampliará considerablemente los límites de Roma con la conquista de nuevos territorios que darán mayor estabilidad a sus fronteras, eliminando el peligro que suponía la presión de otros pueblos enemigos. De la mano de Augusto, los ciudadanos de Roma empiezan a conocer un próspero periodo como muestra clara del gran poder del imperio, pero el año 23 a.C. será nefasto para la ciudad al sufrir todo tipo de desastres, al igual que sucederá en el resto de Italia. Poco tiempo antes de esta fatídica fecha, Augusto había renunciado al poder, y ante tan terrible secuencia de aciagos acontecimientos padecidos, el pueblo romano obligará al Senado Romano a nombrar a Augusto como gobernante con poder absoluto para que éste pudiera poner fin a las graves penalidades que estaban sufriendo. Además, Augusto proyecta una imagen pública marcada por la austeridad, la humildad y la sencillez de su vida cotidiana, convirtiéndose en el emperador que dio gran importancia a la moralidad conservadora dentro de la sociedad romana. Para Augusto, habían sido los valores de los antiguos romanos los que habían hecho grande a Roma, y se dictaron nuevas leyes destinadas a orientar a la ciudadanía en esa dirección. Una visión tradicional que también le crearía enemigos y opositores, creando incluso tensiones dentro de su propia familia, siendo vistos los versos libertinos de Ovidio en aquella época como una afrenta moral al dictado de Augusto. Una complicada situación que, en el caso de su hija Julia y del poeta Ovidio, acabarán con su inexorable destierro. Pero el mayor desastre que tuvo que asumir Augusto durante su mandato serán las tres legiones romanas masacradas por las tribus germanas en los bosques de Teutoburgo en el año 9 d.C., afectándole profundamente hasta hacerle caer en una gran depresión. Además, una serie de nuevos desastres y de impagos a los soldados de sus legiones llevará a Augusto a una difícil situación cuyos efectos se propagarían entre la ciudadanía, pero supo solucionar ese complicado momento para Roma como anteriormente ya había logrado superar situaciones igual de complicadas. Tras su muerte, serán los sangrientos e inestables mandatos de los emperadores que le sucedieron los que harán que su etapa como gobernante fuera recordada con añoranza entre la ciudadanía romana, erigiéndose como el emperador más glorioso que tuvo el Imperio Romano a lo largo de toda su historia. “La Era de Augusto. Del Caos al Orden”, cuando la paz, la estabilidad y la solvencia económica del Estado se transforman en el motor principal que impulsa el crecimiento comercial, el progreso, la expansión y el desarrollo social de una civilización. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Mantener el orden en las fronteras, en las calles y en el Senado era una tarea sobrehumana que necesitaba de un talento sobrehumano. Afortunadamente para Roma, Augusto lo tenía.”

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº:

En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:

No hay comentarios:

More Visited: