martes, julio 01, 2014

“TÍBET” GIUSEPPE TUCCI.

En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.


Publicado por: EDITORIAL JUVENTUD, S.A
ISBN:  84-261-1504-7
Edición:  1978 (primera edición)
Páginas:  248

“La arquitectura civil y militar tibetana experimentó una lenta evolución tras la consolidación de la dinastía y la implantación del budismo.”

Hay dos temáticas que, desde hace décadas, me vienen apasionando cada vez más en su conocimiento debido a la gran cantidad de secretos que aún guardan en su pasado, y cuyo desvelo siempre aportan algo importante a mi intelecto a la hora de ver y analizar el mundo el que vivimos y evolucionamos. Estas dos temáticas están directamente relacionadas con el estudio y el análisis de las culturas precolombinas y de la cultura tibetana. De esta última precisamente quiero hablar en esta reseña dedicada a comentar una de las obras arqueológicas más importantes que tengo en mi biblioteca personal: el libro “Tíbet” de Giuseppe Tucci que forma parte de la extraordinaria colección Archaeología Mundi publicada en la década de los setenta por la editorial Juventud. Una monumental obra que destaca tanto por su didáctico contenido informativo como por las más de doscientas ilustraciones, 33 en color y 177 en blanco y negro, que engrandecen el valor cultural de este libro en vista a la rareza, a la belleza y a la singularidad de las piezas aquí mostradas, y que los bibliófilos lectores de Lux Atenea Webzine podrán disfrutar gracias a la magnífica impresión realizada en sus páginas. Aquellos que tengan en propiedad una edición original de este libro, o tengan oportunidad de adquirirlo, comprobarán cómo la magia del Tíbet ha quedado inteligentemente presentada en esta obra a través de una estructuración lógica y sencilla dividida en tres capítulos cuyo arco histórico cubre desde la época prehistórica y protohistórica hasta la época histórica, y la influencia cultural que tuvieron diferentes pueblos y civilizaciones en esta zona del planeta aparentemente tan aislada. Una visión occidental del Tíbet como fortaleza inexpugnable donde se mantuvieron las tradiciones desde tiempo inmemorial que no se ajusta a la realidad al haber sido el Tíbet más un crisol de culturas que una civilización apartada de los avances del resto de la Humanidad. Mitos y leyendas que aún siguen presentes en nuestra sociedad y que libros tan interesantes y reveladores como éste ayudan a acercarnos a un pueblo donde lo chamánico aparecido de forma autóctona, y lo budista procedente de la India, dieron como áureo fruto cultural una de las religiones más avanzadas que hayan aparecido en la Historia de la Humanidad: el budismo tibetano.

“Antes de llegar a un estilo verdaderamente propio -cosa que hicieron cuando se cansaron de imitar modelos extranjeros y cuando su propia estética, formada por una larga experiencia, comenzó a manifestarse-, los tibetanos siguieron las corrientes que su contacto con los países vecinos introdujera en su país.”

Entender la cultura tibetana es imposible si no se profundiza en las dos corrientes espirituales que dieron forma y singularidad al Tíbet: la cultura bon y su visión mágica del mundo y del ser humano, y la cultura budista proveniente de la India con toda la filosofía metafísica que trajo consigo relacionada con la búsqueda de la armonía del ser humano en relación con el equilibrio universal aplicado a su vida cotidiana mediante la introspección individual a través de la meditación. Esa extraordinaria fusión religiosa dio origen al budismo tibetano tal y como lo conocemos actualmente pero, antes de ese momento histórico crucial en esta zona de planeta, ya existía una cultura autóctona que nos ha dejado diversas muestras de su actividad y de su arte. En ese apartado artístico es donde este libro se revela como indiscutible obra de referencia, explicándonos detalladamente tanto su historia como el sentido de las piezas mostradas en sus ilustraciones, creando una atmósfera culta en la mente del lector donde asombro y aprendizaje le impulsan a seguir asimilando más y más información incansablemente. Una amplia muestra de piezas de arte decoradas con animales simbólicos, amuletos mágicos de bronce, objetos sagrados,… junto a imágenes de grutas sagradas, megalitos, tumbas de reyes tibetanos y ascetas, palacios, monasterios, castillos, templos, estatuas, chortens (evolución arquitectónica de la estupa budista), campanas, pinturas murales con representaciones religiosas… que complementan este espectacular viaje a su pasado. Imágenes para detenerse y disfrutar en su contemplación debido a su gran belleza tras haber comprendido previamente su significado, y que hacen de esta inmersión cultural uno de esos momentos imborrables en la vida del lector que le invitan a buscar otras obras literarias publicadas que estén relacionadas con esta apasionante temática. Así me sucedió hace años tras su lectura y análisis, y la llama del conocimiento que se encendió entonces todavía sigue estando viva con radiante energía. “Tíbet”, una joya de biblioteca para iluminar intelectual y espiritualmente al lector. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Aunque no falte la piedra en el Tíbet y se hayan también mencionado algunas estatuas hechas de una piedra que quizás sea alabastro, las efigies de piedra en pleno relieve son muy raras.”

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.787
.

No hay comentarios: