domingo, diciembre 01, 2013

TSUTOMU NIHEI “BIOMEGA VOL. 1”.

Lux Atenea Webzine (FACEBOOK).
Lux Atenea Webzine (TWITTER).


Publicado por:   PANINI MANGA.
ISBN:  84-9885-059-8
Edición:  Octubre 2008

“Vamos a purgar la antigua raza y llevaremos el plan de conversión general de la humanidad al siguiente paso.”

Retornamos a la senda cultural y artística marcada por los cómics con este nuevo encuentro con el maestro Tsutomu Nihei tras las reseñas publicadas en Lux Atenea Webzine de sus obras maestras “Noise” y “Abara”, y a través de esta impresionante historia futurista de corte cyberpunk englobada dentro del seinen manga más selecto. La excelsa obra “Biomega” de Tsutomu Nihei vio la luz por primera vez en el año 2004 avalada por el éxito y el prestigio alcanzado anteriormente por este autor con su mítica serie “Blame!” y su inolvidable obra “Noise”. Ambientada en el siglo XXXI, el mundo futuro se encuentra bajo el dominio de las grandes corporaciones. En el año 3005, al humano artificial llamado Zôichi Kanoe, agente de Industrias Pesadas Tôa, se le encarga la misión de buscar a personas resistentes al virus N5S tras la terrible pandemia ocasionada por este contagioso virus, proveniente de Marte, que transforma a las personas en una especie de zombis llamados drones en esta historia. Subido en su moto con AI (Inteligencia Artificial) llamada Fuyu Kanoe, Zôichi Kanoe llegará a la isla 9JO asolada por esos drones y donde otros intereses ocultos también desean alcanzar ese mismo objetivo moviendo sus hilos desde la sombra. Mutantes y monstruos deformes pueblan este entorno enfrentándose con Zôichi Kanoe en cuanto se produce el encuentro, y todo se acelerará en esta historia cuando Zôichi Kanoe encuentra a una chica superviviente llamada Eon Green, junto a un oso parlante que la protege. Pero los oscuros agentes del DRF (Data Recovery Foundation, Fundación para la Recuperación de Datos), organización unida al Ministerio de Sanidad Pública, tienen otras órdenes que cumplir con los humanos adaptados al virus ya que ellos son los que han propagado este virus marciano en la Tierra provocando una pandemia, e Industrias Pesadas Tôa será el obstáculo principal que DRF va a encontrar para llevar a cabo sus planes por lo que enviará a agentes para capturar a Eon Green.

“No se dan condiciones para iniciar ningún experimento. Es demasiado tarde.”

Los lectores que adquieran estos seis volúmenes que completan esta serie quedarán profundamente impresionados al contemplar estos dibujos de máxima calidad donde sus cautivadoras perspectivas les harán disfrutar de una lectura apasionante. Con un desarrollo de la trama ágil e intensa donde la acción es espectacular en cualquiera de sus diferentes escenarios, “Biomega” es una clara muestra de la pasión artística de Tsutomu Nihei por el detalle reflejado fielmente en estos extraordinarios dibujos. Construcciones futuristas que sobrecogen por su colosal concepción, brutales enfrentamientos haciendo uso de poderosas armas, monstruosos enemigos… dan vida a este mundo post-apocalíptico ocurrido en una sociedad decadente donde su tecnología más avanzada se percibe prácticamente en cada viñeta. La siniestra belleza de estas imágenes, la sensación de claustrofobia en muchos de sus escenarios, la intriga constante en su trama, se unen a una de las más destacadas cualidades que tiene “Biomega” durante su atenta lectura al ir ofreciéndonos Tsutomu Nihei una pista tras otra que resuelven preguntas y enigmas mientras vamos descubriendo y desvelando la auténtica realidad trágica de este mundo post-apocalíptico en el que se mueve su protagonista, Zôichi Kanoe, tras ese apocalipsis zombi (drone) a escala planetaria.

“¡No queda ningún hospital seguro!”

En este primer volumen, la historia comienza en el año 3005 con el ser humano regresando a Marte después de un periodo de siete siglos y medio. Los tripulantes de esta misión llegan a una colonia abandonada y, sorprendentemente, encuentran allí a un superviviente. Medio año después, en la Tierra, nuestro protagonista, Zôichi, recorre con su moto las vacías autopistas sobre el mar hasta llegar a las puertas de una isla fortificada. Una vez en su interior, detecta a miles de habitantes que están ya infectados por el virus N5S habiéndose transformado en horribles mutantes de aspecto amenazador. Unos monstruos de gran tamaño y titánica fuerza que Zôichi trata de esquivar, y cuyo encuentro y enfrentamiento será inevitable cuando accidentalmente atropella a una persona cuyo cuerpo se ha adaptado al virus en esta zona, la joven Eon Green. Cuando va a ayudarla para atenderla, se queda sorprendido por la capacidad de regeneración corporal que tiene esta chica y, además, no está sola: un gran oso armado llamado Kovlov L. Grebnev la protege, y encañona a Zôichi pensando que forma parte de una Unidad de Ejecución Forzosa del Servicio de Sanidad Pública. Una vez aclarado todo, el oso y la chica huyen. Buscando información sobre su paradero, Zôichi los localiza en la residencia del abuelo de Eon pero todo se empieza a complicar cuando un agente de la patrulla de inspección del Servicio de Sanidad Pública se presenta en la puerta del edificio… y los drones (personas infectadas convertidas en zombis mutantes) de la ciudad también empiezan a reunirse en torno a la residencia, rodeándola. A toda velocidad, Zôichi se dirige allí teniendo que superar todo tipo de dificultades que no evitarán que Eon sea capturada. Aquí, los lectores que adquieran esta colección podrán empezar a comprobar los letales efectos que posee la pistola de Zôichi en su más mortífera acción en las más diversas y complicadas situaciones, o la terrorífica arma del agente de la patrulla de inspección capaz de echar abajo un edificio. Posteriormente, Zôichi es informado del regreso de la nave enviada a Marte por DRF, la cual ha sufrido un accidente en su entrada a la Tierra y uno de sus tripulantes, infectado con el virus N5S, está soltando esporas del virus por lo que en catorce o quince horas estará todo el planeta contaminado.

“Las Unidades de Ejecución Forzosa del Servicio de Sanidad Pública siguen con las tareas de descontaminación pero debido a que una muchedumbre de infectados sigue dirigiéndose hacia el MSCF (Instalación de Contención de Seguridad Máxima), se trata de una misión harto complicada.”

Zôichi y el oso se separarán marchándose al MSCF nº7 y a los niveles subacuáticos de la isla, respectivamente. En el MSCF, Zôichi espera encontrar a otras personas adaptadas al virus que aún sobreviven y que se encuentran en peligro al estar amenazados por una horda de drones. A pesar de las dificultades, logrará entrar allí. Cuando por fin tiene ante sus ojos a Ion Green, ésta es subida inmediatamente a una nave de DRF. Luego Zôichi se enfrentará al poderoso ser que ha venido complicando su misión en la isla mientras observa cómo se transforma en un gigantesco monstruo ya que DRF está aprovechando las cualidades genéticas de regeneración que ofrece el virus marciano. Una lucha cuyo resultado revelará a Zôichi los planes secretos que tiene DRF con la población humana y donde los adaptados son piezas fundamentales en la nueva organización que quieren instaurar. Pero DRF tiene cartas guardadas en la manga y una de ellas es el inminente lanzamiento de misiles intercontinentales desde esta isla contra las ciudades más pobladas del planeta. Un apocalíptico impacto mundial que afectará gravemente a la estructura y al poder de Industrias Pesadas Tôa. En este momento del relato, entraremos en otra historia paralela dentro de “Biomega” llamada “Interlink”, protagonizada por otro agente de Industrias Pesadas Tôa llamado Gou Hinoto. Una interesante visión de esta crisis planetaria pero de una duración bastante más corta que la trama principal.

“La DRF sabía que en Marte se encontraba la cepa del N5S y tomó medidas de antemano contra los drones.”

A nivel artístico, en este primer tomo quedarán cautivados por la impresionante imagen nocturna de Zôichi y su moto ante la monumental residencia del abuelo de Ion Green, la siniestra fotografía enmarcada del abuelo con el cachorro de oso, la extraordinaria instantánea donde Zôichi impacta sobre el techo de cristal a través de una toma interior en ese recinto de diseño arquitectónico más propio de Gaudí, la asombrosa imagen de Zôichi y el oso subidos en la moto y saltando en el aire con la gigantesca imagen de la Luna como fondo, la imagen de Zôichi observando la horda de drones que está atacando el MSCF nº7, la imagen brutal a doble página de Zôichi armado con su potente rifle ante los misiles balísticos saliendo de sus silos, o la secuencia donde observamos los misiles elevándose sobre la isla para atravesar luego las nubes y la sensación de poder que transmiten las imágenes de Zôichi disparando su preciso y mortífero rifle. “Biomega”, un manga de culto firmado por el mítico maestro Tsutomu Nihei. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“El gobierno ha rescindido unilateralmente el contrato público que le ligaba a la DRF.”

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.624
.

No hay comentarios: