viernes, diciembre 06, 2013

AKIO MORITA “MADE IN JAPAN: AKIO MORITA Y SONY”.

Lux Atenea Webzine (FACEBOOK).
Lux Atenea Webzine (TWITTER).


Publicado por:   EDICIONES VERSAL, S.A.
ISBN:  84-86311-81-0
Edición:  1987
Páginas:  450

“Hace cuarenta años, en la tarde del 7 de mayo de 1946, unas veinte personas se reunieron en el tercer piso del calcinado edificio de unos grandes almacenes situado en el centro comercial del Tokio devastado por la guerra, para fundar una nueva compañía: Tokyo Telecommunications Engineering Corporation. El fundador, Masaru Ibuka, tenía treinta y ocho años; yo, tenía veinticinco.”

La semana pasada, tras haber visto un interesante documental sobre el retorno a la más avanzada tecnología en semiconductores de una prestigiosa compañía japonesa, recordé que tengo en mi biblioteca el libro autobiográfico “Made In Japan: Akio Morita y Sony” escrito por Akio Morita (1921 - 1999). Una primera edición del libro que compré a finales de la década de los ochenta. Nada más localizarlo, me dispuse a releerlo y analizarlo, y la elección no pudo ser más oportuna y satisfactoria. “Made In Japan” es un libro que te sumerge rápidamente en cómo estos talentosos visionarios de la tecnología lograron alcanzar sus metas pese a las graves dificultades que tuvieron que superar. Finalizada la Segunda Guerra Mundial, Japón había quedado en un estado ruinoso. Infraestructuras destruidas, capacidad industrial bajo mínimos, carencia crónica de materias primas, bajo nivel económico de la población que provocaba una economía de subsistencia, limitada y muy reducida actividad empresarial, consumo bajo mínimos… en definitiva, este es el desesperanzador panorama que encontraba Akio Morita ante sus ojos para hacer sus sueños realidad. Tras conocer el ataque con bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, tuvo muy claro que el atraso tecnológico existente entre Japón y Estados Unidos de América era insalvable, y la clave del futuro de la nación iba a estar en la creación de nuevas tecnologías de carácter innovador que garantizaran el desarrollo y el progreso. La potencia industrial y militar de EE.UU era colosal, y el poder industrial iba a ser la principal base económica de toda nación que quisiera estar en primera línea internacional a partir de entonces. Para ello, la unión del talento con la financiación y las estrategias de venta iban a convertirse en las piezas claves para poder alcanzar ese objetivo.

“En un primer momento hubo muchos reproches a nuestro estilo moderno, parco, y de líneas rectas y esquinas en escuadra: los productos europeos eran más redondeados y empleaban mucha madera.”

Nagoya, año 1921. Akio Morita acaba de nacer como hijo primogénito en una acaudalada familia establecida desde hacía siglos en el pueblo de Kosugaya (localidad cercana a la ciudad de Nagoya), y con una tradición de más de trescientos años en la fabricación de sake (sake “Nenohimatsu”), salsa de soja y pasta de miso. Ya en su infancia, Akio Morita sintió una especial curiosidad por conocer el funcionamiento de los aparatos de sonido de la época que vio en su casa (fonógrafos), una atracción pasional por la tecnología que no desaparecería a lo largo de toda su vida. Tras cursar estudios, consiguió la Licenciatura en Física por la Universidad Imperial de Osaka y, debido a que ya en la facultad se había apuntado a la Marina en un programa que permitía compatibilizar los estudios con el servicio militar, durante la Segunda Guerra Mundial Akio Morita terminaría trabajando en un programa de armamento donde se perfeccionaban armas guiadas por calor y colimadores para visión nocturna. En el ejército imperial japonés conocería al ingeniero Masaru Ibuka y, una vez acabada la guerra, en 1946 fundarían la empresa Corporación de Ingeniería y Telecomunicaciones de Tokio que terminaría siendo la semilla de la futura corporación Sony. Una armoniosa unión de talentos donde Akio Morita era el principal financiador, el vendedor y el espíritu innovador, y Masaru Ibuka el investigador y el alma tecnológica encargada de hacer realidad esos revolucionarios productos electrónicos. Inicialmente, se centraron en la fabricación de avanzados equipos de grabación y reproducción de voz tomando a la empresa holandesa Philips como referencia tecnológica. Akio Morita se adapta rápidamente a los vientos modernos y cosmopolitas que soplarán en la segunda mitad del siglo XX, y es esa capacidad de adaptación a los cambios lo que le permite afrontar los constantes retos del mercado a través de una armoniosa combinación empresarial en la dirección donde deja hacer, donde fomenta la innovación, donde se priorizan los mecanismos de venta del producto, y donde se tiene como piedra angular de Sony su presencia en los Estados Unidos de América como absoluta prioridad al ser el mercado internacional más importante del mundo. Akio Morita tiene muy claro que si Sony triunfa en EE.UU, triunfará en todo el planeta.

“Los norteamericanos y los europeos parecen creer que su idea de cómo funcionan y deben funcionar el comercio mundial y los sistemas monetarios ha de ser universal, especialmente en el mundo de los negocios, y que, puesto que creen que inventaron el juego, las reglas nunca se deben enmendar.”

Sorprende comprobar cómo acepta los rechazos provenientes de su propio país debido a su acercamiento a los EE.UU y a su modo de vida moderno difícilmente entendidos por una nación japonesa anclada en lo tradicional, aunque lo moderno se iba abriendo paso en esa sociedad. Con el tiempo, y con el inexorable triunfo de la modernidad dentro del mundo de los negocios, finalmente Akio Morita sería valorado y señalado como figura clave en la cooperación entre estos dos países condenados a entenderse debido a la nueva configuración geopolítica existente en Asia después de la Segunda Guerra Mundial. Akio Morita representa el triunfo de un hombre de negocios que creyó en sus sueños empresariales, y que no dudó en mantener el pragmatismo por encima de todo cuando las cosas no salían como él quería, por ejemplo, reconociendo interiormente que un producto excelente no se vende por sí solo sino que es necesario saberlo vender para que tenga éxito y así sea rentable su producción. Innovación sin un buen marketing no suele traer los buenos frutos comerciales que se espera de la más moderna tecnología aplicada al consumo. Y como este ejemplo, en las páginas de este libro encontrarán una serie de lecciones y anécdotas que serán de su interés, protagonizadas por este espíritu moderno nacido en una sociedad tradicional, y que sería capaz de llevar el éxito empresarial al plano psíquico y mental de la colectividad a través del inteligente y seductor uso de un lenguaje propio que estaría íntimamente ligado a los avanzados productos electrónicos de la marca Sony como el walkman, los televisores Trinitron, el sistema de vídeo Beta, el discman… hasta convertir a esta corporación en todo un símbolo y un icono dentro del mundo de las grandes empresas. “Made In Japan: Akio Morita y Sony”, el triunfo del talento empresarial por saber adaptarse a los nuevos tiempos. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“La tecnología que ayudará a que sobreviva la población del mundo no está toda en manos de los científicos e ingenieros del planeta. Pero tenemos una gran capacidad para desarrollar esa tecnología: lo demostramos durante la crisis del petróleo.”

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.627
.

No hay comentarios: