viernes, noviembre 15, 2013

“EL SÉPTIMO SELLO” (DET SJUNDE INSEGLET – THE SEVENTH SEAL).

Lux Atenea Webzine (FACEBOOK).
Lux Atenea Webzine (TWITTER).


Director: INGMAR BERGMAN
Guión: INGMAR BERGMAN
Actores principales:  MAX von SYDOW (el caballero cruzado Antonius Block), GUNNAR BJÖRNSTRAND (el escudero Juan / Jöns), BENGT EKEROT (la Muerte), NILS POPPE (José / Jof), BIBI ANDERSSON (María / Mia)
País:  SUECIA Año:  1957 Productora: SVENSK FILMINDUSTRI Duración aprox.: 95 minutos
Publicado en España por:  MANGA FILMS, S.L. AÑO: 2003 Formato: DVD

Película “El Séptimo Sello”
EXTRAS:
-    Ficha artística.
-    Ficha técnica.
-    Filmografías selectas.


De todos los largometrajes que he visto hasta hoy día, ya desde la primera vez que descubrí esta película no tuve ninguna duda que por su excelencia estaría incluida como una de mis diez obras preferidas dentro de mi más exquisita selección cinematográfica. Una privilegiada posición que no ha cambiado a pesar de las décadas que han pasado desde esa primera fascinación que su contemplación me provocó, y que aún perdura en su intensidad cada vez que vuelvo a disfrutar su visualización. “El Séptimo Sello” es una obra maestra del Séptimo Arte cuyo guión y dirección están firmados por el director de culto Ingmar Bergman (1918 - 2007), siendo este largometraje una de sus obras más destacadas que le encumbrarían hasta alcanzar el más destacado protagonismo dentro del Templo del Cine Universal. Una dorada firma de Ingmar Bergman que sigue estando presente en el altar principal de este venerado Templo del Arte porque sus películas van más allá de la mera recreación de una historia en imágenes. Películas de culto como “El Séptimo Sello” invitan a la reflexión y al análisis al espectador como podrán comprobar los cinéfilos lectores de Lux Atenea Webzine que adquieran esta imprescindible edición en DVD. Una edición de obligada presencia en toda colección cinematográfica privada que quiera destacar por la excelencia de su selección.

“- He gastado mi vida en diversiones, viajes, charlas sin sentido… mi vida ha sido un continuo absurdo. Creo que me arrepiento. Fui un necio. En esta hora siento amargura por el tiempo perdido aunque sé que la vida de casi todos los hombres corre por los mismos cauces. Por eso quiero emplear esta prórroga en una acción única que me dé la paz.
-    Por eso juegas al ajedrez con la Muerte.”


El Medievo tiene algo especial, y en esa oscura etapa de la historia europea está situada la trama de esta película donde todos los elementos que caracterizan a esa época están presentes: la fanática religiosidad, los cruzados, la amenazante Inquisición, la mortífera peste, el miedo de la población a la llegada del Apocalipsis,… Todo comienza en tierras suecas con la llegada del caballero Antonius Block (actor Max von Sydow) y del escudero Juan (actor Gunnar Björnstrand) a su pueblo después de haber estado diez años participando en las Cruzadas, pero el panorama que encuentran es desolador debido a la incontenible expansión de la peste en la comarca. Además, la Muerte (actor Bengt Ekerot) se presentará ante Antonius Block porque quiere su vida, y este caballero logra convencerla para que se la jueguen en una siniestra partida de ajedrez con su vida como apuesta. Entrarán también en escena un matrimonio de cómicos itinerantes que deambulan de un lugar a otro ofreciendo su espectáculo, José y María (actor Nils Poppe y actriz Bibi Andersson respectivamente), y que llegan a la población natal de Antonius Block. A partir de este momento, todo se empezará a envolver en una tensa atmósfera de caos, religiosidad y temor donde José tiene visiones místicas pero su mujer no le cree, Antonius se cuestiona el sentido de la propia existencia pese a sus profundas creencias religiosas, una mujer que ha sido condenada a la hoguera por bruja entrará en escena, Juan salvará a una joven mujer que se unirá a ellos rumbo al castillo de Antonius, los conflictos conyugales de un herrero y su esposa aparecen con cierto aire de humor, tétricos penitentes se presentan en estas tierras marcadas por la tragedia, flagelándose y mortificándose como vía de salvación de la peste al ser vista como castigo divino enviado por Dios por los pecados de los hombres… poco a poco, se irá uniendo un amplio abanico de personajes a la trama desarrollada con maestría por el maestro Bergman en esta película de culto, dando vida a una dramática historia que no les dejará para nada indiferentes.

“- Quisiera ver al diablo.
-    ¿Para qué?
-    Quiero verle y preguntarle sobre Dios. Él sabe más que nadie y me revelará.”


El título original de este guión fue inicialmente “Pintura sobre tabla”, ya que Bergman se había inspirado en su creación en representativas obras pictóricas medievales entre las cuales destacaba la obra “La Muerte Jugando Al Ajedrez”, creada por el pintor Albertus Pictor (1440 - 1507) al que incluiría como personaje de la película mientras pinta la danza de la muerte. Posteriormente, Bergman cambiaría el título por el definitivo de “El Séptimo Sello”, teniendo que reescribirlo varias veces debido a los problemas de tiempo y de financiación que le pusieron para poder rodarla, y a pesar de haber dirigido otras catorce películas anteriormente. Al apasionado cinéfilo le puede parecer increíble que al guión de una obra maestra y a un director de este nivel le pusieran tantos problemas para el rodaje de su película pero, por desgracia, no ha sido ésta ni la primera ni la última vez que un genio y su obra se han encontrado con la incomprensión del mundo empresarial que mueve el cine. En películas de la calidad de “El Séptimo Sello”, pocos directores han logrado reflejar definida y claramente en imágenes dos planos en una misma historia, uno real y otro alegórico, sin que esta vertebrada evolución interfiriera en la compresión de su desarrollo por parte del espectador. Ingmar Bergman es todo un maestro en esta inteligente forma de transmitir detalles y cuestiones existenciales de influencia espiritual tan humana. Su talento a la hora de mover y situar las cámaras, junto a la concepción de secuencias e imágenes de cautivadora e irresistible belleza, convierten a Bergman en un director de cine imprescindible para los amantes del cine reflexivo, personal e íntimo. La elección de decorados en estudio y de escenarios en exteriores, junto a una magnífica banda sonora compuesta por Erik Nordgren, complementan esta dramática historia medieval cubierta por las siniestras nubes del Apocalipsis. Un temor existencial que disfruta de una nueva época de empatía social en los crecientes vientos posmodernos del siglo XXI, pero no de forma tan fanáticamente religiosa sino más bien relacionada con los miedos que genera la Razón ante lo que no puede ni explicar ni controlar.

“Esta charlatanería apocalíptica qué puede importar a un hombre culto. Y pretenden que les tomemos en serio.”

Obras cinematográficas con la eminente calidad de “El Séptimo Sello” son las que han engrandecido el valor artístico y el prestigio del cine europeo a nivel internacional, convirtiendo en mito a algunos de sus directores y actores ante la suprema labor desarrollada en películas de tan alto nivel intelectual, visual y conceptual. Un glorioso largometraje donde la Belleza obscura está siempre sobrevolando cada una de sus escenas, y de un trasfondo metafísico y existencial incomparablemente siniestro en vista a la temática en torno a la cual gira su trama (la Muerte), potenciada a su vez por una acertada ambientación medieval cargada de supersticiones, de religiosidad y de miedo a la muerte. Precisamente la presencia de la Muerte como uno de los personajes principales de esta película, unido a hacer referencia a las terribles pandemias de la época, configuran una sublime ambientación apocalíptica debido a la sensación constante que tiene el espectador de que estos personajes están totalmente subordinados por los vaivenes del destino, condición irrenunciable que les genera ese temor profundo y esa inseguridad constante que les lleva a tener creencias y visiones del sentido de la vida definidas de forma ciega e irracional. Muerte y fanatismo religioso mezclados con maestría por Bergman en este extraordinario guión, y que ve reforzado su impacto en el espectador al ser integrado con absoluto virtuosismo visual a través de imágenes que se han convertido en míticas por su capacidad para quedar indeleblemente grabadas en la mente de los espectadores.

“¿Quién la va a recibir en el Más Allá? ¿Serán los ángeles, o Dios, o el Diablo, o simplemente la Nada?”

“El Séptimo Sello” es una película que disfrutas viéndola atentamente de principio a fin, y estoy seguro que nuestros cinéfilos lectores quedarán fascinados al contemplar escenas imborrables como el reflejo sagrado de la primera imagen simbólica que vemos en la película donde aparentemente se representa una visión del Espíritu Santo (paloma con un fondo celestial) cuando en realidad es un ave rapaz manteniéndose parada en el aire en busca de una presa, el mítico e inolvidable encuentro de la Muerte con el caballero cruzado Antonius Block en la playa donde inician su partida de ajedrez (como no podía ser de otra forma, echando a suertes con qué piezas comienzan la partida a la Muerte le tocan las negras), la tétrica imagen de la careta colgando de una rama como si estuviera reclamando esos dominios, la tenebrosa y reflexiva escena del pintor y el escudero Juan, la secuencia de las divagaciones de Antonius Block en la iglesia, la fuerza visual de la Muerte detrás del enrejado como si fuera un párroco confesor, la apocalíptica atmósfera religiosa de los penitentes en su paso por el pueblo, la degenerada y decadente escena de la taberna, la humorística escena de la Muerte serrando el árbol, la dramática e impactante escena de la quema de la joven en la hoguera, la secuencia donde José ve con sorpresa y estupor que Antonius está jugando al ajedrez con la Muerte,… y, sobre todo, nunca olvidarán en su vida la extraordinaria interpretación de la Muerte realizada por el genial actor Bengt Ekerot. ¡¡¡Siniestramente hipnótica y perfecta!!! “El Séptimo Sello”, obra maestra cinematográfica por excelencia. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Nadie puede vivir mirando a la Muerte y sabiendo que camina hacia la Nada.”

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.616
.

No hay comentarios: