miércoles, mayo 29, 2013

JAIME BUHIGAS TALLON “LABERINTOS. HISTORIA, MITO, GEOMETRÍA”.

Quiero dar las gracias a la EDITORIAL LA ESFERA DE LOS LIBROS por su cortesía con LUX ATENEA WEBZINE al enviar este promocional.


Publicado por:   LA ESFERA DE LOS LIBROS, S.L.
ISBN:  84-9970-674-0
Edición:  2013
Páginas:  365

“Hay quien asegura que el laberinto es un mandala.”

Los laberintos siempre han sido unas construcciones que me han atraído desde mi infancia. Siendo tan joven, todavía guardo bien vivo en mi memoria la mágica experiencia que suponía perderse en el laberinto de espejos del Parque de Atracciones de Madrid, y que uno podía tener siempre que entraba en ese mundo fascinante lleno de falsas salidas y de engaños visuales donde el sentido de la realidad y del tiempo quedaban completamente difuminados. Existía la trampa de seguir la marca en el suelo dejada por muchas personas en un recorrido que inexorablemente te llevaba al final, pero entonces el laberinto de espejos era aburrido, lineal y sin estímulo alguno. Pero cuando decidías adentrarte en él en busca de la salida pero sin mirar al suelo, ¡¡¡qué cambio sensorial daba ese mismo laberinto!!! Años después descubriría que, muy acertadamente, los ingleses tienen dos palabras para diferenciar un laberinto unidireccional de una trampa laberíntica, labyrinth y maze respectivamente, como muy bien explica el autor de este extraordinario libro en sus primeras páginas. Y, la verdad, es que los laberintos con trampas tienen ese punto de reto y de magia destinados a confundir nuestra mente que, en mi vida y durante varios años, estuve divirtiéndome creando este tipo de universos complejos y difusos destinados a ser resueltos por familiares y amigos. Ya no me atraía tanto adentrarme en un laberinto, sino que prefería crearlos. Y es que el laberinto, al igual que el ajedrez, son juegos que te permiten conocer psicológicamente a quienes juegan a ellos viendo cómo se mueven, cómo lo razonan, y cómo se desenvuelven para encontrar la salida o la victoria. El laberinto es, por encima de todo, un universo mental y ese espíritu unido a la consciencia y a la inteligencia humana es lo que verdaderamente invitará a los bibliófilos lectores de Lux Atenea Webzine a adquirir esta preciosa edición publicada por LA ESFERA DE LOS LIBROS el pasado mes de marzo.

“El laberinto es un espacio inhabitable. Sólo los dioses o los monstruos pueden habitar un espacio sagrado.”

Indiscutiblemente, como amante de los laberintos analizados como un universo mental, el capítulo “El Camino De Ida” ha sido uno de los que más me han atraído y cuya información más me ha hecho pensar en lo explicado por el ilustre Jaime Buhigas Tallon. Siete laberintos perfectos para conocer las características de la psique de un individuo tanto en su diversidad como en su esencia interior. Una lectura de lo más interesante ya que une la esencia simbólica del laberinto a su estructuración y definición como reflejo directo de la personalidad del observador cuando éste se identifica con ello. Siete laberintos que hablan, que describen, que reflejan con fidelidad y exactitud a quienes se enlazan emocionalmente sin que aparentemente tenga una explicación lógica, salvo cuando se conocen esas claves que la sabiduría ofrece como fruto a quienes se entregan en cuerpo y alma a la estimulación y al crecimiento de su intelecto. Laberinto, intelecto y alma, tres círculos que giran por el mismo eje en unas esferas que siempre se expanden cuando llega la luz a alguna parte del inconsciente para establecerse allí definitivamente. Nuestros bibliófilos lectores pueden hacer la prueba escogiendo uno de los laberintos con el que más se identifiquen y, seguro, comprobarán cómo ese laberinto de repente se ha convertido en imagen exacta de su interior. El laberinto no es magia en su sentido más estricto, pero sí contiene ese halo de misterio que lo hace un tanto inhóspito e inescrutable para la razón y para la lógica científica que únicamente atienden a lo obvio, a lo visual y a lo repetible en un laboratorio, o en una fórmula. Y en ese terreno, el laberinto no se quedaría más que como una bonita figura sin sentido profundo ni fundamento trascendente con base psicológica incuestionable.

“Recorrer el laberinto cretense nos proporciona la clave para detectar la característica que lo distingue del recorrido que propone la espiral. La clave de la diferencia está en la variación en el sentido de los giros en torno al centro: en la espiral el sentido de giro es siempre el mismo.”

A continuación, la esencia mitológica griega unida a la historia del laberinto convertirá las páginas del siguiente capítulo en un viaje a lo arcaico, a un mundo completamente distinto al nuestro donde el culto a la contemplación como fuente de sabiduría crearía este universo divino donde los seres humanos no eran más que peones movidos en un tablero por estas deidades. Zeus, Creta, el rey Minos, Dédalo, el minotauro, Ariadna, Teseo, el laberinto… se transforman en una epopeya con un trasfondo moral y ético absoluto que ha dado un valor casi eterno al laberinto como icono en Occidente. Empezando desde lo más arcaico y remoto hasta la Edad Moderna, estas páginas irán desvelando cómo la figura del laberinto fue evolucionando en su forma pero no en su esencia, dejando huella tanto en palacios y jardines como en el interior de templos e iglesias cristianas (aconsejaría la lectura de la magna obra de Fulcanelli “Las Moradas Filosofales”), e incluso dentro del mundo de la música. El laberinto, como emblema, imagen y arquitectura capaz de fijar nuestra mirada y de seducir nuestra mente con su sola presencia, queda desvelado con sumo detalle en estos interesantes capítulos donde la belleza y la divinidad quedan condensadas en una forma íntimamente ligada a la mente humana. El laberinto tiene poder sobre nosotros, o mejor dicho, sobre lo que realmente somos como especie: nuestra inteligencia que nos ha hecho dominar el mundo. Pero la mente humana sigue desarrollándose y el laberinto, a pesar de los milenios transcurridos, sigue estando ahí impasible, sereno, y con la puerta siempre abierta para que quienes deseen adentrarse en su universo y puedan realizar sus deseos, se pregunten… ¿llegaremos a su simbólico centro? ¿encontraremos el camino de vuelta? ¿nos perderemos en su interior? o ¿cuál es la experiencia real del laberinto, encontrar su centro y/o salida, o asimilar las enseñanzas emocionales que sus pasillos contienen y que solamente pueden ser desvelados cuando son recorridos? “Laberintos”, sabiduría y pasión condensados en un libro mitológicamente mágico. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“LABYRINTHUS HIC HABITAT MINOTAURUS”

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.489
.

No hay comentarios: