domingo, febrero 10, 2013

JULIO GARCÍA ROBLES “DEVORADORES DE HOMBRES”.

Lux Atenea Webzine (FACEBOOK).
Lux Atenea Webzine (TWITTER).

Quiero dar las gracias al escritor JULIO GARCÍA ROBLES por su cortesía con LUX ATENEA WEBZINE al entregarnos este promocional firmado y dedicado.

Publicado por:   EDC NATURA – FUNDACIÓN OMACHA.
ISBN:  84-612-1568-3
Edición:  2008
Páginas:  191

“Es raro que un depredador salvaje, en buen estado de salud y dentro de su contexto natural, ataque al ser humano antes de buscar sus presas en la naturaleza.”

He tenido el placer de conocer en persona al escritor Julio García Robles tras presentarle en una interesante y reveladora conferencia literaria celebrada recientemente en Valencia. Una ocasión única para conocer en profundidad el mundo y la industria relacionada con los libros donde la exposición de las particularidades de las editoriales fue un aliciente más. Tras tener el detalle y la cortesía de entregarme y firmarme un ejemplar de su extraordinaria obra “Devoradores de Hombres”, ópera prima literaria autoeditada, la lectura y análisis de este libro no se hizo esperar en vista a la magnética atracción de su temática: animales depredadores que matan al ser humano para alimentarse. Una relación hombre-animal, o más bien presa-cazador, que al contrario de lo que se pueda pensar en nuestra moderna y tecnológica sociedad, sigue vigente y activa en este siglo XXI. Precisamente este serio y riguroso trabajo ha sido el resultado final del estudio realizado por Julio García sobre estos depredadores, a los que suele llamar en este libro como superdepredadores por estar situados en la cima de la pirámide de la cadena trófica, tras su visita al lago Manyara (Tanzania), al lago Nakuru (Kenia), y a la Amazonia colombiana. Lugares donde el impacto de estos depredadores sobre el ser humano sigue estando presente en la vida de la población a pesar de la inevitable repercusión de los hombres en esos ecosistemas. En las páginas del magnífico e interesante libro “Devoradores de Hombres”, los lectores de Lux Atenea Webzine podrán informarse y sorprenderse con las espectaculares cifras de seres humanos que desde el siglo XIX hasta la actualidad han sido devorados por ejemplares de especies animales como el león, el tigre, el oso, el lobo, el tiburón, la anaconda, la boa, el cocodrilo… a los que ha dedicado un estudio detallado en la serie de capítulos que vertebran esta obra. Y, ¿por qué en este libro se hablan sobre casos ocurridos en esas centurias y no otras anteriores? Sencillamente, porque en estos siglos han quedado constancia de los casos a través de registros y datos, al contrario que sucedía en épocas anteriores, y precisamente este enfoque científico y estadístico es uno de los mayores atractivos culturales e informativos de “Devoradores de Hombres”. Un enfoque científico que les sorprenderá por los errores informativos que la opinión pública actual tiene sobre el impacto de estos animales sobre el hombre, y sobre cómo debemos tratarlos para que este trágico impacto sea menor y no sea necesario llevar a cabo medidas gubernamentales y sociales drásticas que lleven a su extinción.

“La población mundial estimada del tigre a finales del siglo XIX era de 100.000 ejemplares; hoy no llegan a 5.000.”

De lo que no cabe la menor duda es que, desde el siglo XIX, el ser humano no ha dejado de adentrarse más y más en territorios donde antes su presencia no era más que anecdótica u ocasional, y esta invasión de nuevos y salvajes territorios dominados por depredadores ha llevado a estos animales a ser expulsados o exterminados de sus áreas de origen tras haber atacado al hombre. Es completamente lógico que el ser humano se niegue a aceptar el rol de presa, sobre todo, por el poder que su tecnología le ofrece a la hora de controlar y dominar un territorio para ser el dueño y señor del mismo. Es indiscutible que el ser humano no puede ni debe ser presa de estos animales y se pueden tomar medidas eficaces en la actualidad para reducir considerablemente este sangriento y dramático impacto, como muy bien se explica en esta inteligente obra. Porque, en vista a la constante y abrumadora invasión humana a través del establecimiento de nuevas poblaciones en los territorios salvajes que eran propios de estos depredadores, y del uso consiguiente del terreno para la ganadería y para la agricultura, la expansión humana está llevando a muchos ejemplares de estas especies a tomar un contacto con el hombre nada deseable en vista a las terribles consecuencias que éstas están teniendo. Además, la humanización de estos depredadores llevada a cabo por los medios de información, y el acercamiento de estos animales al contacto humano a través del ofrecimiento de alimento llevado a cabo tanto por operadores de turismo como por ciudadanos, también están realimentando esta sangrienta dinámica de ataques elevándose el número de casos de personas atacadas y/o devoradas por estos animales porque, no lo olvidemos nunca, para estos depredadores no somos más que una presa fácil a la que poder cazar en caso de necesidad. De por sí, como muy bien se documenta en esta obra, existen muchos casos en donde estos ejemplares devora-hombres empezaron la caza del ser humano en cuanto no pudieron cazar con eficacia a otras especies debido precisamente a la facilidad con la que podían apresar al hombre, siendo mujeres, niños y ancianos las presas más sencillas de capturar para ser luego devoradas. En definitiva, este libro es una reveladora obra donde depredadores y seres humanos están situados en una balanza que, indiscutiblemente, está decantada a favor del ser humano en vista a su tremendo poder para exterminar o expulsar a estas especies animales de su entorno, y creo que el equilibrio y la armonía será únicamente posible si la especie humana está dispuesta a respetar y a renunciar a habitar ciertas áreas naturales en pro de la conservación de estos animales, y a dejar de verlos como unos seres inofensivos a los que se puede alimentar sin que ello tenga consecuencias para nuestra especie porque estos depredadores no son mascotas, sino cazadores. “Devoradores de Hombres”, una excelente obra sobre una trágica realidad cuya asimilación por parte de la sociedad humana del siglo XXI será clave para el futuro y la supervivencia de estas especies animales. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“La realidad, a pesar de su fama de devoradores de hombres, es que estos temibles depredadores matan un promedio de cinco a quince personas por todo el mundo cada año, mientras que los seres humanos matan de 26 a 73 millones de tiburones anualmente.”

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (LITERATURA) (HERE).

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.392
.

No hay comentarios:

More Visited: