viernes, julio 20, 2012

ENDVRA “THE WATCHER”.

EDICIONES MÍTICAS, SUBLIMES Y SINIESTRAS EN LA MÚSICA GÓTICA & DARK & INDEPENDIENTE ( 62 ).

Photobucket
Publicado por:    OLD EUROPA CAFÉ, (OECD 013), 1998.
Edición comentada:  CD con libreto de 8 páginas, edición limitada de 1.000 unidades numeradas a mano.

1- The Watcher.

Presentado en Italia en el año 1998, el impresionante álbum “The Watcher” del grupo musical de culto ENDVRA se ha convertido con el paso de los años en una de las obras musicales más buscadas por los coleccionistas debido a su excelsa calidad. Editado por el prestigioso sello discográfico OLD EUROPA CAFE en una edición limitada de 1.000 unidades numeradas a mano, “The Watcher” se convertiría en el penúltimo trabajo de Endvra ya que, tan solo un año después, éste se disolvería tras haber estado creando auténticas joyas musicales desde 1993. Formado por Stephen Pennick y Christopher Walton, Endvra se movería con talento y maestría entre los estilos Ritual y Dark-Ambient, siendo su álbum “The Watcher” uno de los trabajos artísticos más innovadores aparecidos bajo la constante influencia de sus inspiraciones metafísicas de corte esotérico. Y es que el grupo Endvra hizo que sus obras traspasaran totalmente el límite de la vanguardia de la época a través de la creación de bellas composiciones musicales que te transportan a misteriosas atmósferas de soledad, secreto y conocimiento. Por este motivo, los melómanos lectores de Lux Atenea Webzine afines a este seductor estilo musical encontrarán en el interior del álbum “The Watcher” ese estado de intensidad, reflexión y expansión sensorial que tanto placer nos ofrece cuando un tema ha sido compuesto directamente desde el alma. Cincuenta minutos de sensaciones puras imaginadas por Endvra para convertir su música en trascendencia espiritual.

Iniciamos la audición de esta edición original del álbum adentrándonos en un profundo y frío silencio únicamente roto por los latidos de un ser vivo y por el eco producido por las gotas al caer, sonido donde el tempo del fluido al caer provocará alteraciones en el ritmo cardiaco de ese misterioso ser. Este proceso de sonidos evolucionando de forma constante durante toda la obra, hará que las impresiones internas del melómano pasen de un estado inicial de tranquilidad, equilibrio y sensación de vacío en su mente, a otra fase posterior de agitación, intranquilidad y alerta donde se llega a intuir cada inminente sorpresa durante este camino de experimentación de los sentidos. Tras ese estado de placidez inicial, entraremos en una fase de explosión sensorial donde los opresivos espacios se ensanchan, dando paso a un afinamiento de los sonidos que, acercándose a nuestra presencia en una especie de danza de bienvenida, nos llevará a un nuevo espacio sensorial de tímidas emisiones caracterizadas por sonidos muy placenteros. En estos momentos, nuestra capacidad de concentración se eleva, nuestro ritmo cardiaco tiende a sincronizarse con el del ser, y nuestra mente empieza a sentir todo sonido que aparece a nuestro alrededor cada vez con mayor nitidez. Posteriormente, una vez alcanzado ese equilibrio rítmico con la composición, pasaremos a una aceleración del ritmo, a una mayor definición de este extraño mundo que nos rodea, siendo la perfecta percepción mental del sonido en el espacio la que nos permitirá poder fijar claramente el origen de esas fuentes emisoras pero, previamente a la entrada en ese proceso de equilibrio psíquico, nuestros oídos se verán estimulados con una serie de melodías que nos harán salir de una fase contemplativa a otra nueva fase donde la expansión de nuestras emociones será mucho más intensa. Una nueva fase que, por desgracia, tendrá una corta duración, entrando poco a poco en otros espacios más oscuros, hostiles e irritantes, los cuales alterarán totalmente el placentero equilibrio rítmico que habíamos alcanzado.

Poco a poco, iremos comprobando cómo nuestra inmersión dentro de ese nuevo espacio que mengua será constante y sin marcha atrás, quedando nuestra mente en un estado de alerta sensorial mucho más sensible al desconocer qué es lo que nos esperará a continuación. Unas ansias de conocimiento y de descubrimiento que no tardarán en ser satisfechas, comprobando fielmente que nuestro instinto no nos había traicionado en el hecho en sí, pero sí en la forma. Por este motivo, el proceso y la evolución sonora se acelerarán a nuestro alrededor y las apariciones de nuevas fuentes de sonido se verán incrementadas tanto en su duración como en su intensidad, pero permaneciendo siempre un sonido constante de fondo que, como un fiel y experto guía, nos irá psicológicamente sosteniendo en esta nueva fase musical. El final de esta composición prefiero dejarla en manos de vuestra propia experimentación personal, afirmando con total seguridad que la audición completa de este álbum satisfará a aquellos lectores de Lux Atenea Webzine cuyas ansias de experimentación y de conocimiento marcan profundamente su camino en esta vida. “The Watcher” es un ilustre álbum musicalmente alejado de fugaces modas, alejado de pistas de baile, y ni siquiera encontraría sentido si se escuchara durante nuestros quehaceres cotidianos. “The Watcher” es un álbum muy personal y profundo destinado a abrir la mente del melómano a nuevas sensaciones. “The Watcher”, la grandeza artística y conceptual de un álbum intemporal creado hace años por el grupo musical de culto Endvra al que tanto admiro. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.266
.

No hay comentarios:

More Visited: