martes, julio 24, 2012

ALEJANDRO DUMAS “EL CONDE DE MONTECRISTO (VOL. I y II)”.

Lux Atenea Webzine (FACEBOOK).
Lux Atenea Webzine (TWITTER).

Photobucket
Publicado por:   DIARIO EL PAÍS, S.L.
ISBN:  84-96246-51-5 / 84-96246-53-1
Edición:  2004
Páginas:  749 + 693

“Juez y verdugo de su propia causa.”

Esta joya de la Literatura escrita por este genial maestro de la escritura ha logrado convertir la lectura de más de 1.400 páginas en todo un placer. “El Conde de Montecristo” de Alejandro Dumas -padre- (1802-1870) es una irresistible novela fundamentada en las pasiones y en la esencia del espíritu humano ya sea en su cara positiva (justicia, honor, bondad, amor, esperanza, gratitud…) como en su cara más oscura (envidia, egoísmo, traición, injusticia, traición…). Precisamente es esa dimensión tan humana la que convierte a “El Conde de Montecristo” en un libro muy especial y relevante dentro de la mejor literatura escrita en el siglo XIX, y que logrará que los lectores de Lux Atenea Webzine se identifiquen más pasionalmente con su protagonista, Edmond Dantés, según sea de vigorosa y de decidida su actitud en la vida. Un admirable trabajo dedicado al engrandecimiento de la Cultura que llevaría a Alejandro Dumas a dedicar toda su vida a ampliar su labor como escritor dentro del mundo literario a través de obras de ficción, biográficas, ensayos… e incluso renombradas traducciones de obras maestras escritas en lengua no francesa. En cambio, en Francia no sería hasta el año 2002 (coincidiendo con el bicentenario de su nacimiento) cuando sus restos mortales fueron definitivamente depositados en el Mausoleo de Hombres Ilustres en París como gesto de reconocimiento nacional a su obra universal, poniendo fin a una prolongada injusticia cultural en vista al arrollador éxito de sus obras literarias entre los lectores de todo el mundo, sobre todo, gracias a su mítico libro “Los Tres Mosqueteros” (1844). Pero, ¡lo que es la vida!, cuando en ese año 1844 se publicó por primera vez la obra “El Conde de Montecristo” en 28 entregas, fue el propio Alejandro Dumas el que se encargó de que el nombre de Auguste Maquet no estuviera como co-autor de la obra, habiendo quedado su nombre en el olvido hasta nuestros días. Reconocimiento tardío por un lado y oscuridad e ignorancia en la autoría de una obra literaria universal por otro. Así de injusto se presenta algunas veces el mundo de la literatura con los verdaderos creadores de sus obras, una injusticia que precisamente es el leitmotiv del personaje principal en este excelso libro.

“Los corazones más corrompidos no pueden creer en el mal si no lo consideran apoyado en algún interés..”

El libro “El Conde de Montecristo” ha escrito su título con letras de oro en el Templo de la Literatura Universal gracias al intrigante, vibrante y seductor estilo narrativo con el que Alejandro Dumas puliría esta apasionante historia. Una trama marcada psicológicamente por esa trascendencia alcanzada a través de una traumática experiencia de Muerte y Renacimiento: Muerte de su inocencia y de su buenismo a la hora de analizar y juzgar al ser humano, y de Renacimiento tras superar esa muerte no física que le llevará a conocer la autentica realidad humana y la verdad sobre las causas que provocaron sus crueles infortunios, y de las cuales no es culpable, transformándose en un nuevo ser situado más allá del Bien y del Mal que quiere vengarse de todos aquellos que urdieron la traición y también de aquellos que se beneficiaron de ello. Por este motivo, Edmond Dantés tendrá dos caras en la mayor parte de la obra, una bondadosa y voluntariosa en pro de la felicidad de quienes le ayudan y le quieren, y otra más propia de un ángel vengador frío y calculador que lleva a cabo la justicia en persona en vista al total desamparo y sufrimiento injustificado que encuentra en la justicia oficial. En el fondo, Edmond Dantés para de ser un inocente idealista que cree en la bondad y en el esfuerzo personal como medio para ser feliz en la vida, a convertirse en un ser calculador y pragmático que trata de crear su nuevo ideal basándose en las oportunidades que le ofrece la cruda realidad. Lo mejor de todo es que la idea que dio origen a este interesante personaje de ficción la obtuvo Alejandro Dumas de las memorias de Jacques Peuchet. Además, tras la lectura completa de este magnífico libro, me ha resultado muy curioso comprobar que dentro de las diferentes personalidades que toma Edmond Dantés durante la elaboración y ejecución de su plan de venganza (el Maltés, el conde de Montecristo, abate Giaccomo Busoni, lord Wilmore,…), Alejandro Dumas hiciera referencia al personaje de Simbad el Marino de “Las Mil y Una Noches” como una de esas personalidades que interpreta. Un toque exótico muy propio de la fascinación que todo lo oriental provocaba en la sociedad europea del siglo XIX, y cuya presencia en este libro me ha sorprendido con mucho agrado.

“Después del mérito, tan raro, de la infalibilidad, que parece ser suyo, el mayor de todos, en mi opinión, es el de saber reconocer los errores.”

Esta apasionante historia está ambientada en la ciudad de Marsella durante el tumultuoso e intrigante periodo político comprendido entre los años 1814 y 1838 en Francia, unos sangrientos años de intrigas, conspiraciones y cambios de poder donde la nación pasaría por los Cien Días de gobierno bonapartista de Napoleón I y los diferentes gobiernos monárquicos de Luis XVIII, Carlos X y Luis Felipe I. Además, en esta apasionante trama los lectores de Lux Atenea Webzine también podrán conocer la isla de Montecristo (de allí tomará el título de su condado Edmond Dantés tras encontrar el cuantioso tesoro) y otras localidades situadas en el Mediterráneo, Italia y Francia. Y es que esta novela empieza con Edmond Dantés regresando a Marsella para casarse con Mercedes, una preciosa española que es su prometida, porque tras años de trabajo y de dedicación navegando por los mares por fin van a nombrarle capitán de navío, cuyos ingresos garantizarán una buena solvencia económica a su familia. Pero esos años de felicidad que cree aparecer en su futuro más inminente se verán oscurecidos trágicamente tras sufrir la traición de sus amigos, motivo por el cual será arrestado por las autoridades el mismo día de su boda acusado de ser un agente bonapartista, tras haberles llegado una carta donde aparentemente está implicado en una conspiración contra el gobierno. A pesar de su inocencia, Edmond será condenado y encarcelado en el castillo de If, presidio construido en una inhóspita isla situada en las cercanías de la ciudad de Marsella. Allí, los años irán desgastando la moral psicológica y las fuerzas físicas de Edmond al quedar abandonado, llegando a ser encerrado en una dramática celda para presos peligrosos debido a su carácter difícil y violento. Pero justamente allí será donde cambiará radicalmente su suerte.

“Un espíritu lleno de audacia y vigor, que se crecía ante lo imposible con esa energía que sólo caracteriza a los hombres superiores.”

Un error en sus cálculos llevará a uno de los presos, el abate Faria, a cavar un túnel hasta su celda. Un encuentro que cambiará la perspectiva y el ánimo de Edmond Dantés a partir de ese instante, convirtiéndose en su maestro, instruyéndole culturalmente, analizando y deduciendo las causas que le llevaron a la cárcel, y, en su último aliento de vida, a confesarle la localización de un formidable tesoro escondido en la isla de Montecristo. Cuando el abate Faria muere, el sudario con el que cubren su cuerpo será la clave que permita escapar de ese presidio a Edmond, siendo el posterior contacto con unos contrabandistas en el mar el que le lleve a la isla de Montecristo, siendo su ingenio y su capacidad para concebir un plan lo que le permitirá descubrir la situación exacta del cuantioso tesoro sin que las inquisitivas miradas de los contrabandistas puedan sospechar nada. A partir de aquí, esa fabulosa riqueza en sus manos va a permitir a Edmond Dantés ejecutar paso por paso su implacable venganza sobre cada una de las personas que se implicaron en la traición y en la injusticia padecida. Cuando regresa a Marsella descubrirá que la desgracia también cayó sobre sus amigos más fieles y, en cambio, a cada una de las personas que participaron en esa vil denuncia contra su persona, la suerte les ha sonreído en la vida de distintas formas, incrementando sus ansias de venganza desde la más absoluta frialdad y pragmatismo. Pero la peor noticia llegará cuando descubra que su prometida Mercedes se ha casado, y ha tenido un hijo, con una de las personas implicadas en ese complot urdido contra él. La venganza del conde de Montecristo habrá empezado y caerá sobre todos los culpables como si fuera una apocalíptica plaga bíblica sobre sus vidas. “El Conde de Montecristo”, la firme, imparable e inmisericorde voluntad de venganza de una persona ante la cruel injusticia sufrida. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Existen los cultos y los sabios, la memoria hace a unos y la filosofía a los otros.”

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (LITERATURA) (Pulsa Aquí).

Lux_Atman

Artículo Nº:  1.274
.

No hay comentarios:

More Visited: