martes, junio 05, 2012

WILLIAM SHAKESPEARE "MACBETH" Ilustrado por FERENC PINTÉR.

JORGE LUIS BORGES OBRAS COMPLETAS (I).
WILLIAM SHAKESPEARE OBRAS COMPLETAS (XV).

Quiero dar las gracias a la editorial LIBROS DEL ZORRO ROJO por su cortesía con LUX ATENEA WEBZINE.

Photobucket
Publicado por:   LIBROS DEL ZORRO ROJO S.L.
ISBN:  84-96509-29-0
Edición:  2012
Páginas:  162

Una de las grandes obras de referencia cuando se nombra a William Shakespeare (1564-1616) es sin duda alguna Macbeth, porque Macbeth es una historia trágica que atrae nuestro interés porque representa la destrucción como fin para la obtención de poder por encima de todas las cosas. Es precisamente ese “por encima de todas las cosas” el que marcará la obra, pues todo lo que obstaculice la obtención de ese poder será aniquilado y sin tener ningún tipo de consideración por la familia, el honor o la moral. El poder se retroalimenta de poder, y como elemento insaciable de más poder, muchos son los que lucharán por conseguir esa hegemonía, una hegemonía que, en el caso del personaje de Macbeth, termina corrompiendo a este hombre ambicioso y despótico. En esta edición de Macbeth, la editorial Libros del Zorro Rojo ha incluido un interesantísimo prólogo, a cargo de Jorge Luis Borges (1899-1986), como complemento analítico perfecto a esta conocida obra de William Shakespeare. Un análisis histórico-temporal que nos invita a la comprensión de los antecedentes que llevaron a la creación de esta obra. 

Según el erudito Jorge Luis Borges, Macbeth, rey de Escocia, fue un buen gobernante que tras matar a Duncan en una batalla y vencer a los vikingos, fue finalmente invadido por Siward, conde de Nortumbria, el cual obligó a Macbeth a huir. Además, la base de inspiración para la creación de la obra “Macbeth” firmada por William Shakespeare fueron las “Crónicas” de Inglaterra, Escocia e Irlanda redactadas por el cronista Holinshed, añadiendo Borges algunos datos que estimularán la curiosidad de los lectores de Lux Atenea Webzine que decidan adquirir esta obra. Una reveladora información como, por ejemplo, que las obras de Shakespeare no fueron llevadas a imprenta (salvo alguna excepción) porque fueron originalmente creadas para ser representadas en el teatro y no para ser leídas como obras literarias, o cómo se desarrollaron las  impresiones críticas de reconocidos investigadores literarios de la categoría de Miss Delia Bacon, Mark Twain, Luther Hoffman, Hugo o Schlegel, que escribieron sus opiniones sobre Shakespeare y “Macbeth” siglos atrás. Desde mi punto de vista, el prólogo de Borges incentiva y complementa la lectura de esta obra al añadirle ciertas referencias que ayudan al lector a comprender e informarse sobre los detalles que mejoran este clásico. En palabras del propio Borges en referencia a la inmortal obra, “…ahora un sueño del arte, fue alguna vez un hombre en el tiempo”.

Las iconografías del pintor e ilustrador italiano Ferenc Pintér (1931-2008) completan este triángulo de artistas, destacando con esta técnica artística donde el movimiento, la expresividad y la tensión son plasmados en trazos pictóricos que ayudan a la inmersión del lector en la obra. Pintér pone rostro a la muerte, a la traición y a la maldad a través del inteligente uso de los impactantes tonos rojizos y azulados en fondos predominantemente oscuros. Colores vivos y tenebrosos que contrastan con los brillantes matices utilizados en la tiara de Lady Macbeth o la trompeta que es alzada tras las almenas. Unas cualidades que destacan en estas ilustraciones es la fuerza que alcanzan algunas de estas escenas cuyas acciones reflejan lo doloroso, lo sobrenatural y lo trágico, como ocurre en la sobrecogedora decapitación del niño coronado, o en la luna verde que observa a Lady Macbeth mirando las manos ensangrentadas de Macbeth. Entrando más en detalle en alguna de estas obras de Ferenc Pintér, me impresionaron las sonrisas convertidas en afiladas armas desenvainadas por aquellos que conspiran contra Macbeth (cuya frase “Aquí las sonrisas son puñales” inspiró a este gran artista), o el macabro espíritu que brinda por Macbeth, o la misma muerte de Macbeth cuyos pies se hunden en un manto de sangre que representa toda la que acaba derramándose durante la trama de esta obra, y cuyo dinámico movimiento lo arrastra hacia su caída final.

“Macbeth” de William Shakespeare, una lujosa edición de coleccionista que incluye tres perspectivas artísticas distintas que revalorizan esta inmortal obra: un clásico de la literatura, un erudito prólogo y un ilustrador que nos provoca sensaciones intensas. Tres genios del arte que, como símil con la tríada de brujas protagonistas en “Macbeth”, convierten su presencia en algo mágico. Como curiosidad, la imagen utilizada en esta edición, Retrato Cobbe (ca. 1610), es posiblemente la portada original de la obra “Macbeth” que se haya conservado y cuya autenticidad está actualmente abierta a debate.

Atenea

Artículo Nº:  1.229
.

No hay comentarios: