miércoles, diciembre 21, 2011

“EL SILENCIO DE LOS CORDEROS (THE SILENCE OF THE LAMBS)”.

(Connect with us in TWITTER: http://twitter.com/LUXATENEAWEBZIN )

LUX ATENEA WEBZINE conmemora el 20º ANIVERSARIO de la película “EL SILENCIO DE LOS CORDEROS” (1991).

Photobucket
Director: JONATHAN DEMME Guión: TED TALLY (basado en la novela de Thomas Harris).
Actores principales: JODIE FOSTER (Clarice Starling), ANTHONY HOPKINS (Dr. Hannibal Lecter), TED LEVINE (Buffalo Bill), SCOTT GLENN (Jack Crawford).
País: EE.UU Año: 1991 Productora: ORION PICTURES. Duración aprox.: 114 minutos
Publicado en España por: MGM HOME ENTERTAINMENT AÑO: 2006 Formato: 2 DVD´s (EDICIÓN DEFINITIVA)

“Sufrimiento – Agonía – Dolor. Te encanta”

Galardonada con importantes premios cinematográficos entre los que destacan sus cinco Oscars (mejor película, mejor guión adaptado, mejor director, y mejor actor y actriz) y el Globo de Oro a la mejor actriz, la extraordinaria película “El Silencio de los Corderos” ha cumplido su vigésimo aniversario este año 2011. Considerada una de las mejores películas dentro de cine de suspense, este largometraje es un sobrecogedor thriller con un atractivo guión basado en la famosa novela escrita por Thomas Harris. Una película sombría, triste, tal vez, por esa ambientación gris donde el Sol siempre está cubierto por las nubes, o cuando éste aparece con su luz en el cielo, siempre es en amaneceres o en anocheceres. Su protagonista principal, Clarise Starling, es una agente del FBI deseosa de trabajar en el departamento de ciencias del comportamiento encargada de esclarecer el dramático y sangriento caso de Buffalo Bill, un psicópata dedicado a asesinar mujeres de una talla muy concreta para luego arrancarles la piel. Pero también en ese mismo caso, Clarise tendrá que tratar con otro psicópata llamado Hannibal Lecter, un psiquiatra conocido con el apodo de Hannibal el caníbal, que se ha convertido en la pieza clave de esa investigación para poder descubrir la verdadera identidad de Buffalo Bill. La película “El Silencio de los Corderos” destacó en su momento por reflejar con precisión y detalle en la gran pantalla, toda la lógica y la metodología seguidas por el FBI en la investigación de los casos de asesinato (teniendo siempre en cuenta los avances técnicos y científicos disponibles en esta época) y, a lo largo de toda esta intrigante trama, los lectores de Lux Atenea Webzine podrán ir hallando poco a poco las pistas que se van ofreciendo para poder resolver definitivamente este caso. Pero, desde mi punto de vista, la fuerza psicológica que tiene “El Silencio de los Corderos” es la de haber conseguido que el espectador se identificara con la cotidianidad que envuelve la vida de estas víctimas, y con la sensación de indefensión social que le queda al término de la película ante los actos cometidos por estos asesinos a través de sus estudiadas argucias, sus inteligentes manipulaciones y sus violentas acciones (algunas veces impunes) para cometer sus asesinatos. Impresionan algunas escenas como cuando Clarice entra en el lúgubre e infernal pasillo de seguridad en el que se vigilan las celdas de los psicópatas, o el metódico y frío examen del cadáver de una de las víctimas en la funeraria Grieg, o incluso la incómoda sensación que tiene la pequeña agente Clarice cuando está rodeada y siendo observada por altos y corpulentos agentes en el Hall de la funeraria.

“El pulso de él no pasó de 85 incluso cuando le comió la lengua.”

La hipnótica mirada del inteligente y depravado Hannibal Lecter, excelsamente interpretado por el actor Anthony Hopkins, es una de las imborrables imágenes que se quedan en la memoria cuando ves esta película, sobre todo si tienen oportunidad de ver esta película en su versión original. Y es que Anthony Hopkins supo meterse en el difícil papel de este psicópata, sabiendo interpretar con suma maestría y credibilidad cada una de las particularidades psicológicas de Hannibal Lecter. Detalles como su delicado olfato capaz de distinguir sutiles matices y aromas, su mefistofélica capacidad para realizar un psicoanálisis de las personas a las que observa, sus inquietantes gestos, su prepotencia y sus constantes aires de superioridad respecto al resto de los mortales, su plano mental situado más allá de Bien y del Mal, sus despiadados y sangrientos actos ejecutados tan fríamente, su sarcástico y ácido humor,… son algunos de los muchos matices de la personalidad de Hannibal Lecter que Anthony Hopkins supo transmitir con absoluto talento interpretativo. La idea que se queda en la mente del espectador sobre la pragmática, paciente y sutil inteligencia de Hannibal Lecter con la cual es capaz de realizar acciones aparentemente imposibles, dadas las limitadas capacidades de movimiento que han dispuesto las autoridades, elevan aún más la valoración del arte interpretativo mostrado por este actor en la pantalla. Una terrorífica imagen de Hannibal Lecter que ve aumentado su impacto visual y psicológico con la contemplación de las espectaculares medidas de seguridad adoptadas dada su peligrosidad, tanto en prisión como en su traslado. La imagen del guardián colgado con los brazos abiertos en los barrotes de la celda de Lecter como si fuera la macabra figura de un ángel, el siniestro coche fúnebre guardado en el misterioso almacén contratado por Hannibal Lecter, o su sutil caricia al dedo de Clarice cuando le entrega los papeles del informe,… son escenas que visualmente nos atraen y a su vez nos infunden rechazo.

“Codiciamos lo que vemos.”

Pero si el personaje interpretado por Anthony Hopkins nos parece excepcional y totalmente creíble, tampoco se queda atrás la contundente interpretación realizada por el actor Ted Levine en el papel del asesino en serie Buffalo Bill. Una interpretación oscuramente magistral hasta en las burlas de Buffalo Bill hacia sus víctimas tras sus falsos gestos de sensibilidad y clemencia, o en la impactante escena de Buffalo Bill tratando de transformarse mientras la canción “Goodbye Horses” de Q Lazzarus suena como música de fondo. Además, su inquietante y descuidada casa queda como reflejo de esa ambigüedad mental que domina a Buffalo Bill, y a cuyo siniestro sótano, lleno de polillas volando en medio de una degenerada y siniestra decoración, lleva a sus víctimas para ser arrojadas a un agujero en el suelo donde las mantiene vivas y sin posibilidad de escape hasta el momento de su asesinato. Un oscuro hoyo mortal de sangrientas paredes con uñas clavadas en ella que quedan como imagen de la desesperación de esas víctimas por escapar de tan trágico destino, y quedando el caniche blanco y sedoso que Buffalo Bill tiene como mascota como simbólico contrapunto en la pantalla. Una siniestra atmósfera que quedará fielmente reflejada en la angustia y el miedo que nos muestra Clarice cuando se adentra en el sótano de la casa de Buffalo Bill, acrecentada visualmente con la simbología nacionalsocialista repartida por la casa (la colcha, el poster,…), o el juego en la oscuridad que Buffalo Bill practica con Clarice usando unas gafas de visión nocturna. Como apuntes finales a destacar en esta reseña, quisiera subrayar la corta y sorprendente presencia del cantante Chris Isaak en el reparto de esta película, interpretando el papel de agente del comando SWAT desplegado en la sala de espera del ascensor del edificio donde retienen a Hannibal Lecter, e insistir en la adquisición de esta completa edición en la que se ha incluido un segundo DVD con estos interesantes extras de imprescindible visualización: “En el laberinto: cómo se hizo –El Silencio de los Corderos-”, “Detrás de las cámaras, Original”, “Escenas eliminadas”, “Trailer de cine”, “Anuncio de TV”, “El contestador de Anthony Hopkins”, “Escenas inéditas” y “Trailer de -Hannibal-”. “El Silencio de los Corderos”, una película convertida en todo un mito cinematográfico dentro del thriller psicológico más impactante. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“No existe nombre para lo que él es.”

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (PELÍCULAS, CORTOMETRAJES Y DOCUMENTALES) (Pulsa Aquí).

Lux_Atman

Artículo Nº: 1146
.

No hay comentarios: