miércoles, noviembre 16, 2011

“EL HERMITAGE EN EL PRADO -CATÁLOGO OFICIAL DE LA EXPOSICIÓN-” (8 NOVIEMBRE 2011 al 25 MARZO 2012, MUSEO DEL PRADO, MADRID).

(Connect with us in TWITTER: http://twitter.com/LUXATENEAWEBZIN )

Photobucket
Publicado por: MUSEO NACIONAL DEL PRADO, MUSEO ESTATAL DEL HERMITAGE, SOCIEDAD ESTATAL DE ACCIÓN CULTURAL.
ISBN: 84-8480-221-1
Edición: 2011
Páginas: 335

La semana pasada, Atenea y yo tuvimos la oportunidad de poder visitar la impresionante exposición “El Hermitage en el Prado” recientemente inaugurada. Una oportunidad única de poder contemplar y de poder apreciar con sumo detalle esta cuidada selección de más de ciento setenta obras pertenecientes a las más preciadas colecciones atesoradas en el Museo del Hermitage de San Petersburgo, y cuya belleza asombrará a los lectores de Lux Atenea Webzine que decidan dedicar unas horas de su tiempo libre a la Cultura. Gracias a la celebración del Año Dual España-Rusia 2011, el Museo del Prado inició esta aventura entre dos países hermanados por la Cultura realizando una selección de sus más preciados tesoros artísticos para ser expuestos en Rusia en el Museo del Hermitage que, con más de 650.000 personas, se ha convertido en la exposición celebrada en el Museo del Hermitage que ha batido todos los records de asistencia registrados hasta el momento. Ahora, ha sido el Museo del Hermitage el que ha querido corresponder a ese sublime evento celebrado en tierras rusas, y con esta extraordinaria y excelsa selección artística de sus más preciadas obras, ha tratado de mostrar a los españoles el rico y variado tesoro artístico como imagen cultural de Rusia en nuestro país a través de su museo más emblemático y reconocido internacionalmente. Sin lugar a la menor duda, recomiendo a nuestros lectores la compra de este catálogo oficial de la exposición porque, gracias a su completa descripción y explicación de este evento y de todas sus obras, podrán conocer con mayor detalle esa esencia cultural que dio vida a cada una de estas joyas artísticas en honor a la Belleza. Si tuvieran ocasión de poder leer el contenido informativo de este catálogo antes de entrar a sus diferentes salas, y en vista a la organización de la entrada a la exposición en franjas horarias, podrán llegar a conocer con mayor precisión y profundidad cada una de estas obras que llegan a enamorarte, y a querer repetir esta placentera visita.

Photobucket

Como información adicional dirigida a nuestros lectores para facilitarles una visita más detallada a la exposición “El Hermitage en el Prado”, está dividida en varias salas con las siguientes temáticas:

- El entorno del Hermitage.
- El oro de Siberia.
- El oro de los griegos.
- Orfebrería oriental.
- Orfebrería occidental.
- Piedras duras.
- Arte occidental.

En estas salas podrán apreciar desde orfebrería antigua creada por los pueblos siberianos y por los griegos en la zona del Mar Negro, hasta la serie de preciosas obras y lujosos regalos recibidos por zares tanto por las naciones de Occidente como por las de Oriente, hasta llegar a una parte final de la exposición donde la pintura y la escultura occidental de los últimos siglos queda fielmente representada por esta selección de obras de sus colecciones de auténtico lujo y diversidad. Personalmente, puedo afirmar que he disfrutado de una de las mejores exposiciones que haya visitado nunca y, para los lectores que deseen contemplar estas preciosas obras desde el más armonioso detalle y el más absoluto placer artístico, a continuación les describo una parte de mis impresiones ante tal esplendor de la Belleza.

Sin duda alguna, ha habido varias obras que me han llegado al alma y en las que me recreé en su contemplación con total generosidad en el tiempo dedicado. Y creo que cuando el lector de Lux Atenea Webzine se encuentre frente a frente ante ellas, entenderá la profunda magia emotiva contenida en estas joyas del Arte con la que nos irradian, y con la que nos hacen trascender en esta vida:

- “El beso de la Esfinge” de Franz von Stuck. La obra a la que más tiempo dediqué en esta exposición y que más me dejó sorprendido. Su arrebatadora belleza siniestra, su armoniosa combinación de voluptuosidad y entrega con ese brazo en alto tratando de alcanzar lo divino en su abandono terrenal, la fusión de sus pelos en un todo en el que queda definitivamente atrapado, y su hipnótica femineidad a pesar de su letal fiereza te deja entregado en cuerpo y alma a la contemplación de este cuadro hasta la eternidad, si fuera posible. ¡¡¡Qué lástima que no hayan creado un poster oficial de la exposición con esta espectacular escena!!!
- La siniestra belleza de la estatua “La Magdalena penitente” de mi admirado Antonio Canova, y sus proporciones perfectas. ¡¡¡Impresionante!!!
- Los rizos con vida de la grandiosa escultura “Cabeza del genio de la Muerte” de mi admirado Antonio Canova.
- El espectacular y grandioso cuadro de Kandinsky “Composición VI”, cuya contemplación te alegra el alma hasta perder la noción del tiempo.
- La sensualidad característica de Rodin reflejada en la estatua “Primavera eterna”.
- El espectacular sable con vaina iraní como inconfundible símbolo de poder y de riqueza. Cuando te desplazas sin dejar de mirarlo, los brillos de sus diamantes, rubíes y esmeraldas te dejan hipnotizado.

Otras magnificas obras pertenecientes a esta exposición que también les impresionarán por su belleza son las siguientes:

En el entorno del Hermitage destacaría:
- El cuadro “Vista de la calle Sadovaia con la catedral de San Nicolás y el mercado” de Benjamin Patterson, y el detalle del rey a caballo que se puede percibir con claridad en las nubes del centro del cuadro.
- El cuadro “Biblioteca del Hermitage” de Alekséi Vasílievich Tyranov, y el detalle del gran obelisco en el interior de la biblioteca. Espectacular.

En el oro de los griegos destacaría:
- El Phiale y su rica decoración, con delfines en el centro, gorgonas con el detalle de las serpientes alrededor de la cabeza, y las cabezas de los sabios con largos bigotes y barbas en la parte más externa. Impresionante.
- La belleza de los grifos en el brazalete con ciervos y grifos.
- Como no, el precioso colgante con la cabeza de Atenea Partenos.
- La finura de la diadema con nudo de Hércules.

En la colección de orfebrería oriental destacaría:
- El lujo oriental reflejado en la elegante arqueta de plata china.
- El finísimo hilo de oro utilizado en el jarrón con asas en forma de dragón.
- La preciosa caja en forma de cesta tan finamente trabajada que se puede ver perfectamente su interior desde fuera aunque esté cerrada.

En la colección de orfebrería occidental destacaría:
- La lujosa arqueta alemana de Eduvigis Jagellón como exuberante símbolo de riqueza.
- El pinjante de cuarzo del pirata Francis Drake.
- El pinjante de esmeralda con una carabela.
- La suntuosa religiosidad reflejada en el cáliz y la patena de San Petersburgo.
- La curiosa tabaquera de Federico II, rey de Prusia.
- La elegante delicadeza del ramo de acianos con espigas de avena en un jarrón, y el logrado efecto del agua en su interior cuando en realidad no la hay.

En la colección de arte occidental destacaría:
- “La Virgen del Niño”, de Alberto Durero… ¡¡¡precioso!!!
- La fascinante estatua del fauno de Baccio Bandinelli, y el detalle de la pata de carnero colgando en la parte inferior derecha.
- El dibujo de “Carlos IX de Francia” de François Clouet, y el realismo a través del inteligente uso del trazo y de los tonos.
- El cuadro “Tañedor de laúd” de Caravaggio, y la sensación de realismo y de movimiento que transmite. La imagen de este cuadro ha sido elegida como representante de esta exposición tanto en este catálogo como en la publicidad.
- El cuadro “San Pedro y San Pablo” de El Greco, y el realismo de sus miradas, de sus rostros, de sus siniestras manos.
- La inconfundible magia pictórica de Brueghel el Viejo en su “Paisaje invernal con patinadores”.
- La espectacularidad del cuadro de Rubens “Paisaje con un carro de piedras”. Impresiona.
- El soberbio y aristocrático cuadro de Anton van Dick “Henry Danvers, conde de Danby”, y sus ojos, te pongas donde te pongas, parecen que siempre te están mirando fijamente.
- El instante reflejado en el cuadro “Retrato de un estudioso” de Rembrandt. Un fiel reflejo de lo culto.
- El cuadro de Rembrandt “Caída de Háman” y el rostro sobrecogedor del anciano.
- El cuadro de Frans Hals “Retrato de hombre”, y su magnética mirada.
- El impresionante realismo del limón pelado en el cuadro “Bodegón con copas y frutas” de Willem Kalf.
- El realismo de la escena reflejada en el cuadro “La visita del médico” de Gabriel Metsu, y el rostro expectante de la mujer mayor y la sensación que transmite el médico de estar por encima de todo.
- La mirada triunfante reflejada en el cuadro “Moisés con las Tablas de la Ley” de Philippe de Champagne, su viveza, y esas manos que parecen de carne y hueso.
- La sacralidad de la estatua de Lorenzo Bernini “El éxtasis de santa Teresa”.
- La luz que irradia el cuadro “Mercurio coronando a la Filosofía, madre de las Artes” de Pompeo Girolamo Batoni, y su detallado y esclarecedor simbolismo.
- El caballo con alma reflejado en el divino cuadro de Anton Raphael Mengs “Perseo y Andrómeda”, basado en las “Metamorfosis” de Ovidio.
- El gesto y la mirada aristocráticamente soberbia reflejada en el cuadro “El conde Nikolái Dmítrievich Gúriev” de Jean-Auguste-Dominique Ingres.
- Las admirables proporciones del busto de “El emperador Alejandro I de Rusia” de Bertel Thorvaldsen.
- La sensación de inmensidad que transmite el cuadro del maestro Caspar David Friedrich “Amanecer en las montañas”, y el detalle de los pastores contemplando el horizonte.
- La sublime serenidad reflexiva del cuadro “La salida de la Luna: dos figuras masculinas en la orilla” del maestro Caspar David Friedrich.
- La oscura decadencia reflejada en el cuadro de Picasso “La bebedora de absenta”, y su mefistofélica largura de los dedos de las manos.
- La atractiva viveza y la sensación de 3D que el cuadro de Picasso “Mesita en un café (Botella de Pernod)” nos transmite.
- La imperturbable actitud reflejada en el cuadro “Muchacha vestida de negro” de André Derain.

Visitar la exposición “El Hermitage en el Prado” ha sido una de las experiencias culturales más importantes que he vivido en este año 2011 y su recuerdo siempre permanecerá imborrable en mi memoria, sobre todo, con las impresiones y emociones recibidas en la prolongada contemplación del inolvidable cuadro “El beso de la Esfinge” de Franz von Stuck. “El Hermitage en el Prado”, un lujo cultural de imprescindible visita en la milla de oro de la pintura en Madrid. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (LITERATURA) (HERE).

Lux_Atman

Artículo Nº: 1111
.

No hay comentarios:

More Visited: