martes, octubre 25, 2011

AARÓN RODRÍGUEZ SERRANO y FAUSTINO SÁNCHEZ GARCÍA “RETRATOS DE FAMILIA - TRÁNSITOS DEL CINE (“INFIEL” BERGMAN-ULLMANN / “YI-YI” EDWARD YANG)”.

Quiero dar las gracias a la editorial SHANGRILA TEXTOS APARTE por su cortesía con LUX ATENEA WEBZINE.

Photobucket
Publicado por: SHANGRILA TEXTOS APARTE.
ISBN: 84-939366-0-0
Edición: 2011 (Recibido como Promocional)
Páginas: 301

“Que en Occidente el padre ha sido paulatinamente despojado de su investidura simbólica es algo tan evidente que se deja sentir en todos los ámbitos de la cultura popular.”

La impresionante obra “Retratos de Familia” es un interesante y acertado ensayo sobre dos películas rodadas por directores de cine que se caracterizaron por llevar al espectador a la contemplación de una realidad familiar que, en la mayoría de los casos, no les resultaba del todo ajena. Tanto Bergman en su película “Infiel” como Edward Yang en su largometraje “Yi-Yi” ofrecieron ese cine de reflexión único y especial donde las perspectivas del director sobre asuntos delicados relacionados con la familia y su realidad respecto al presente social, se convirtieron en la base fundamental de unas tramas cinematográficas que invitan al espectador al análisis de su realidad social, familiar e individual. Sin duda alguna, desde mediados del siglo XX, el mundo está viviendo en un presente cada vez más acelerado y en constante cambio, y que está llevando consigo la confusión y la inestabilidad a los roles que, hasta ese momento, venían viviendo las personas dentro de la estructura social. Una tragedia que se está viviendo en la desintegración familiar ante el empuje de la sociedad moderna impulsada por la sociedad del bienestar del siglo XX, y que en este siglo XXI, de nuevo la familia se está viendo obligada a un nuevo cambio radical en su estructura y sentido cuando aún no ha logrado asimilar del todo esas bases individualistas, fruto de la modernidad, para encajarlas dentro de las fuerzas centrífugas que cohesionan a la propia familia. La posmodernidad, íntimamente relacionada con los cambios sociales que está provocando la globalización junto a la comunicación en tiempo real en todo el mundo, está aumentando las exigencias de adaptación de la familia a esta nueva corriente existencial marcada por el cambio constante y por la reactualización mental de las personas si estas desean ver su individualismo florecer en este expansivo mundo tecnológico que se está reactualizando prácticamente cada cinco años. “Retratos de Familia” es un excelente ensayo donde la explicación detallada del trasfondo intelectual y social de estas dos grandes películas se termina transformando en el método perfecto para dar sentido a ese reflejo cinematográfico sobre la muerte de la familia tradicional, debido al triunfo de la modernidad en la sociedad. Seguramente, tras la lectura de esta inteligente obra que incita al análisis de nuestro presente y futuro, el lector de Lux Atenea Webzine también acabará intuyendo el inminente declive de la familia moderna en este siglo XXI en pro de la expansiva posmodernidad. La modernidad ha logrado alcanzar la cúspide social en los países más avanzados del mundo, pero será la corriente posmoderna la que va a definir la estructura y los valores sociales en las próximas décadas, obligando a una nueva adaptación para poder asimilar a esa nueva humanidad que ya se vislumbra, y donde la endiablada evolución científica, técnica, económica, social e intelectual solamente encuentra su armonía en los postulados posmodernos. Mucho más aún, con el inminente asentamiento en la sociedad de unos postulados posindustriales ante la crisis mundial de valores y ante el rotundo fracaso de las realidades humanas de corte tradicional en todo el planeta, independientemente de las culturas que las crearon y por diferentes que estas sean.

“Cada vez resulta más y más difícil definir con cierta precisión qué cosa podría ser una familia.”

“Infiel” y “Yi-Yi” son dos películas distintas en su concepto, pero unidas por una mirada crítica y analítica de la realidad de las familias ante los cambios sociales y culturales que afectan directamente a cada uno de los miembros pertenecientes a ella. Unas obras cinematográficas donde las ilusiones, las esperanzas, la identificación y/o el rechazo a las estructuras de poder que cohesionan y dan sentido a la familia, son desveladas al espectador a través del objetivo de la cámara tras haber entrado en la intimidad familiar para mostrar todo aquello que solía permanecer en secreto dentro de las paredes del hogar. Como directores de cine, Bergman refleja el colapso de la familia patriarcal mientras Yang muestra el contraste existente entre las diferentes generaciones pertenecientes a una familia y cómo esas culturas, distintas entre sí, son fruto de problemas y de falta de entendimiento entre ellos. Yang analiza a la familia desde una perspectiva condicionada por la visión del dolor y de la necesidad natural de ser parte de algo personal e íntimo. En cambio, Bergman se centra más en todo lo oscuro que se oculta tras el telón de la familia y que condiciona la relación entre los miembros pertenecientes a ella y a la evolución de sus diferentes personalidades. Pero ya sea desde una mirada u otra, el nexo de unión entre Bergman y Yang está basado en la crisis de la familia como entidad debido a la revolucionaria evolución que la mente humana ha experimentado durante el último siglo, y cuyo difuso final no parece augurar momentos de estabilidad para el concepto de familia tal y como la conocemos actualmente.

“Su catarsis se ha producido después de una etapa de represión presumiblemente larga, en la que sus intentos de hacer desaparecer los problemas haciendo como si no existieran han desembocado en fracaso.”

Individualismo y desapego son palabras que serán valoradas cada vez más por las futuras generaciones a la hora de poder realizarse en la vida con plenitud, y ese individualismo versus colectivo, y ese desapego versus implicación, llevarán a las personas que formen parte de esas generaciones a tratar de adaptar la familia a esos nuevos valores que tanto necesitan en la vida para poder sentirla y disfrutarla. Desde luego, de lo que no cabe la menor duda es que las películas “Infiel” y “Yi-Yi”, de Bergman/Ullmann y Yang respectivamente, son fieles ejemplos cinematográficos de la decadencia experimentada por la familia tradicional debido a la modernidad dominante en la sociedad, pero habiendo sido creadas desde perspectivas muy distintas por sus directores, y todas las incógnitas que se plantean quedan totalmente en el aire ante los vientos posmodernos que ya se están divisando en el horizonte del siglo XXI. Para todos los lectores de Lux Atenea Webzine interesados en la adquisición de este excelso libro, quisiera informarles que solamente se puede adquirir a través del blog oficial de la editorial SHANGRILA EDICIONES (HERE), o en las librerías “Ocho y Medio” y la Filmoteca de Madrid, librería “La Central” (Barcelona) o en la librería “Railowsky” (Valencia). “Retratos de Familia”, el profundo análisis de dos magníficas películas sobre la seguridad familiar y la inseguridad personal, o viceversa. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“El cine ha sido, sin duda alguna, uno de los mejores testigos de la crisis de la familia tradicional durante todo el siglo XX en Occidente.”

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (LITERATURA) (HERE).

Lux_Atman

Artículo Nº: 1100
.

No hay comentarios: