jueves, junio 09, 2011

NICHOLAS BLAKE “LA BESTIA DEBE MORIR”.

Photobucket
Publicado por: DIARIO EL PAÍS, S.L.
ISBN: 84-96246-92-2
Edición: 2004
Páginas: 222

Nicholas Blake es el seudónimo utilizado por el laureado poeta irlandés Cecil Day-Lewis (1904-1972) y tras el cual escribiría varias novelas policiacas cuyo protagonista, el detective Nigel Strangeways, le encumbraría a la fama. Una de esas novelas es “La bestia debe morir” escrita en forma de diario. Con este estilo literario, Cecil Day-Lewis nos relatará con total frialdad cómo el protagonista inicial de esta historia, el escritor Frank Cairnes, quiere matar al asesino de su hijo tras haber muerto en un accidente, a pesar de que no sabe ni quién es, ni dónde vive, ni cómo es su aspecto… pero de lo que sí está seguro es que lo encontrará para matarlo. Así arranca esta desesperante búsqueda de la venganza donde la convicción absoluta de Frank Cairnes en su objetivo, pese a la ardua tarea que le espera, irá sumergiendo al lector en una sensación de pesimismo y esperanza que alcanzará su punto álgido cuando finalmente encuentre al asesino y analice con todo detalle su asesinato. Pero las cosas no siempre salen como se habían planeado, y ni como el lector se esperaba.

El remordimiento, el miedo al error tras señalar a un falso culpable, la necesidad de una reafirmación personal, la analítica manipulación, y, al fin y al cabo, la inteligencia, serán las claves que atraigan al lector de Lux Atenea Webzine a la lectura de esta obra porque una de las características que más nos atrae a los fieles lectores de novelas policiacas, es cuando aparentemente tenemos todas las pruebas ante nuestros ojos y tendemos a buscar, cuestionar y decantarnos por un culpable. Este es el caso de la novela “La bestia debe morir”, una lectura que se convierte en un juego de inteligencia entre Nicholas Blake y el lector, entre el asesino y Nigel Srangeways, y donde aspectos como los enredos amorosos, las mentiras y los secretos de familia, las fútiles coartadas, y los odios anónimos serán los detalles que adornarán este lúgubre escenario. Aparecerán personajes muy dispares entre sí como, por ejemplo, Phil, el hijo educado bajo el yugo familiar; Violeta, la esposa servicial y sumisa; o mistress Rattery, la anciana victoriana cuya principal motivación es el honor familiar. Pero el personaje que más les sorprenderá será el detective Nigel Strangeways, hombre conocedor de la mente humana, el cual nos clarificará todos los interrogantes de esta trama. “La bestia debe morir”, una novela basada en una historia de ira y redención con un pequeño toque de justicia humana.

Atenea

Artículo Nº: 1.000
.

No hay comentarios:

More Visited: