jueves, abril 14, 2011

OSCAR WILDE “LA BALADA DE LA CÁRCEL DE READING”.

(Connect with us in TWITTER: http://twitter.com/LUXATENEAWEBZIN )

Photobucket
Publicado por: EDICIONES HIPERIÓN, S.L.
ISBN: 84-7517-519-5
Edición: 2008
Páginas: 125

“No se celebran oficios el día
en que se ahorca a un hombre:
el corazón del capellán está demasiado asqueado
o su rostro está lívido
o hay algo escrito en sus ojos
que nadie quiere ver.”


A principios de enero del año 2007 publiqué en Lux Atenea Webzine una reseña sobre la obra maestra de la literatura “De Profundis” de Oscar Wilde (Para leer, pulsa Aquí). Probablemente, “De Profundis” sea su obra más dramática escrita por este genio de las letras pero, en su último libro “La Balada de la Cárcel de Reading”, será donde los lectores de Lux Atenea Webzine puedan llegar a hacerse una idea del alcance de los sufrimientos y penalidades padecidos por Oscar Wilde durante su permanencia en la prisión de Reading. Dos años encerrados entre sus muros donde la brutal opresión del sistema carcelario de la época, junto al profundo sentimiento interno de culpabilidad que le rompe por dentro el espíritu durante este duro periodo, llevarán a Wilde a un estado de decadencia y desesperación absoluto que le llevará en las calles parisinas a caer directamente en su tumba, poco tiempo después. Cuando lean los poemas que dan vida a su obra “La Balada de la Cárcel de Reading”, comprobarán cómo ese reo condenado a la horca, a quien está dedicado este libro, es observado consciente o inconscientemente por el propio Wilde como un presagio del destino reservado a su quebrado espíritu. Con versos de los que emanan constantemente efluvios de sufrimiento, desesperación y muerte, ese oscuro y aterrador periodo de tiempo que el condenado ha de esperar siempre antes de ser ejecutado se transforma en la fuente de inspiración principal de un Oscar Wilde preso cuya ánima siente condenada al infierno por haber caído en la trampa tramada por el vicio y el pecado para su perdición.

“Pero es macabro de ver el árbol de la horca
con su raíz mordida por la víbora
y, verde o seco, un hombre ha de morir
para que ese árbol dé su fruto.”


Oscar Wilde lo tuvo todo, pero Wilde cayó en el error de creerse capaz de cambiar a una sociedad victoriana donde hipocresía social era aceptada como normalidad y como garantía de estabilidad para la nación inglesa. Wilde pensó que si esa sociedad le consideraba un ejemplo de genialidad y de inteligente comportamiento en público, si les mostraba aquello que no deseaban ver, ellos se rendirían al sentido de su reivindicación. Como un mesías en defensa de la verdad, Wilde dejó de esconder su homosexualidad, y decidió mostrarse en público tal y como él realmente era. Pero la sociedad británica victoriana donde esas tendencias eran consideradas como un tabú, y más, si el hombre estaba casado, como era el caso de Wilde, terminó considerando su nueva actitud como un desafío a la sociedad y como una burla de Wilde hacia el público que le habían adorado y encumbrado al éxito. El peso de la ley caería sobre Wilde con el agravante de tomar su caso, de gran impacto social, como ejemplo público de lo que les sucederá a todos aquellos que decidan trasgredir las leyes éticas y morales en vigor, pero para Wilde, lo que verdaderamente le romperá el espíritu es la traición de su amante, Bosie, al ignorarle y dejarle solo durante su encarcelamiento en Reading.

“Él descansaba como quien yace y sueña
en un gustoso prado;
los guardianes le guardaban mientras dormía
y no comprendían
cómo podía alguien dormir tan dulce sueño
con el verdugo tan a mano.”


Mientras Wilde estuvo arriba gozando de las mieles del éxito, Bosie se acercó a él como una mosca atraída por la miel, y cuando esa situación de privilegios, de vida acomodada y de prestigio social se terminó, Bosie no dudó un instante en abandonar a su suerte a Wilde mientras se hundía poco a poco en el fango del rechazo social que lo estigmatizó. Mientras en “De Profundis”, Wilde lamenta la actitud de Bosie que tanto le hiere, Wilde en “La Balada de la Cárcel de Reading” tiene ya asumida la traición de Bosie mientras camina con miedo y angustia hacia un trágico futuro que sabe que acabará con su vida en poco tiempo, al igual que le sucedió al reo condenado a muerte a quien dedica estos versos. La única diferencia existencial que diferencia a Wilde de este condenado es la actitud ante la muerte que tanto sorprenderá a este escritor durante los días previos al ajusticiamiento. Una serenidad del asesino condenado a morir en la horca que no llega a entender del todo frente al dolor y a la desesperación motivada por su sentimiento de culpabilidad. Además, en esta ilustre edición, esa tenebrosa esencia que de “La Balada de la Cárcel de Reading” emana, ha sido potenciada por las ilustraciones creadas por el artista John Vassos tras inspirarse con la crudeza de estos oscuros versos. Unas impactantes ilustraciones en perfecta armonía con el infernal mundo reflejado por Wilde en esta balada. “La Balada de la Cárcel de Reading”, junto a su obra “De Profundis”, Oscar Wilde da por cerrado su testamento sentimental y emocional reflejando las miserias y las tragedias que finalmente se terminan convirtiendo en la auténtica realidad de la existencia humana sobre la tierra. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Mas nunca gana quien juega con el pecado
en la secreta casa de la vergüenza.”


Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (LITERATURA) (Pulsa Aquí).

Lux_Atman

Artículo Nº: 959
.

No hay comentarios: