jueves, abril 28, 2011

“MARS ATTACKS!”.

Photobucket
Director: TIM BURTON Guión: JONATHAN GEMS
Actores principales: JACK NICHOLSON (presidente James Dale / Art Land), GLENN CLOSE (Primer Dama Marsha Dale), ANNETTE BENING (Barbara Land), PIERCE BROSNAN (profesor Donald Kessler), DANNY DEVITO (Rude Gambler), SARAH JESSICA PARKER (Nathalie Lake), MARTIN SHORT (secretario de prensa Jerry Ross), MICHAEL J. FOX (Jason Stone), NATALIE PORTMAN (Taffy Dale), ROD STEIGER (general Decker), JACK BLACK (), TOM JONES, JIM BROWN (Byron Williams), SYLVIA SIDNEY (Florence Norris)
País: EE.UU Año: 1996 Productora: WARNER BROS. Duración aprox.: 102 minutos
Publicado en España por: WARNER HOME VIDEO ESPAÑOLA, S.A. Formato: DVD

“Venimos en son de paz.”

No sé cuántas veces habré visto la película “Mars Attacks!” a día de hoy y, a pesar de ello, cada vez que vuelvo a verla me sigue encantando con la misma pasión del primer momento que la vi en Madrid en una sala de cine. Y es que, en esta inolvidable obra cinematográfica, el genial director de cine Tim Burton ha logrado convertir una película de ciencia-ficción en una ácida y sarcástica comedia donde la esencia del ser humano queda al descubierto a través de una raza marciana decidida a invadir el planeta Tierra. A través de la música de Danny Elfman, que con solo escucharla unos instantes ya sabes que vas a ver un largometraje de Tim Burton, los lectores de Lux Atenea Webzine podrán sumergirse en un espectacular despliegue audiovisual donde las espectaculares escenas de acción y el intenso discurrir de su trama, les dejarán enganchados a su asiento durante más de hora y media. En “Mars Attacks!”, el maestro Tim Burton realiza un merecido homenaje cinematográfico a la colección de cromos del mismo nombre aparecido en el año 1962. En este fascinante largometraje, Tim Burton se alejó de las ambientaciones predominantemente siniestras y oscuras que venían siendo características de sus películas rodadas hasta entonces, ofreciéndonos una atmósfera mucho más luminosa y alegre pero sin perder totalmente ese acercamiento al horror que tanto le atrae. Colores intensos, plasticidad en las imágenes con diseños muy cuidados tanto en escenarios como en los vestuarios, encuadres perfectos, admirables movimientos de cámara, preeminencia de los gestos de los personajes en cada escena,… dan esa esencia pura que solamente el Séptimo Arte puede ofrecernos. Pero, por encima de todo, son los impresionantes diseños que contemplamos en “Mars Attacks!” los que, en manos del talento de Tim Burton, terminan convirtiéndose rápidamente en iconos de esta obra que indeleblemente quedan grabados en nuestra mente, y que recordamos inmediatamente en cuanto escuchamos cualquier mención a su título. Además, detalles como el anillo-ojo, la máquina utilizada por los marcianos para uniformar a sus soldados, el robot gigante, el vestido de la espía, incluso, sus andares, se convierten en claros ejemplos de su genialidad mientras jeeps, utilitarios, tractores, sillas de ruedas,… con esqueletos humanos carbonizados van desfilando ante nuestra impresionada mirada.

Indudablemente, hay escenas en “Mars Attacks!” que te marcan por su sorprendente concepto y mensaje, como en la escena donde el perrito se lleva la mano humana separada del cuerpo, cuando vemos al líder de los marcianos mirando el poster central de la revista Playboy, cuando el salón Kennedy de la Casa Blanca pasa del mito a la realidad de la pantalla, cuando los hijos del exboxeador se toman el ataque contra los marcianos como si estuvieran jugando a un videojuego en vivo, cuando las vacas ardiendo en estampida se presentan ante nuestros atentos ojos al principio de la película, cuando somos testigos en el bunker del discurso político ofrecido por el Presidente de los EE.UU ante el líder de los marcianos para alcanzar la paz,… pero, sobre todo, es la impactante escena de los marcianos en el Congreso la que marcará ese punto de no retorno que acabará desembocando en el satírico final de la película. Y es que en “Mars Attacks!”, parece que la historia se ha invertido para la civilización humana ante una raza extraterrestre cuya alta tecnología convierte a nuestros avances científicos más avanzados en algo que raya lo ridículo. Un sentimiento de inferioridad ante tales demostraciones de poder tecnológico que invita a los líderes de los gobiernos a una Política de Apaciguamiento con los invasores a cualquier precio, pese a que la agresividad y la violencia demostradas por los marcianos son constantes. Unos brutales e inmisericordes actos que son interesadamente interpretados por los líderes políticos como errores o malentendidos en su falsa esperanza de poder alcanzar la paz con ellos para, así, poder tener acceso a su tecnología.

La escena de la paloma es una muestra clara de la actitud belicista con la que vienen los marcianos a la Tierra, y que se hará presente en pantalla a los espectadores a través de los diabólicos juegos con los que los marcianos se divierten con los monumentos más representativos de la Humanidad conservados hasta ahora. La malvada ironía y el despiadado humor negro del líder de los marcianos, su visceral rechazo a la presencia de las aves volando libremente a su alrededor, el uso de su alta tecnología para jugar con los seres sin importarles en absoluto sus sentimientos, cómo con sus avances científicos se burlan de la vida a su antojo,… ¿les suena de algo esa actitud? ¿Cuántos pueblos y civilizaciones recibieron con muestras de paz y concordia a las potencias occidentales, y fueron posteriormente ultrajados, explotados y/o aniquilados? Pero la película “Mars Attacks!” no está dirigida a realizar una crítica de la cultura occidental en particular, sino de la máxima humana por la cual una civilización con mayor poder y tecnología siempre termina sometiendo a otras culturas y pueblos no tan avanzados en la gran mayoría de los casos a través del uso de la fuerza. Además, el uso de la fuerza combinada con el hábil uso del engaño siempre se convierte en una unión letal como así se puede comprobar en esta película con la manipulación que los marcianos hacen de la televisión utilizada como medio de propaganda para tapar sus verdaderas y violentas intenciones.

De “Mars Attacks!” me encanta contemplar el espíritu psicológico y analítico con el que Tim Burton lleva a la gran pantalla el pensamiento humano en sus diferentes manifestaciones y personificaciones. Una variedad de perspectivas humanas relacionadas totalmente con su realidad y que, independientemente de la época histórica o la cultura que seleccionemos, en ella siempre llegaremos a encontrar a individuos con un enfoque científico pacifista de la vida (Pierce Brosnan / profesor Donald Kessler), otros con una visión mucho más alarmista y belicista ante lo desconocido (Rod Steiger / general Decker), personas con caprichosas actitudes motivadas por su privilegiada posición social (Glenn Close / Primera Dama Marsha Dale) y que afectan a su propia familia (Natalie Portman / Taffy Dale), otras en cambio aprovechan esa ventajosa posición dentro del círculo del poder para darse a la buena vida (Martin Short / secretario de prensa Jerry Ross), personas cursis y extravagantes en su artificial imagen pública (Sarah Jessica Parker / Nathalie Lake) mientras otros oportunistas buscan su oportunidad (Michale J.Fox / Jason Stone), individuos apasionados del juego donde la vida únicamente existe en el casino (Danny DeVito / Rude Gambler), personas acomodadas con mentalidades inmaduras claramente identificadas con los postulados new age (Annette Bening / Barbara Land), ancianos que parecen que están en su mundo pero en cambio se enteran de todo (Sylvia Sidney / Florence Norris),… en definitiva, un recorrido por las diversas formas con las que los humanos perciben y sienten este mundo, y que en esta película, al ser observados desde la distancia, parecen darnos una imagen un tanto ridícula y sin sentido. Dentro de este apartado interpretativo, quisiera destacar los excelentes papeles interpretados por el admirado actor Jack Nicholson, ya sea como presidente de los EE.UU (presidente James Dale) o como avaricioso capitalista al que solamente le importa una cosa, el dinero (Art Land). Completando este abanico artístico, los lectores de Lux Atenea Webzine también podrán disfrutar con la interpretación realizada por el actor secundario Jim Brown en el papel de un exboxeador empleado en un casino para poder sacar adelante a su familia, o en ese toque musical surrealista protagonizado por Tom Jones que terminó convirtiéndose en la inconfundible canción de referencia de la película. “Mars Attacks!”, la magia de Tim Burton en una invasión extraterrestre que expondrá al lado oscuro del ser humano frente al espejo. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“No huyáis. Somos vuestros amigos.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 975
.

No hay comentarios:

More Visited: