jueves, abril 14, 2011

RAFAEL BARROSO CABRERA y JORGE MORIN DE PABLOS “LA IGLESIA VISIGODA DE SAN PEDRO DE LA NAVE”.

PhotobucketEn Memoria de Pablo Castaño Castaño, párroco de San Pedro de la Nave entre los años 1989 y 1995, fallecido el pasado día 5 de abril de 2011.


Publicado por: EDICIONES B.M.M. & P, S.A.
ISBN: 84-605-6193-3
Edición: 1997
Páginas: 145

“Merece la pena destacar que toda la composición está rodeada de símbolos eucarísticos (racimos de uvas, racimos formando cruces, cruces) por la vinculación mística que existe entre los sacramentos del bautismo y la eucaristía.”

Este libro es la obra más completa y documentada que haya leído sobre esta iglesia visigótica única en toda España. Declarado monumento nacional en el año 1912, la Iglesia Visigoda de San Pedro de la Nave es uno de esos templos en el que aún se pueden respirar aquellos aires sacros propios de un cristianismo donde la ceremonia religiosa se mantenía con su ritual original. Durante mi visita, hablando sobre diversos temas relacionados con esta antigua iglesia y con el cristianismo, el párroco me sorprendió al comentarme que desde la Diócesis estaba interesada en volver a retomar la ceremonia religiosa cristiana que se oficiaba en época visigoda según el rito hispano-mozárabe (principalmente, se diferencia del rito latino vigente en la actualidad por su mayor duración, por el uso del incienso en la ceremonia, el sacerdote oficia de espaldas a los fieles, la paz se da antes de la eucaristía, el pan y el vino son entregados al sacerdote por los fieles, el credo se reza antes de la comunión,…), y que desde el año 1080 no se ha vuelto a celebrar en esta iglesia. Pese al largo periodo de tiempo que ha pasado desde su construcción (siglo VII), resulta sorprendente cómo ha podido permanecer en tan buen estado de conservación en vista al magnífico estado de muchos de sus capiteles. Aunque en el siglo XX esta iglesia tuvo que ser trasladada piedra a piedra desde su emplazamiento original en la orilla del río Esla hasta el actual en El Campillo (Zamora), debido a los planes de construcción de la presa de Ricobayo que amenazaba con dejarla sumergida bajo las aguas, y gracias al empeño de Manuel Gómez Moreno y del arquitecto Alejandro Ferrant Vázquez en su reemplazamiento y reconstrucción (1930), podemos admirar en el siglo XXI este templo visigótico que ha sido testigo de los distintos hechos históricos ocurridos en tierras zamoranas desde antes del inicio de la invasión musulmana de España hasta nuestros días.

“Más importante es, a nuestro juicio, el hecho de que estos siete rostros constituyan un símbolo de los siete sellos que cierran el libro de la vida (Apoc. V).”

Te sorprende el tamaño que tiene este templo, las dimensiones de sus arcos de herradura, la incomparable perfección de sus frisos, la espectacular calidad que aún conservan sus decorados capiteles y las escenas bíblicas que en ellos se representan desde el más puro estilo de la época (las más conocidas y admiradas son “el sacrificio de Isaac” y “Daniel en el foso de los leones” cuya belleza te invita a perder la noción del tiempo contemplándolas), las palabras y signos grabados en sus piedras, los misteriosos símbolos grabados en sus paredes exteriores de enigmático y esquivo significado,… incluso en esta iglesia se sigue conservando un Horologio de la época, o Reloj de Pie (reloj de Sol que utiliza la longitud de la sombra humana para poder conocer la hora del día), que es el mejor conservado en toda España. Además, en este año 2011 han finalizado los trabajos de limpieza de su cubierta realizados en San Pedro de la Nave para evitar goteras y humedades en el interior del templo, en unas labores de conservación tan necesarios hoy día para salvaguardar estas joyas de la arquitectura religiosa española y europea (en toda Europa solamente se conserva otra iglesia visigoda de parecidas características a la de San Pedro de la Nave en territorio alemán). “La Iglesia Visigoda de San Pedro de la Nave”, un patrimonio histórico único que aún sigue conservando la sublime belleza espiritual que lo vio nacer. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Tal como se deduce del estudio de su decoración escultórica, actualmente parece claro que la iconografía de la iglesia zamorana sigue fielmente un manuscrito de temática apocalíptica. Un ejemplar iluminado de un –Comentario al Apocalipsis- anterior a la compilación de Beato de Liébana.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 962
.

No hay comentarios: