viernes, abril 01, 2011

H.P. LOVECRAFT “EL BUQUE MISTERIOSO”, “LA BESTIA DE LA CUEVA” y “EL ALQUIMISTA”.

H.P. LOVECRAFT: OBRAS COMPLETAS (3).

Photobucket


Publicado por: VALDEMAR
ISBN: 84-7702-529-0
Edición: 2008
Páginas: 827

Continuando en la línea de historias navales que vimos en “La botellita de cristal”, cuando H.P. Lovecraft tenía doce años de edad escribió “El buque misterioso”, una historia que no fue publicada hasta 1959, y que fue presentada en forma de folleto de doce páginas a pesar de que recientemente ha aparecido, entre los textos de Lovecraft, una versión revisada que casi dobla a la original. “El buque misterioso” es un relato dividido en nueve capítulos donde se explica cómo la paz reinante en una pequeña población, llamada “Ruralville”, es alterada al llegar un extraño bergantín al puerto. A partir de entonces, las extrañas desapariciones de personas se sucederán capítulo tras capítulo, unido a las turbias intenciones de los piratas que se situarán en un segundo plano dentro del propio relato, transportándonos a través de frases breves a Estados Unidos, Madagascar, e incluso a la llamada “Tierra de Nadie” en el Polo Norte. Saltos en el espacio/tiempo en los que no profundizará el autor, pero que dejarán entrever su innata impulsividad narrativa al intentar plasmar en el papel, muchas de las ideas y conceptos que desencadenarán un desenlace final cerrado en los tres últimos capítulos.

“La bestia de la cueva” y “El alquimista” son los únicos cuentos que se salvaron cuando en 1908, Lovecraft destruyó sus primeros escritos adolescentes. El lector de Lux Atenea Webzine que lea “La bestia de la cueva” (1904-1905), se encontrará con uno de los primeros miedos de Lovecraft reflejados en una de sus obras, y que llegaría incluso a reconocer en una carta años después: su miedo a los espacios grandes y cerrados. La trama, descrita en primera persona, nos presenta a un hombre que estando de visita en una laberíntica caverna llamada “Cueva del Mamut”, pierde el contacto con sus compañeros, quedándose solo y desorientado en la oscuridad. A partir de aquí, sus pensamientos sobre la muerte por inanición serán el reflejo de su lógica pesimista que no le ayudará a solucionar esa difícil situación. La ausencia de esperanza será un preludio del desasosiego que alterará su realidad cuando el protagonista encuentra unas extrañas pisadas no humanas en el suelo. Relatado en una línea mucho más madura, “La bestia de la cueva” es un relato que sorprenderá al lector al situarlo en el centro mismo de la trama, aportando una breve descripción de los sucesos anteriores para ponernos al corriente de la historia, y, muy pronto, las frases que conforman este relato provocarán una inmediata reacción de supervivencia dentro de la historia por parte del lector.

En el año 1908, H.P. Lovecraft escribió su obra “El alquimista” utilizando la maldición como elemento principal del cuento. Redactado de nuevo en primera persona, en él nos describe las desventuras que ha ido sufriendo una noble familia francesa durante siglos, desde que fuera asesinado Michel Mauvais entre las paredes de su castillo. Michel Mauvais, conocido como “el malvado”, fue un aplicado y poderoso alquimista diestro en las artes de la magia negra. Pero en el presente de la historia, nuestro narrador será Antoine, el último de los condes de C., que nos explicará toda la verdad sobre la maldición que finalmente cayó sobre su familia, y de todos los horrores que tuvo que soportar para superarla. En este caso, la gran variedad de adjetivos que utiliza Lovecraft hacen que, en un principio, esta historia sea un bello relato lleno de detalles cuyas descripciones rozan los límites de la fantasía. Aunque a medida que se va tejiendo la historia, Lovecraft consigue dar un magistral giro narrativo pasando de un cuento sombrío a un relato de terror. Algunos aspectos que más sobresalen en este cuento por su juicioso análisis de la realidad son el valor de la vida cuando se es consciente de la caducidad inminente de ésta, o la renuncia a la descendencia como único sistema de terminar con la maldición, consiguiendo que el final se muestre en un continuo incremento de la tensión en su trama, unido a la agobiante ambientación que envuelve el final de la historia.

Atenea

Artículo Nº: 944
.

No hay comentarios: