jueves, marzo 17, 2011

ANTHONY CAVE BROWN “DIOS, ORO Y PETRÓLEO. La Historia de ARAMCO y los Reyes Saudíes”.

Photobucket
Publicado por: EDITORIAL ANDRÉS BELLO DE ESPAÑA, S.L.
ISBN: 84-95407-72-8
Edición: 2001
Páginas: 468

“El petróleo importado del Golfo Arábigo ya representaba dos tercios del consumo anual del Japón, un treinta por ciento del consumo de Europa Occidental, y un décimo del consumo de Estados Unidos. La región tenía el setenta y cinco por ciento de las reservas mundiales.”

Qué verdad es que en los tiempos que vivimos, el petróleo es lo que mueve a la economía en todo el mundo. Así ha venido siendo desde el final de la Primera Guerra Mundial y este libro, “Dios, Oro y Petróleo”, informará a los lectores de Lux Atenea Webzine sobre cómo un país desértico como Arabia Saudí acabó convirtiéndose en la gran potencia exportadora de petróleo desde mediados del siglo XX de la mano de la multinacional petrolera norteamericana SOCAL (y futura CHEVRON Corp), principalmente. Cómo la necesidad de un suministro seguro y constante de petróleo en un mercado con una demanda en fuerte crecimiento, condicionó la política británica en Oriente Medio y el Golfo Pérsico por las inmensas reservas petroleras allí existentes, y cómo EE.UU logró romper ese control comercial y petrolero que los británicos habían consolidado en la zona a través de las todopoderosas empresas IPC y Anglo-Persian Oil Company (y futura BP, British Petroleum). Alianzas cerradas a base de ofrecer grandes sumas de dinero y armas a cambio de la exclusividad de los recursos existentes en los territorios controlados por los líderes y reyes establecidos en esta difícil y compleja zona del mundo árabe. Intrigas en esos círculos de poder para quitarle a otra nación su privilegiada posición a la hora de explotar estos recursos vitales para la economía de cualquier país industrializado y para el correcto funcionamiento e independencia de su fuerza militar. En definitiva, políticas internacionales condicionadas por el control de estos valiosos recursos cuyas reservas en esta zona son incalculables, a parte de su fácil extracción debido a las especiales características geológicas de la zona que provocan unos costes de explotación tan bajos que convierten a estos yacimientos petrolíferos en uno de los más rentables del planeta, junto a su gigantesco tamaño y extensión.

“El 8 de noviembre de 1988 el rey Fahd emitió un decreto real anunciando la venta de Aramco al gobierno saudí. Dio a la compañía un nuevo nombre, Saudi Arabian Oil Company.”

El libro “Dios, Oro y Petróleo” les informará sobre cómo nació Arabia Saudí como nación gracias a un rey árabe tan inteligente y visionario como Ibn Saud, fundador de la dinastía saudí. Su experiencia y sabiduría a la hora de ampliar y consolidar su reino aprovechando cualquier oportunidad favorable que se le presentara, le llevaría a controlar prácticamente casi toda la península arábiga. Pero será tras conocer a Harry St. John Philby, agente político ingles que terminaría defendiendo los intereses de los EE.UU frente a los de Gran Bretaña, cuando empiece verdaderamente el inicio de la explotación petrolera gracias al buen hacer en los negocios de Philby frente a dos potencias como EE.UU y Gran Bretaña por el control del petróleo existente en territorio saudí. El descubrimiento y explotación de grandes yacimientos de petróleo será el nacimiento de una de las empresas petroleras más poderosas del mundo, ARAMCO, que, tras décadas de conflicto de intereses con su principal socio norteamericano (CHEVRON), dará lugar a la creación de poderosos organismos internacionales como la OPEP, a la nacionalización total de ARAMCO por parte del gobierno saudí, o a crisis petroleras como la de la década de los setenta debido al apoyo norteamericano al estado de Israel.

“El acuerdo de la OPEP estipulaba que ningún país miembro podía romper filas para aceptar términos especiales de una compañía petrolera si esta maniobra ponía en peligro las ganancias o la posición del resto de los miembros del club. El objetivo esencial de la OPEP era fijar un precio para el petróleo y obligar a las compañías a aceptarlo en todo el mundo. Tenía un sólo medio para lograrlo: la solidaridad entre los países productores de petróleo.”

Cuando lean esta obra, las siglas de grandes compañías petroleras como ARAMCO (Arabian American Oil Company), la norteamericana Standard Oil Group (formado por la Standard Oil de California SOCAL y futura CHEVRON Corp, la Standard Oil de Nueva Yersey EXXON, la Standard Oil de Nueva York MOBIL, Standard Oil de los estados de las Rocosas CONOCO, la Standard Oil de Indiana AMOCO, Standard Oil de Ohio SOHIO), la angloholandesa Royal Dutch SHELL, la británica Anglo-Persian Oil Company y futura BP, la francesa Compagnie des Pétroles TOTAL, la Iraq Petroleum Company IPC heredera de la Turkish Petroleum Company, les acabarán resultando muy familiares debido al excelente estilo informativo desarrollado por el autor en este completo y detallado libro. Alejándose totalmente de tecnicismos innecesarios, o de exceso de datos, “Dios, Oro y Petróleo” se presenta totalmente asequible a los lectores más profanos en esta materia cuyo interés y conocimiento sigue estando de actualidad. Hoy más que nunca, el petróleo está condicionando la política y la economía mundial, y el control de este recurso está siendo clave y estratégico para el futuro de muchas naciones industrializadas en el mundo y, sobre todo, para Occidente. El petróleo domina el sistema productivo, es esencial para los medios de defensa de cualquier nación moderna, y la política nacional y regional va a seguir dependiendo de su flujo constante a los mercados para que todo siga funcionando con los mismos niveles de prosperidad a los que están acostumbrados los ciudadanos que viven en las naciones más avanzadas. Por este motivo, el control del petróleo va a seguir provocando guerras y conflictos durante las próximas décadas, aunque muchos progres de vida acomodada continúen oponiéndose a las acciones de los países más poderosos de Occidente (EE.UU, Gran Bretaña, Francia,…) en defensa de sus intereses nacionales. “Dios, Oro y Petróleo”, cuando el petróleo se convierte en el principal recurso exportado por una nación ofreciendo riqueza y complicadas determinaciones políticas. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Maby sostenía que en Arabia Saudí había suficientes reservas para proveer a Estados Unidos de petróleo no sólo durante el siglo veinte y veintiuno, sino incluso hasta el siglo veintidós.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 915
.

No hay comentarios:

More Visited: