domingo, noviembre 21, 2010

“¿QUÉ FUE DE BABY JANE? (WHAT EVER HAPPENED TO BABY JANE?)”

Photobucket
Director: ROBERT ALDRITCH Guión: LUKAS HELLER
Actores principales: BETTE DAVIS, JOAN CRAWFORD, VICTOR BUONO,
País: EE.UU Año: 1962 Productora: WARNER BROS. PICTURES Duración aprox.: 135 minutos
Publicado por: WARNER HOME VIDEO ESPAÑOLA, S.A. Año: 2006 Formato: 2 DVD´s (EDICIÓN ESPECIAL)

La película “¿Qué fue de Baby Jane?”, catalogada por los expertos cinematográficos como auténtica obra maestra por excelencia dentro del Séptimo Arte, ha sido señalada por Lux Atenea Webzine para formar parte de nuestra particular selección de largometrajes recomendados para nuestros lectores en esta edición especial que incluye, a parte del DVD de la película, un segundo DVD con extras en donde destacan documentales de calidad como “Bette Davis: Un volcán benévolo” (BBC, 1983), “Perfil cinematográfico: Joan Crawford” (BBC, 1967) y “Bette y Joan: La ambición ciega”. Premiada en el año 1962 con el Óscar al Mejor Diseño de Vestuario, esta película, basada en la novela de Henry Farrell, nos ofrece un drama espectacular y terriblemente sobrecogedor sobre dos hermanas artistas cuya fama en la juventud se desvaneció a raíz del trágico y fatal accidente de una de ellas cuyos ecos en el presente, condicionan y marcan totalmente su vida, su actitud y su convivencia en una misma casa. Con una estética siniestra y tenebrosa constante a lo largo de toda la película, y que encuentra sus puntos álgidos en muchos de sus pasajes de corte claramente macabros, “¿Qué fue de Baby Jane?” es un largometraje que provoca al espectador con las crueles y despiadadas escenas que presencia, identificándose inconscientemente con unos personajes y rechazando visceralmente a otros de forma inmediata (esa es la auténtica magia de la belleza siniestra), pero en donde la identificación definitiva sobre quién es el verdugo y quién la víctima en su auténtica realidad, quedan convertidos en ese enigma permanente a lo largo de toda la historia y que solamente en los últimos minutos finales de la película llega a ser desvelado de forma magistral por el director. Las impresionantes escenas protagonizadas por una terrorífica Bette Davis, en su impactante papel de Jane Hudson, junto a una desamparada Joan Crawford, encarnando a su hermana Blanche Hudson, conmoverán profundamente a los lectores de Lux Atenea Webzine, sacando de su interior esos irremediables pensamientos y enrabietados instintos ante la contemplación de actos tan sumamente sádicos y crueles, haciendo que la vida del personaje con el que se identifiquen les resulte de lo más injusta y vergonzosa.

Con actos despóticos llevados al extremo de su sofisticación más destructiva, y que incluso son llevados al campo del sometimiento psicológico de quien lo sufre y padece, amplificado aún más con la respuesta absolutamente sumisa que quien lo recibe, alterarán y condicionarán el juicio del espectador ante un sufrimiento que ha de contemplar sin poder hacer nada. Con pensamientos en la mente del espectador en donde en las frases constantemente aparecen las palabras “Yo lo que haría en su lugar es…”, “Yo no lo soportaría y allí la dejaría abandonada porque…”, o “Pero por qué no hace… y…”, inevitablemente surgirán emociones tan propiamente humanas en respuesta a los inhumanos padecimientos que otra persona está sufriendo. Indudablemente, solamente dos excelsas actrices como Bette Davis y Joan Crawford pudieron dar vida y absoluto realismo a una historia tan dramática a través de gloriosas interpretaciones rodadas para este largometraje, que se presentan tan estratosféricas como inalcanzables para la gran mayoría de los actores de Hollywood en la actualidad, y que han convertido (y seguirán convirtiendo) a “¿Qué fue de Baby Jane?” en una obra maestra inigualable e insuperable. Presenciarán impresionantes escenas como las melancólicas canciones interpretadas por Jane Hudson (Bette Davis) recordando su gloriosa época pasada (que vivió entre los suaves pero caducos algodones de la fama); las visitas a la casa convertidas en ángeles salvadores para Blanche Hudson (Joan Crawford) pero a los que los hechos circunstanciales terminarán por cerrar todos sus sentidos a los gestos de auxilio; pero, sobre todo, será ese disco sonando, esa siniestra e inquietante muñeca a tamaño real de Jane Hudson cuando era una niña, esa oscura habitación convertida en una Dama de Hierro de cuatro paredes, esas escaleras vistas como una montaña inexpugnable, ese teléfono tan inalcanzable como una estrella en la noche, esas notas escritas pidiendo ayuda donde los elementos parecen jugar en contra de quien las envía,… son los que dan ese toque y ese ambiente tan dramático como desesperado a escenas definitivamente imborrables.

Ver los gestos, la mirada, los movimientos en escena como si fuera una danza macabra de Bette Davis bajo la influencia del horror, y de su vengativa esencia tan manifiestamente rebelde, son los que la convierten en una actriz única y muy carismática. Lo mismo sucede con Joan Crawford y su inaccesible capacidad de interpretación en cuanto a su tremendo poder para trasmitir realidad y autenticidad absoluta a un personaje, por difícil y complejo que este sea. Sólo con observar detenidamente su rostro ya nos habla de sufrimiento sin necesidad de abrir los labios, en un cuerpo cuya energía vital vemos cómo se va perdiendo poco a poco, asumiendo su pérdida como si fuera su trascendental destino como ser sobre la tierra. Observar lo cotidiano como una danza siniestra en donde una persona rota vive lo insufrible en una casa convertida en una insoportable y tortuosa cárcel, donde hasta el más mínimo detalle, donde hasta el diseño de sus elementos de decoración se presenta con una imagen funesta y desquiciada en su manifestación física, en esta película sitúan a Joan Crawford en lo más alto del Olimpo cinematográfico junto a Bette Davis. Joan Crawford y Bette Davis, dos colosales y radiantes auras que brillan con fuerza en cada fotograma de esta magna película, hasta convertir la mente del espectador en el registro imborrable de sus interpretaciones, siendo estas mucho más cercanas a las incomparables e ilimitadas capacidades de lo divino que a las propias del más común de los mortales. Lo más increíble es que en la época en que se rodó está película, tanto Bette Davis como Joan Crawford decían que estaban pasando por una crisis en su carrera como actrices. Después de ver esta película, ¿darán credibilidad a esa valoración pública que tuvieron? Además, el absoluto rechazo y enemistad que estas dos actrices siempre se mostraron a lo largo de su vida, y que estuvo bien presente durante este rodaje, ¿no ha dejado ese toque sarcástico y perverso en cada una de sus geniales escenas? ¿Será su esencia gótica unida a lo moderno lo que hace más atractiva aún a esta terrible historia? ¿Cuántas vidas ha roto el mundo del espectáculo en aquellas personas que tras haber disfrutado de las mieles de la fama y del éxito, han acabado bebiendo las hieles del olvido y del desinterés público? “¿Qué fue de Baby Jane?”, una lujosa y respetable mansión en cuyo interior se encuentra la sala de torturas del mismísimo Infierno sobre la tierra. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº: 778
.

No hay comentarios:

More Visited: