jueves, marzo 04, 2010

“ICH WILL IN FRIEDE FAHREN. Sacred music for countertenor & viol consort in 17th century Germany” FRANZ VITZTHUM – LES ESCAPADES.

Photobucket

Publicado por: CHRISTOPHORUS, (CHR 77305), 2009
Edición comentada: Digipack CD

1: Giovanni Antonio Rigatti (1613-1648): Ave Regina caelorum
2-7: Heinrich Ignaz Franz Biber (1644-1704): Balletti lamentabili à 4
8: Ferdinand III (1608-1657): Jesu Corona Virginum
9-11: Giovanni Legrenzi (1626-1690): Sonate Sesta aus "La Cetra" op.10
12: Heinrich Bach (1615-1692): Ach, daB ich Wassers gnug hätte
13-19: David Funck (1648-1701): Suite
20: Christian Geist (ca. 1650-1711): Vater unser, der du bist im Himmel
21: Johann Rudolph Ahle (1625-1673): Jesu dulcis memoria
22: Clemens Thieme (1631-1668): Sonata
23: Johann Philipp Krieger (1649-1725): Ich will in Friede fahren

La Semana Santa está al caer y los momentos de reflexión y recogimiento renacerán como un tiempo esencial para fortalecer y purificar nuestro espíritu. Es curioso como la posmodernidad y lo barroco han entrado en un equilibrio y en una unión perfecta pese al aparente dominio social de lo racional y lo laico. Escuchas el álbum “Ich will in Friede fahren” y no lo encuentras para nada desfasado o fuera de lugar, sino todo lo contrario. Encuentras esa paz y ese sosiego espiritual que considerabas perdido, en una audición que te lleva a sondear tu abismo interior desde el mismo borde de tus emociones e ideales. Observas la negrura del fondo mientras escuchas estas piezas musicales y sus notas parecen flotar alrededor tuyo, invitándote a la exploración interior a través de la propia reflexión y el autoanálisis, y para estas ocasiones, la música sacra alemana tiene algo especial e indescriptible que la convierten en algo único. El espíritu alemán reflejado en la música clásica me conmueve desde lo más profundo de mi ser, entrando en mi interior como si tuviera un privilegio ya adquirido, y es que hay música que no sabes por qué, pero desde la primera vez que la escuchas, te sientes unido a ella por un vínculo que no podrías describir con exactitud. Esto mismo me ha pasado al escuchar este álbum, y “Ich will in Friede fahren” ha logrado reservarse un hueco muy especial en esos momentos tan míos como irrenunciables.

Me resulta muy difícil decantarme por unas piezas musicales que por otras porque el sello discográfico Christophorus ha dejado el listón muy alto en este álbum. Una elección muy difícil entre tanta calidad, pero desde la subjetividad marcada por este preciso momento en el que estoy escribiendo, voy a recomendar la audición de alguna de ellas por el placer que me está provocando su escucha. Con “Ave Regina caelorum” podrán disfrutar con el sonido del clavicordio como en pocas piezas musicales. “Jesu Corona Virginum” es mucho más místico y profundo, con una interpretación instrumental y vocal del todo admirable. Sentirán la atmósfera barroca de “Allegro- Adagio” (track nº11), de Giovanni Legrenzi, adentrándose en su interior sin que lo puedan parar. “Ach, daB ich Wassers gnug hätte” es muy solemne, perfecto para esos momentos en los que buscamos equilibrio y serenidad mientras permanecemos abiertos a lo trascendente. “Vater unser, der du bist im Himmel” te mece, te sosiega, te aleja de lo terrenal con su arrebatadora belleza.

Indiscutiblemente, la admirable formación femenina Les Escapades, junto al excelente contratenor Franz Vitzthum, se han dejado la piel en una interpretación superlativa y muy seria de unas piezas musicales siempre complejas porque nos hablan de lo espiritual. Lo espiritual ha de dejar huella en cada interpretación y ese objetivo ha quedado de sobra alcanzado. “Ich will in Friede fahren”, aires sacros alemanes del siglo XVII ideales para hablar a al alma en su propio lenguaje. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº: 517
.

No hay comentarios: