viernes, marzo 05, 2010

BACIO DI TOSCA "HÄLFTE DES LEBENS".

Quiero dar las gracias a CAPUT MEDUSAE RECORDS, y muy especialmente a DÖRTHE FLEMMING, por su cortesía con LUX ATENEA WEBZINE.
Photobucket

Publicado por: CAPUT MEDUSAE RECORDS, (100526171), 2010
Edición comentada: CD

Das Herz ist mir bedrückt / Hälfte des Lebens / Lamentationen / Ist mancher so gegangen / Himmelstrauer / Vergebens / Der Schmerz / Rückgedenken / Gestutzte Eiche / Reue / Ich war einmal / Verborgenheit
BONUS: Die Weihe der Nacht / Maria durch ein Dornwald ging


Como ya comenté en mi reseña sobre el álbum “Der Tod und das Mädchen”, el grupo Bacio di Tosca se ha convertido en un grupo musical esencial para poder sentir y apreciar la mejor música neoclásica compuesta en este inicio del siglo XXI. Con raíces que se hunden en la música clásica a través de una preparación seria y rigurosa que solamente los años y el esfuerzo constante pueden ofrecer, el espíritu de grandes genios de la literatura, como Hölderlin, Heine, Hesse o el poeta y dramaturgo Friedrich Hebbel (autor del mítico libro “Los Nibelungos”), junto a otros grandes escritores como el filósofo y poeta Theodor Vischer, el escritor y libretista Felix Dörmann, el poeta Nikolaus Lenau o el escritor Eduard Mörike, encuentra en la música compuesta por Bacio di Tosca esa modernidad aparentemente imposible, pero que reflejada en canciones con este encanto y vida propia, hacen de cada escucha un privilegiado paseo por la cultura centroeuropea más selecta. Sin lugar a dudas, cada uno de estos maestros de la literatura no dudarían un segundo en quitarse el sombrero en cuanto escucharan a Dörthe Flemming poniendo voz a sus letras.

Pero para poder alcanzar la plenitud musical en la composición y poder plasmar en una partitura esas notas propias de melodías celestiales, se ha de tener, aparte de preparación, un don especial único. Sin ese don, es imposible llegar al melómano más exigente y provocarle un apasionamiento tal que lo saque de la fría razón para sumergirlo en una explosión espiritual proveniente de su alma viva y llena de energía. La música es hedonismo y placer, y ese sentimiento es el que me ha quedado cuando he terminado de escuchar “Halfter des Leben”. ¡¡¡Qué álbum más grandioso!!! Y es que Bacio di Tosca se ha propuesto romper todas las barreras y límites posibles en cada nuevo álbum. Con tres discos ya publicados, cada nuevo trabajo está siendo más glorioso y seductor que el anterior pese a que su superación pudiera haber parecido una empresa imposible. Pero está visto que a Bacio di Tosca le encanta volver a encandilar a sus seguidores con nuevos álbumes en donde lo diferente, lo innovador y lo clásico siguen siendo mezclados con una calidad y una maestría musical digna de un paciente genio de la alquimia.

Desde la lejanía, Dörthe Flemming y Heine se acercan a nosotros agarrados de la mano mientras “Das Herz ist mir bedrückt” llega como la bruma de primera hora de la mañana para acariciar nuestro rostro con su gélido tacto. Acercándose a un lago e introduciendo su mano en sus tranquilas aguas, será el rostro del incomprendido Hölderlin quien le lance una sonrisa tan conmovedora como solamente el que ha viajado al Paraíso puede llegar a ofrecer. Con un acompañamiento vocal masculino desgarrador, Dörthe Flemming nos ofrecerá una interpretación redonda y profunda de “Hälfte des Lebens” hasta que la evanescente danza de “Lamentationen” convierta en terciopelo todo lo que llegue a alcanzar nuestros ojos, mientras el lujo y el esplendor, siguen bailando entre lágrimas negras. Lo siniestro no siempre se identifica con el luto, y aunque el dolor no abandone la fiesta de “Lamentationen”, no por ello dejará de ser dolor y angustia existencial. Con “Ist mancher so gegangen”, retornaremos a lo decadente y melancólico en una interpretación preciosista con la que no podrán evitar conmoverse, y con “Himmelstrauer”, se subirá un nivel emocional más en la intensidad de unos sentimientos marcados por la tragedia y la desdicha. “Himmelstrauer” es una canción que te invita a repetir su audición una y otra vez, y pese a que uno no estaba triste cuando lo escuché por primera vez, no puede evitar escucharla una y otra vez hasta quedar guardada en mi memoria. Un sentimiento gótico que seguirá conmigo y formando parte de mi personalidad hasta el final de mis días, permitiéndome admirar obras musicales tan magnas como “Himmelstrauer” en toda su esencia.

Mucho más electrónica se muestra la canción “Vergebens” con un crescendo entre voces de ultratumba de fondo que hacen de “Vergebens”, una composición siniestramente bella y muy atractiva. El piano se convierte en el protagonista instrumental de “Der Schmerz” en una interpretación vocal digna de todo elogio por el extraordinario recital que Dörthe Flemming nos ofrece de estos textos escritos por Felix Dörmann. Entramos en una habitación abandonada marcada por un triste pasado, y empieza a sonar la canción “Rückgedenken” mientras los muñecos y los rostros de las fotografías tiradas en suelo parecen cobrar vida. De nuevo el influjo ultraterreno de Hermann Hesse vuelve a manifestarse a través de la siguiente canción. “Gestutzte Eiche” es melancólica, depresiva, es un anhelo imposible e inalcanzable que jamás podremos conseguir para que cure nuestra angustia existencial. Con mayor gravedad se presentará la canción “Reue” en una mezcla musical asombrosa de lo apoteósico y lo fúnebre. Una atmósfera siniestra en donde el destino de una persona queda a merced de voluntades ajenas a su comprensión. “Reue”, una canción que les dejará impresionados. “Ich war einmal” se mostrará más alegre pero sin perder nunca ese toque decaído en su trasfondo musical. “Ich war einmal” es una canción para dejarse llevar, para abandonarse a las incertidumbres del destino, para sumergirse en placeres aunque tras el goce disfrutado, haya que pagar luego con sufrimiento, dolor y arrepentimiento.

Lo sublime nos alcanza de nuevo cuando “Verborgenheit” empieza a sonar. Su melodía es fría, el aire se condensa en los cristales de sus notas musicales mientras una conmovedora presencia se pasea por las habitaciones lanzando al viento desesperadas lamentaciones. Engalanando aún más este impresionante álbum, el grupo Bacio di Tosca nos ofrecen dos impresionantes canciones como bonus para elevarse con grandeza al altar de los grandes grupos neoclásicos. Un restringido Olimpo musical al que solamente se puede acceder habiendo compuesto álbumes míticos creados para permanecer en la mente de los mejores y más exigentes melómanos más allá del tiempo y de las modas. La canción “Die Weihe der Nacht” es apoteósica y tremendamente pasional mientras que en “Maria durch ein Dornwald ging”, podemos sentir la entrega de Dörthe Flemming en una interpretación insuperable como perfecto final para un álbum que me dispongo a volver a escuchar mientras cierro esta reseña.

Photobucket

Si además de todo este sublime despliegue musical, veo que la diosa Dörthe Flemming me ha escrito una dedicatoria en este excelso álbum, ¡¡¡qué más le puede pedir uno a la vida!!! Y es que hay reseñas que se acaban convirtiendo en algo más que en un comentario subjetivo de una obra de arte. Por su gentileza, por su clase y estilo mostrados hacia Lux Atenea Webzine, le deseo a Bacio di Tosca, y muy especialmente a mi diva Dörthe Flemming, toda la suerte del mundo para este álbum tan extraordinario. “Hälfte des Lebens”, la voz de Dörthe Flemming de nuevo hechizándonos con la mejor música y la más selecta literatura a través del mágico crisol musical llamado Bacio di Tosca. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº: 518
.

No hay comentarios: