viernes, enero 29, 2010

“EL OJO TURCO Y LA HAMSA”

Quiero dar las gracias a EDICIONES OBELISCO por su cortesía con LUX ATENEA WEBZINE.
Photobucket
Publicado por: EDICIONES OBELISCO, S.L.
ISBN: 84-9777-581-6 Edición: 2009

“Las consecuencias derivadas del Mal de Ojo son numerosísimas, ya que afecta principalmente a la felicidad de las personas.”

Parece que hablar de asuntos relacionados con el Mal de Ojo en esta sociedad del siglo XXI tan avanzada, fuera como hablar en público de las barbas de los asirios. Las miradas de incredulidad y de extrañeza no dejarían de aparecer entre la gente. Pero, curiosamente, cuando algunas de estas personas aparentemente tan racionales y modernas empiezan a sentirse mal sin una explicación aparente, no dudan un segundo en consultar a un especialista en esoterismo en busca de una solución a su problema. Aunque es verdad que hay mucho farsante y mucho místico falso en el mundo, esto no justifica en absoluto la existencia de personas con serios conocimientos místicos capaces de detectar y anular cualquier posible interferencia externa en el espíritu de una persona. Que hayamos sido capaces de ir a la Luna, que hayamos convertido el planeta en un mundo finito y cada vez más intercomunicado, que hayamos avanzado científica y técnicamente como nunca haya conocido la Humanidad, no es impedimento alguno para negar la existencia del Mal de Ojo.

“La víctima del Mal de Ojo no es únicamente aquel que lo padece, también lo es aquel que lo hace.”

“El Ojo Turco y la Hamsa” es una de las obras más serias e interesantes que he leído sobre este tema, y más aún, en relación con el significado simbólico y místico de la Hamsa, la Mano de Fátima (o Mano de Miriam para los judíos), y del Ojo Turco. De forma sencilla y muy clara, el lector podrá conocer el origen de estos dos poderosos símbolos que, en su aplicación protectora, incluso se han unido en un talismán. Aunque sus orígenes son anteriores al nacimiento del judaísmo y del islam, este hecho no ha impedido que, actualmente, siga teniendo una presencia importante entre los creyentes de estas dos religiones como un eficaz método de protección. Incluso, entre personas no vinculadas e identificadas con estas creencias religiosas se puede observar a veces la posesión de estos amuletos, y con una fe ciega en sus fulminantes efectos contra el Mal de Ojo.

“Hay muchos síntomas del Mal de Ojo, pero el principal de ellos es una sensación de abatimiento espiritual, una fatiga crónica.”

Pero como todo en esta vida, no todo es tan fácil como para tener estos mágicos objetos al lado como barrera contra el Mal de Ojo, y ya todo nos va a salir a pedir de boca. Como muy bien se explica en este libro, la mayor parte de los efectos ocasionados por el Mal de Ojo vienen provocados por la escasa creencia en Dios por parte de las personas, por la pobreza espiritual del individuo y por la caída en uno o varios de los pecados capitales, con las cuales, erosionamos nuestro espíritu, haciéndolo vulnerable a estas energías negativas de incuestionable existencia. Cuando las personas caen en la envidia, en la soberbia, en la avaricia,… cuando el que reina en la vida de una persona es el capricho de su Ego, atraen hacia ellos ese Mal de Ojo que, tarde o temprano, hará efecto tanto en ellos como en sus seres queridos. Como una causa-efecto inexorable, todo los excesos provocados al querer satisfacer al inconsolable e insaciable Ego acarrean trágicas consecuencias en esta vida, y solamente un giro radical en la actitud de la persona, puede llegar a convertirse en el método más eficaz para anular esta realidad tan triste y negativa como es el Mal de Ojo. “El Ojo Turco y la Hamsa”, cuando un ser humano da la espalda a Dios, empieza a cambiar la luz de su espíritu por la oscuridad. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Bilam es, en cierto modo, el arquetipo del mago negro, del hechicero a sueldo al que otros malvados contratan para que eche Mal de Ojo.”

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (LITERATURA) (Pulsa Aquí).

Lux_Atman

Artículo Nº: 578
.

No hay comentarios:

More Visited: