miércoles, enero 06, 2010

BACIO DI TOSCA “DER TOD UND DAS MÄDCHEN”.


Publicado por: CAPUT MEDUSAE RECORDS, (35450782), 2007
Edición comentada: CD

Red water / Der Tod und das Mädchen / Mein süBes lied / Helena / Ophelia / Die eine klage / Scheidung / Einer toten / Es wandelt was wir schauen / Wenn ich einmal soll scheiden

Bacio de Tosca es un grupo esencial dentro de la mejor selección de música neoclásica de esta primera década del siglo XXI. Con Dörthe Flemming como alma mater de esta formación, su experiencia dentro del circuito operístico se muestra en todo su esplendor en este álbum titulado “Der tod und das mädchen”. Moviéndose interpretativamente dentro de la influencia de míticos compositores alemanes como Schubert (“Der Tod und das Mädchen”) y Paul Gerhardt (“Wenn ich einmal soll scheiden”), la voz de Dörthe Flemming es perfecta para cantar en clave operística, unas letras transformadas en culto a la poesía firmadas por grandes escritores como William Shakespeare (“Ophelia”), Heinrich Heine (“Mein süBes lied” y “Helena”), Matthias Claudius y Joseph von Spaun (“Der Tod und das Mädchen”), Theodor Storm (“Einer toten”), Joseph von Eichendorff (“Es wandelt was wir schauen”) o a la poetisa Else Lasker-Schüler (“Scheidung”). Escuchando este álbum, comprobarán cómo Dörthe Flemming se transforma en una poderosa sirena que canta para hacer encallar nuestra pasión por la música en aguas de la Siniestra Belleza.

Con la fuerza del espíritu romántico de “Red water” nos adentramos en los jardines de este palacio del alma, una entrada neoclásica de auténtico lujo de la mano de Dörthe Flemming, mientras su poderosa voz nos invita a una contundente experiencia musical. La canción “Der Tod und das Mädchen” se presentará más sombría, más oscura, más tenebrosa y con aires musicales claramente clásicos gracias al maestro Schubert. Aquí, la voz de Dörthe Flemming se presenta mucho más trágica y grave, entre pinceladas celestiales como fondo. En esa misma línea mefistofélica, seguiremos inmersos en el mundo de las divinidades escuchando “Mein süBes lied”, toda una delicia musical mitad evanescente, mitad báquica, y con Dörthe Flemming jugando con los tonos agudos, el registro vocal y el tempo más prolongado, hasta que la canción “Helena”, eleve aun más la carga emocional recibida gracias a una decadente composición en donde la magia poética de Heine, encuentra su perfecto equilibrio entre la música, la exquisita voz de Dörthe Flemming y nuestro espíritu europeo destinado al culto vital más hedonista. “Helena” es, sin lugar a dudas, una de las joyas musicales de este álbum. Una canción cuya melodía se queda grabada en la memoria con placentera facilidad. Escuchen esta canción, y comprobarán por sí mismos cuál la grandeza de esta composición, una canción que huele a lluvia, que sabe a champagne rosado francés, y que estremece tanto como compartir eróticos momentos con la persona amada.

Retornando al espíritu del Romanticismo, nada mejor que la canción “Ophelia” y su ofrenda a uno de los iconos más importantes del Prerrafaelismo. Una delicia musical que verá sus aires melancólicos aumentados cuando suene “Die eine klage”. La solemne voz Dörthe Flemming, acompañada de las insustituibles notas de un piano, abrirá las ventanas al gélido vaho procedente del destino para dar vida a una canción un tanto oscura. Tras lo sublime empequeñeciendo nuestro ego, entraremos de lleno en otra de las joyas de la corona de este álbum: “Scheidung”. Una bella composición en donde la música dark-wave, encuentra en los sonidos electrónicos esa fuerza con la que exaltar nuestro espíritu. Una energía y una rabia interior que se despertará ante las adversidades y ante las ataduras físicas y morales. “Scheidung” es otra de las canciones que he apuntado en mi lista de composiciones dignas de todo elogio, y que serán siempre disfrutadas con intensidad y emoción.

La sobriedad y la seriedad más absoluta reclaman de nuevo su predominio en la canción “Einer toten”, con una gravedad existencial muy próxima a lo sacro y que nos hará pensar en esas tormentas que se presentarán en el futuro para tapar la luz de nuestro espíritu. En “Es wandelt was wir schauen”, la voz de Dörthe Flemming sonará a añoranza, a pasado, a decadencia, a decaimiento. Una atmósfera brumosa y fría que se verá en la canción “Wenn ich einmal soll scheiden” mucho más acentuada con esta preciosa interpretación vocal a capella. Un cierre de lujo ideal para una voz procedente del celestial mundo de la ópera. “Der tod und das mädchen”, uno de esos álbumes que no debes dejar pasar la ocasión de comprarlo; toda una joya musical más que recomendada. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº: 492
.

No hay comentarios: