sábado, diciembre 05, 2009

“ALBINONI: ADAGIO – PACHELBEL: CANON” BERLINER PHILHARMONIKER – HERBERT von KARAJAN


Publicado por: DEUTSCHE GRAMMOPHON, (413 309-2), 1984
Edición comentada: CD

Tomaso Albinoni “Adagio” / Antonio Vivaldi “La Notte – Largo - Fantasmi, Presto” / “Largo - Presto” / “Il Sonno, Largo - Allegro” / Johann Sebastian Bach “Air” / Johann Pachelbel “Canon” / Christoph Willibald Gluck “Dance of the Blessed Spirits” / Wolfgang Amadeus Mozart “Serenata Notturna in D mayor, K239"/ “Menuetto” / “Rondeau. Allegretto – Adagio - Allegro”

Este álbum, junto al “Catastrophe Ballet” del grupo Christian Death, son los discos que más veces he escuchado en toda mi vida. Comprado en el mes de junio del año 1988, este álbum lleva más de veinte años acompañándome con su excelencia musical a través de los éxitos y fracasos que nos da la vida, y siempre, he hallado en estas composiciones magistralmente dirigidas por el gran maestro Herbert von Karajan, ese momento de serenidad y reflexión que me gusta disfrutar cuando tomas la ambrosía de la victoria, o la hiel aleccionadora del error. Desde luego, no tengo la menor duda que este álbum tiene algo especial, algo supraterrenal que te envuelve y te posee, alejándote en pocos minutos de esa visión tan humana de la vida como es ver el éxito como algo rotundo, o el fracaso, como una caída al abismo. En un término medio entre esos extremos se mueve la esencia emocional de este disco, un álbum que, también, tiene su parte de tristeza y de pérdida, su parte de alegría y celebración, pero la parte que induce a la reflexión al hombre que mira cara a cara al Universo, domina una gran parte de esta obra tejida con la delicadeza musical que solamente el inigualable Herbert von Karajan podía crear.



En este álbum encontrarán, desde mi punto de vista, la más gloriosa interpretación de una obra tan solemne como el “Adagio” del compositor Tomaso Albinoni. Con esta primera introducción a la música convertida en una vibración emocional directa al alma, “La Notte” de Antonio Vivaldi aparecerá suavemente, con la delicadeza que solamente el barroco sabe ofrecer. Tras Vivaldi, otro gran maestro de la composición, Johann Sebastian Bach, y esta sublime interpretación de “Air” (Suite para orquesta nº3 en D mayor BWV 1068) nos embriagará de sensaciones y sentimientos tan profundos, íntimos y privados como las experiencias que cada uno de nosotros guarda en su interior y que jamás serán desveladas.

A continuación, Johann Pachelbel y su “Canon”, otra de las joyas de este álbum, nos estará esperando con este tempo más lento armonizado por la batuta de este director de orquesta irrepetible. Con Christoph Willibald Gluck y “Dance of the Blessed Spirits”, nos adentraremos en lo evanescente y feérico, en una interpretación llena de contrastes entre lo luminoso y lo oscuro hasta que con la llegada del más grande genio de la música, Wolfgang Amadeus Mozart, el final de este álbum se convierta en una fiesta llena de color y alegría como solamente este maestro supo mostrar en sus composiciones. Si estas magnas obras de Mozart las dejamos en manos de otro genio como Herbert von Karajan, el resultado final no podía ser otro que esta auténtica delicatessen nacida bajo el influjo de Euterpe. “Albinoni: Adagio – Pachelbel: Canon”, otra magnífica muestra de cómo se consigue la excelencia en la dirección musical. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (MÚSICA CLÁSICA) (Pulsa Aquí).

Lux_Atman

Artículo Nº: 530
.

1 comentario:

king dijo...

good stuff

More Visited: