martes, diciembre 15, 2009

BLACK TAPE FOR A BLUE GIRL “10 NEUROTICS”.

Quiero dar las gracias a PROJEKT RECORDS, y muy especialmente a SAM ROSENTHAL, por su cortesía con LUX ATENEA WEBZINE.

Publicado por: PROJEKT RECORDS, (PROJEKT229), 2009
Edición comentada: Digipack CD.

Sailor boy / Inch worm / Tell me you´re taken another / The perfect pervert / Marmalade cat / Love song / Rotten Zurich Cafe / Militärhymne / In dystopia / The pleasure in the pain / I strike you down / Caught by a stranger / Curious, yet ashmed / Love of the father

Décimo álbum, “10 neurotics”, paralelismos numéricos en donde poder reflejar simbólicamente ese ciclo musical completado, esa perspectiva única con la que Black Tape for a Blue Girl me viene sorprendiendo con un estilo musical propio desde 1986, año de publicación de su primer trabajo, “The rope”. Desde entonces, la evolución constante en la composición ha permitido a este grupo estar siempre a la vanguardia conceptual en un mundo musical en constante cambio. Con lo transgresor y lo ecléctico como sentido fundamental que da forma al nuevo álbum, “10 Neurotics” se ha convertido en la obra musical que refleja, con absoluta franqueza, a unos artistas de alto nivel cuyos nombres provocarán en el lector una sonora muestra de sorpresa y profunda admiración: Brian Viglione (del grupo Dresden Dolls), Athan Maroulis (Spahn Ranch), Laurie Reade (Attrition), Nicki Jaine, y la colaboración especial de Lucas Lanthier (Cinema Strange), Steve Roach, Elysabeth Grant, Charles Caranicas, Todd Londagin, Gregor Kitzis, Lisa Feuer y Ken Collins. Como alma mater del grupo, con “10 Neurotics”, Sam Rosenthal ha vuelto a demostrar con rotundidad que, en este siglo XXI, Black Tape for a Blue Girl sigue manteniendo su privilegiada posición dentro del darkwave más vanguardista, y ningún fiel seguidor de este estilo podrá hablar de ello sin hacer referencia a este álbum.


Habiendo sido tomada la guitarra como instrumento base para la composición, escuchando este álbum respirarán contrastes de manera constante mientras la atracción hacia lo placentero les incitará a recorrer un dificultoso camino de espinas en donde querrán volver a experimentar lo inesperado y, en cambio, lo esperado sabrá a poco en comparación. Lo sensual, lo sexual, se manifestarán en unas canciones marcadas por lo fetichista, por lo extraño, por esa mezcla tan claramente humana como es unir lo placentero con lo doloroso, lo carnal con lo infernal, hasta alcanzar un estado en donde la oscuridad es la luz, y la luz, el reflejo del fuego que todo lo devorará. Pasarán del espectacular “Sailor boy” a los ambientes de cabaret de “Inch worm”. Escucharán una y otra vez canciones como “Tell me you´re taken another” para volver a sentir esas letras, esas palabras, esas interpretaciones que reflejan paraísos perdidos que tratamos de alejar y acercar a la vez. Atmósferas fetichistas se inflamarán en canciones como “The perfect pervert” y “Marmalade cat”, en confesiones tan privadas como públicamente inconfesables. La desesperanza de “Love song”, de “Rotten Zurich Cafe”, dará paso a las mentes cuadriculadas propias de “Militärhymne”. “In dystopia” es áspera, es gris, con un horizonte tan tormentoso como “The pleasure in the pain”, pero esta última, se mueve en un sentido mucho más hedonista de la vida hasta que “I strike you down” nos devuelva a una reflexión sobre la crudeza del comportamiento humano. La sensualidad oriental de “Caught by a stranger” nos embriagará con su vaporosa cadencia hasta que Lucas Lanthier nos impresione con su interpretación de la canción “Curious, yet ashmed”. Con “Love of the father”, lo divino y lo humano en constante oposición darán el punto y final a un álbum que les hará pensar en quienes son y porqué son así.

Indiscutiblemente, habrá quién se escandalice con esta portada. También habrá quién no sepa valorar todo el arte contenido en este libreto de auténtico lujo, quedándose con la forma en vez de analizar su trasfondo a través de una belleza mitad siniestra, mitad seductora. Pero en este siglo XXI, creo que hay aspectos del pasado que deberían quedarse atrás. Puritanismo y siglo XXI no mezclan bien. Son incompatibles con el espíritu que debe guiarnos en esta centuria hacia un nuevo ciclo conceptual que cambiará la visión de la existencia humana a las próximas generaciones. En sintonía con esa línea, en “10 Neurotics” podrán disfrutar con unas interpretaciones llevadas a cabo por vocalistas del detalle y el sentimiento. En cada canción de “10 Neurotics” encontrarán letras que nos hablan sobre historias aparentemente increíbles, pero cuya realidad no habrán de buscarla muy lejos de su lugar de residencia. Por este motivo, “10 Neurotics” será un álbum que les impactará por su profunda sinceridad, y tras la sinceridad musical de Sam Rosenthal, se encuentra esa belleza que sabe cómo enamorar a nuestra alma. “10 Neurotics”, cuando un artista busca la perfección a través de una libertad no siempre comprendida. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº: 477
.

No hay comentarios: