miércoles, noviembre 25, 2009

DAVID OVASON “LA ARQUITECTURA SAGRADA DE WASHINGTON”.


Publicado por: EDICIONES MARTINEZ ROCA, S.A.
ISBN: 84-270-3438-9 Edición: 2008

“¿Qué tiene Washington D.C. para que en 200 años de animada historia, se haya convertido en el foco de atracción de los constructores de zodiacos y sea la ciudad más rica del mundo en cuestión de símbolos lapidarios arcanos?”

En este año 2009 se puede empezar a ver muy claramente que, tras la publicación de “El Símbolo Perdido”, último libro escrito por Dan Brown, la ciudad de Washington no volverá a ser vista como lo era antes. La capital de los Estados Unidos de América parece haber sido concebida, arquitectónicamente hablando, como una representación simbólica de la unión entre el Cielo y la Tierra. Con edificios creados en lugares muy determinados, inaugurados en fechas muy señaladas por acontecimientos astrológicos muy concretos, con disposiciones de calles, avenidas y edificios emblemáticos formando símbolos muy claros si los uniéramos con líneas rectas en un plano de la ciudad,... todos estos sorprendentes pero incuestionables datos, fueron estudiados, analizados y descritos por el investigador David Ovason a finales del siglo XX en una obra que se ha convertido en una de las joyas literarias dentro del campo de la investigación. En “La Arquitectura Sagrada de Washington”, libro publicado en el año 1999, David Ovason muestra a sus lectores cómo la capital de los EE.UU y algunos lugares muy determinados, fueron señalados muy claramente por los primeros colonos europeos que llegaron a estas tierras debido a su importancia de trasfondo esotérico.

“Un manojo de hojas de acacia tapa el grado ascendente, pero está muy claro que el importantísimo Ascendente está en el signo de Virgo.”

Lo primero que quiero decir antes de pasar a comentar este libro más al detalle, es que aquí, las casualidades son tantas que es imposible dar esa respuesta como contestación a unas preguntas que irán apareciendo desde las primeras páginas. Aquí no se habla de interpretaciones sobre un tema o una circunstancia. Aquí se habla de una realidad arquitectónica de esotérico significado cuyos símbolos, corroboran un origen mistérico relacionado con el conocimiento oculto guardado por la sociedad secreta de los masones. Puede parecer muy fuerte esto que he dicho, pero si investigan un poco en la pertenencia a la masonería de los principales líderes norteamericanos que han gobernado este país desde su independencia, comprobarán cómo el porcentaje de masones dentro de las diferentes administraciones, gobiernos y presidencias ha sido siempre muy elevado. Lo mismo ha sucedido con destacadas personalidades relacionadas con las empresas más poderosas del país, con los hombres más ilustres dentro del mundo de la Cultura, con científicos, con los protagonistas principales dentro del mundo de los medios de comunicación más importantes,... en resumidas cuentas, estamos ante una presencia importante de la masonería en niveles sociales y económicos cruciales para dar forma a los Estados Unidos de América tal y como lo conocemos en la actualidad. Sin el ideal masónico, y sin la indeleble presencia de sus miembros a lo largo de su historia, EE.UU sería muy diferente; al igual que la ciudad de Washington, su capital.

“Esta idea de la dualidad de lo espiritual arriba y lo terrenal abajo.”

El lector comprobará cómo en la colina perteneciente a un terrateniente, al comienzo de la llegada de los primeros colonos a esta zona, que sería bautizada, curiosamente, con el nombre de Roma (todavía se conserva el papel original que así lo certifica), siglos después, esa misma colina se convertiría en un lugar muy simbólico en el futuro nacimiento de la nación más poderosa del planeta, y por consiguiente, de su capital. También, en estas páginas el lector hallará respuesta a la pregunta de porqué Washington D.C. tiene en su poder el record mundial de la ciudad con más representaciones zodiacales públicas en su área, con más de treinta en total (la segunda ciudad en el mundo con más representaciones zodiacales públicas es Londres con cuatro), a parte de tener el mayor horóscopo del mundo esculpido en mármol, o que en el centro de la ciudad se llegan a concentrar hasta veinte de estos zodiacos públicos. ¿Por qué esta insistencia en la representación astrológica en la capital de los EE.UU?

“El triángulo estelar de Virgo revela el misterio de la ciudad.”

Lo zodiacal pasa a ser una cuestión casi anecdótica si lo comparamos con otros hechos cruciales en la historia arquitectónica de esta ciudad. Sus principales edificios y estatuas conmemorativas fueron concebidos desde perspectivas simbólicas basadas en hechos futuros relacionados con la astronomía y la astrología. De esta forma, eclipses lunares, paso de cometas muy determinados, alineamientos planetarios concretos,... señalaron fechas muy precisas en las que estos elementos arquitectónicos se inauguraron para pasar a formar parte del paisaje urbano de la capital, y además, con una presencia muy destacada en algunos de estos casos. En otros, en cambio, su significado simbólico y su presencia quedaría más desapercibida (con intencionalidad o no) dentro de una ciudad marcada por la belleza de sus edificios y monumentos.

“Con la introducción en la cultura europea de la miopía espiritual e intelectual que se llamó -racionalismo-, estos intentos de conectar la Tierra con influencias estelares se rechazaron como supersticiones.”

Representaciones zodiacales, acontecimientos astrológicos,... ¿quedan más elementos de trasfondo esotérico en la ciudad de Washington sin comentar todavía? Por supuesto. En este libro, David Ovason no se ha olvidado estudiar la historia y el significado simbólico de elementos arquitectónicos tan emblemáticos como el impresionante Obelisco de la ciudad, la belleza de la Casa del Templo, el salón de estatuas del Capitolio, la Biblioteca del Congreso, el Auditorio Ministerial, el edificio de la Comisión Interestatal de Comercio,... en un amplio y profundo estudio de una arquitectura cuya marca esotérica queda claramente explicada por el espíritu masón que lo ha concebido. Aquí os dejo otro libro fundamental para separar la verdad y lo ficticio en el contenido del libro “El Símbolo Perdido” de Dan Brown. “La Arquitectura Sagrada de Washington”, una ciudad unida a estrellas y constelaciones muy determinadas a través de su arquitectura. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“No nos queda ninguna duda de que el diseño de la ciudad estuvo en manos de personas que conocían a fondo las enseñanzas astrológicas y la necesidad de que la humanidad busque sus raíces en el mundo espiritual.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 470
.

1 comentario:

paola dijo...

realmente quedo admirada y muy contenta, al saber que puedo acceder a todo este tipo de literatura y de conocimientos, que son ecepcionales y tan significativos en nuestras vidas.
y es que todo conduce a lo mismo o es lo que intentan tener una vida espiritual dentro de cuerpo fisico.... y entender mucho mas.. gracias
paola