viernes, octubre 30, 2009

REVISTA CULTURAL GÓTICA ATIS&NYD (1999-2002) (Primera Parte).

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).

Lux Atenea Webzine conmemora el 10º ANIVERSARIO del NACIMIENTO de la REVISTA CULTURAL GÓTICA ATIS&NYD (1999-2002, 12 números publicados).


“Las ideas novedosas vienen cuando ellas quieren, no cuando yo quiero. (Nietzsche)”

Esta es la reveladora frase de Nietzsche que encabezaba el editorial de cada una de las publicaciones de la revista con la que los lectores daban inicio a su lectura. Un mensaje muy claro y directo sobre cuál era el espíritu cultural que había dado vida y forma a esta publicación. Retrocedamos diez años. Situémonos en la ciudad de Madrid. En aquel entonces, en la escena gótica se publicaban una serie de revistas en donde las imágenes y la estética se habían convertido en el eje predominante sobre el cual se apoyaban cada una de ellas para atraer al público gótico. Los medios económicos que disponían algunas de estas publicaciones, incluso les permitían imprimir un considerable número de ejemplares en cada edición, aunque luego esas grandes tiradas no solían ser vendidas en su totalidad (salvo en contadas ediciones), tal y como me comentó una persona muy involucrada en una de esas revistas. Literalmente me dijo: “Teníamos ejemplares para poder empapelar toda una casa y aun sobrarían unos cuantos ejemplares...”. Y es que la falta de interés del público en comprar revistas provocó que muchas de esas publicaciones llegaran a sacar al mercado ediciones con periodos de tiempo de diferencia de casi un año, lo que provocaba que algunas de sus noticias publicadas no estuvieran del todo actualizadas y perdieran su interés.


Inmersos en esa espiral con ediciones costosas en su impresión, ventas que no cubrían costes, largos periodos de tiempo en la publicación de nuevas ediciones, una política informativa marcada por el escaso criterio de selección en quienes escribían para esos medios y en el que primaba la cantidad frente a la calidad (en artículos musicales se llegaba incluso a decir cosas sobre algunos álbumes que luego no se correspondían con la realidad en cuanto lo escuchabas)… y, sobre todo, por seguir una estrategia comercial orientada a tirar por tierra a nuevos proyectos musicales (sobre todo grupos musicales españoles), escudándose en una crítica “constructiva” totalmente negativa y destructiva, me llevó a tratar de demostrar mi opinión personal sobre el compromiso del público gótico con los medios de comunicación escritos a través de los hechos, editando una nueva revista (ATIS&NYD) donde la diversidad cultural gótica fuera tratada con seriedad y rigor, sobre todo en relación al mundo literario. Y es que, en la mayoría de los casos, el 80-90 por ciento del contenido informativo de cada edición publicada por esas revistas estaba dedicada en exclusiva a lo musical, dejando otras temáticas culturales góticas absolutamente marginadas, y eso que algunos de esos medios se consideraban una “élite cultural” dentro de la escena gótica madrileña y nacional.


Cuando comenté ese proyecto editorial en mi círculo de amistades, diciéndoles que iba a crear una revista en donde lo cultural gótico no-musical tuviera el mismo peso que lo musical, que quería que apareciera una nueva edición cada tres meses, que por su estética no fuera una revista que se comprara por sus fotos e imágenes interiores, que fuera un medio de comunicación que tratara en sus reseñas a los grupos musicales españoles con la misma admiración que a los internacionales, y, que además, costara menos de 500 pesetas (3 euros), la mayoría de ellos me dijo, con absoluta sinceridad, que esa idea era una locura editorial condenada al más absoluto fracaso. Las circunstancias de la vida hicieron que, además, conociera a Mario (Atis) en el autobús en el que viajaba rumbo a Barcelona para ver a Bauhaus en concierto y, tras comentarle mi proyecto editorial, decidió unirse a esta iniciativa debido a sus inquietudes intelectuales y a su profundo interés cultural. Una vez se comenzó a editar la revista, tiempo después, a partir de la cuarta edición Mario tuvo que dejar de colaborar por motivos profesionales, el mismo motivo por el que en el año 2002 tuve que cerrar definitivamente Atis&Nyd cuando el nº 13 de la revista estaba casi a punto de ser impresa para ser presentada en el mes de septiembre.


Como pueden comprobar en estas imágenes de las portadas de la revista, Atis&Nyd empezó con mucha modestia, pero con una entrega cultural absoluta orientada muy especialmente a ese porcentaje de personas dentro de la escena gótica a la que verdaderamente le interesaba la Cultura. Atis&Nyd no era una revista para mayorías ya que a esa mayoría le importaba mucho más la estética gótica, que las raíces y el trasfondo cultural de este movimiento. Atis&Nyd fue atrayendo la atención de aquella minoría, de aquellas personas que sentían lo gótico y lo cultural como un todo englobado dentro de una perspectiva con la cual veían y sentían la vida. Por supuesto, quienes cogían un ejemplar de esta revista esperando ver una bonita colección de fotografías, ante la ausencia de imágenes en su interior, por supuesto que no la compraban. Pero fueron sucesos que viví y consideré siempre como normales debido a que esta revista cultural no era publicada para ser comprada (o leída) por ellos. El tipo de revistas que ellos demandaban ya estaba siendo excelentemente cubierto por otros proyectos en ediciones a todo color y con más páginas (Atis&Nyd nunca llegó a las setenta páginas, y nunca tuvo fotografías en color en sus páginas interiores, quedando las imágenes en color reservadas para las portadas de algunas ediciones, y para una doble página central incluida en el número 12). Desde mi punto de vista, cada revista estaba orientada a un tipo de público en concreto dentro de la escena gótica y, por encima de todo, no iba a entrar nunca en la guerra de descalificaciones en la que se habían enzarzado algunos de esos medios entre sí para conseguir el favor del público, dando un espectáculo público lamentable. Y aunque provocaciones, las hubo, simplemente pasé de ellas. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 448
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
REVISTA CULTURAL GÓTICA ATIS&NYD (1999-2002) (Segunda Parte).
REVISTA CULTURAL GÓTICA ATIS&NYD (1999-2002) (y Tercera Parte).

.

No hay comentarios: