domingo, septiembre 06, 2009

RICH GOLD “LA PLENITUD”.

Quiero dar las gracias a la EDITORIAL GEDISA, y muy especialmente a ALESSANDRA, por su cortesía con LUX ATENEA LIBROS.

Publicado por: EDITORIAL GEDISA, S.A.
ISBN: 84-9784-321-8 Edición: 2009

“Las cosas desean convertirse en cosas mejores.”

En las estanterías de una librería pueden encontrar gran variedad de títulos relacionados con los productos que dan vida a la sociedad de consumo en la que estamos inmersos actualmente. Pero si se fijan en sus autores y en los trabajos que desempeñan, comprobarán que muchos de ellos son profesionales que han trabajado practicamente toda su vida en esta rama laboral. Está claro que la experiencia siempre será un don, pero en el caso de este interesante y reflexivo autor, estamos hablando de una persona cuyos inicios estuvieron dirigidos a expandirse en el mundo del arte vanguardista, una expansión coronada con el éxito que, pasados los años, le llevaría a colaborar con empresas de reconocido prestigio mundial como Sega, Mattel o Xerox. Esta unión en una misma mente de un artista de vanguardia con un diseñador y visionario de productos, es muy difícil de encontrar en el siempre competitivo mundo comercial. Pero esta curiosa característica, convierte en una persona muy especial a Rich Gold (el diminutivo de su nombre, Richard Goldstein) y sus ideas. Futurismo, surrealismo, vanguardia audiovisual,... Rich Gold fue un ser dedicado plenamente al estímulo constante de la mente. Su trabajo lo consideró siempre un juego, un juego tomado con la seriedad necesaria para dar sentido a su forma de vivir.

“El diseño concentra su atención en la moda.”

“La Plenitud” es el nombre escogido por Rich Gold para dar vida a este ensayo sobre nuestra sociedad de consumo, una sociedad a la que define como un ecosistema plagado de cosas creadas por el ser humano para satisfacer sus deseos a través del placer. De esta forma, creación y consumo se hayan directamente unidas en ese objetivo para que el consumidor de rienda suelta a sus apetitos. Esto genera una gran cantidad de objetos que son adquiridos por cada ciudadano pero, por cada objeto adquirido, no tardará en salir al mercado otro nuevo que lo sustituya provocando en ese mismo consumidor, ansias de dejar de lado lo comprado para pasar a querer poseer la novedad. Así, ciclo tras ciclo de consumo, los objetos no dejan de entrar en sus posesiones, quedando arrinconados cantidad de objetos cuya función queda obsoleta con cada nueva entrada. A nivel empresarial, en este libro también comprobarán cómo el conservadurismo empresarial y la innovación se encuentran siempre reñidos. El autor, con un claro espíritu transgresor, dejará muy clara su postura al respecto con sus siete pautas de la innovación, dejando magistralmente expuesto ese mundo aparentemente difícil de entender.

“Tanto el diseño sin arte como la ingeniería sin ciencia tienden rápidamente hacia la mercancía, y en un mundo globalizado, si nos limitamos a producir mercancías, estamos muertos.”

Rich Gold es la creatividad en estado latente, pero uniéndola siempre a una filosofía personal a la que llama “las cuatro gorras de la creatividad”. Ciencia, Arte, Diseño e Ingeniería se convierten en cuatro zonas a veces relacionadas y compatibles, y otras no, que definen con perfección el perfil de cada creador. Es admirable cómo Rich Gold nos explica de forma muy clara los fundamentos de cada una de esas ramas, y cómo cada persona creativa tiende a actuar de una forma concreta en función de sus cualidades encajables en estas cuatro áreas. A estas alturas ya del libro, el lector se empezará a dar cuenta que este autor es algo más que un artista-diseñador. La filosofía va cada vez iluminando más y más cada una de sus palabras...

“En estos momentos llamo a mi tribu, la Tribu de la Basura. Fabricamos basura y lo hacemos en grandes cantidades.”

Tecnología y funcionalidad, información y creatividad, todo queda integrado en la mente de esta persona polifacética y multidisciplinar. Dadaismo, juguetes, conferencias, esoterismo, pertenencia al Foro Económico Mundial,... así es Rich Gold, una mirada renacentista a la sociedad de consumo, y así dejará pensativo con absoluta efectividad a cada lector que decida adentrarse en este universo mental. “La Plenitud”, cuando los deseos e ilusiones por la posesión de objetos y bienes condicionan completamente nuestra pertenencia a una sociedad que sigue pensando que los recursos en este planeta siguen siendo ilimitados. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“No nos consideramos una cultura particularmente moral. Decimos que somos una nación de leyes, no de morales.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 402
.

No hay comentarios: