miércoles, septiembre 23, 2009

“EL LENGUAJE DEL DESEO, poemas de Hadewijch de Amberes”.


Publicado por: EDITORIAL TROTTA, S. A.
ISBN: 84-8164-357-2 Edición: 1999

“Ni la inteligencia más alta ni la intuición más profunda pueden echar anclas
en la inmensidad a la que eres llevada sin fin ni retorno.”


Estos poemas místicos, escritos hace siete siglos por Hadewijch de Amberes (perteneciente a la comunidad religiosa de las beguinas), constituyen una de las últimas creaciones místicas literarias de finales de la Baja Edad Media. Unos poemas que han quedado como testimonio de una etapa histórica europea que acabaría como suelen terminar este tipo de corrientes religiosas: condenadas a su rechazo institucional, a su marginación y posterior desaparición. Una comunidad beguina formada por mujeres con profundas convicciones religiosas, entregadas a Dios y al auxilio social, con vidas dedicadas a la contemplación y a la entrega absoluta a las experiencias místicas, pero cuya imagen intachable no bastó para que terminara siendo condenada muy duramente por la todopoderosa Iglesia católica de la época. Acusándolas de herejía y de practicar cultos opuestos a la ley de Dios, estos ataques no fueron otra cosa que una manipulación creada para evitar que esta comunidad, formada por mujeres poseedoras de una amplia y variada cultura teológica, pudiera seguir prosperando y cobrando mayor peso moral y ético en una sociedad a merced de los caprichosos dictados provenientes de Roma.

“Hay quien pone su confianza en el mañana
y pronto su corazón se llena de despecho.”


La sumisión absoluta de la mujer y la exigencia de una entrega absoluta a los dictados del hombre, siempre serán incompatibles con otras formas de ver la vida (y la religión) en donde la mujer adquiere un mayor protagonismo gracias a la equiparación de su libertad y sus derechos con los del hombre. Cuando en una sociedad marcada por las leyes espirituales, la religión dominante valora como eje fundamental de esa sociedad la total sumisión de la mujer a los dictados del hombre, cualquier organización que permita una mayor libertad a la mujer será etiquetada como un peligro social, en cuanto su presencia y protagonismo se haga notar. Como no podía ser de otra manera, la beguina Hadewijch de Amberes también fue señalada por esas mismas autoridades, pero su caso no fue un caso aislado. También hubo otras mujeres místicas, inmersas en esa comunión en cuerpo y alma con Dios, como Hildegarda de Bingen, Matilde de Magdeburgo, Margarita Porette, María de Oignies, Beatriz de Nazaret,... que nacieron en una época en donde la Iglesia católica ya estaba preparando la persecución y el aniquilamiento de otras organizaciones y corrientes religiosas cristianas, como los cátaros, los templarios,... Como apunte, quisiera destacar el comentario de Eugenio Trías sobre esta persecución religiosa, incluido en este libro.

“La vida es horror para el alma
cuando después de darlo todo
se ve arrojada a las tinieblas....”


Estos versos, escritos entre los años 1220 y 1240, se convertirían en el antecedente de los que, un siglo después, se llegarían a englobar dentro de la mística renana (con Eckhart como principal maestro). Hadewijch de Amberes también sería la primera gran escritora en lengua flamenca y una de las referencias más destacadas dentro de la poesía neerlandesa. Pero estos honoríficos títulos grabados en la Historia de la Literatura europea, tuvieron como protagonista a una mujer culta cuya visión de la religión y de la vida, le acabaría llevando a ser perseguida y amenazada con el destierro y la prisión. Un brutal acoso institucional sobre su persona que dejará consternado al lector cuando lea y sienta estos versos llenos de luz, sensibilidad, amor y entrega a los designios de Dios. A una persona con esta pureza espiritual, con este sentido ético y moral de su comportamiento en sociedad, ¿cómo pudo recibir semejante hostigamiento y castigo? Tal vez sea la interpretación católica de su ley “amarás al prójimo como te gustaría ser amado”. Se ve que esa fue la mejor forma de demostrar el amor que a ellos les gustaría recibir. “El Lenguaje del Deseo”, poemas místicos de esencia cátara escritos por una de las mujeres que más admiro de toda la Edad Media. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“El amor es la paz de la inteligencia.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 416
.

No hay comentarios: