jueves, octubre 12, 2006

CHARLES BUKOWSKI "LO MÁS IMPORTANTE ES SABER ATRAVESAR EL FUEGO".

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Publicado por : La Poesía, señor hidalgo
ISBN : 84-95976-04-8
Edición : 2002

“mi padre atrapó los ratoncillos
todavía vivos y los
tiró al incinerador
llameante
uno a uno
las llamas crecieron de repente
y a mí me habría gustado tirar a mi padre
allí dentro
pero con 10 años
me era imposible
...”


El impresionante libro “Lo más importante es saber atravesar el fuego” es una contundente muestra de los instintos autodestructivos que definieron la vida del maestro de la literatura del siglo XX Charles Bukowski (1920 - 1994), tras ser esculpidos artísticamente y con todo lujo de detalles con su propia máquina de escribir. Así es Bukowski. Un ser sensible cuya existencia encuentra siempre harto dura y cruel en un medio hostil que lo somete constantemente a una presión injusta y desproporcionada. Con estas malas cartas en sus manos servidas para ser jugadas en el póker de la vida, vicios como el alcohol y el sexo fueron los que finalmente le permitieron seguir adelante con valor y tesón a la espera del momento ineludible. ¿Y qué hay de su afición por las apuestas en las carreras de caballos? Para él siempre fue un riesgo controlado con posibles sorpresas sustanciosas.

“...
no hay nada que tenga la magia del trasero de una mujer
...”


A los bibliófilos lectores de Lux Atenea Webzine les impresionará este libro porque Charles Bukowski fue un incansable rebelde defensor de su propia causa, pero su causa es la causa del marginado, del inadaptado, del solitario, del perdedor, del individualista, del vividor, del existencialista, del filósofo, del observador, del analista... en definitiva, del ser humano no domesticado por la sociedad. Un poeta muy especial para outsiders, para personas situadas fuera de los muros de la sociedad moderna.

“...
me gustaría llorar
pero la pena es una
estupidez
me gustaría creer
pero la fe es un
cementerio.
...”


Poseedor de una personalidad indomable desde muy joven, ni la violencia que mostraba su padre contra él pudo sofocar su rebeldía, ni las palabras de su familia pudieron hacer mella alguna en su firme determinación, ni la enfermedad ni la degradación física llegaron a ponerle de rodillas, ni las traiciones o el despecho hicieron que bajara la mirada, ni las dificultades económicas ni la pobreza lograron apagar su llama vital, ni el contacto con el éxito llegó a contagiar su alma con las terribles venéreas psicológicas de la vanidad y de la arrogancia, ni la vida lo encadenó con la fuerza de lo obvio y palpable, y ni la incertidumbre que anuncia la llegada de la muerte mermó lo más mínimo sus ganas de abandonar un barco en el que nunca se sintió feliz, ni tampoco seguro o comprendido. Una empatía completamente ausente en su interior hacia la vida cotidiana socialmente establecida.

“...
en el museo del dolor
no se cobra entrada,
es gratis como la mierda de mofeta.
...”


En cambio, paradójicamente, el alcohol si enseñó a Bukowski cómo debía moverse en la vida, dándole esa energía y ese valor tan necesarios para no quedarse paralizado. En cambio, el placer carnal si le dio a probar esa fruta prohibida cuyo dulzor hacía que este mundo cruel y desalmado dejara de existir temporalmente. En cambio, la soledad si le permitió respirar profundamente en un mundo que oprime y angustia. En cambio, las apuestas de caballos si le enseñaron que, en esta vida, la Rueda Fortuna rueda y rueda dejándonos unas veces arriba y otras abajo, unas veces nos atrae y otra nos repele, unas veces somos guías y otras los guiados. Unas veces somos reyes, y otras, esclavos.

“...
rostros asquerosos como excrementos flotando en el retrete,
vidas atrapadas, amor menos que hermoso,
...”


Experimenta una visión urbana oculta en la oscuridad leyendo los versos de “La luna llena”. Deja que tu mente se pierda con su “La danza de la vida”. Se selecto, se duro, se drástico mientras suenan en tu cerebro las palabras de “Sigue la disputa”. Observa el fondo real del espíritu humano en las palabras que dan forma a los versos de “¡Victoria!”. Disfruta con la fragancia que emana de la música clásica en “Unas notas sobre Bach y Haydn”. Comprende que todo en esta vida es fugaz, leyendo “El perro blanco”. Aprende los roles sociales en “Gatito” y quémate con su cruda realidad en “Un voto a favor de la cálida luz”. Siente el mordisco de la vida en tus carnes con “Un desperdicio” y mira cuál es tu destino en “Dejarse llevar”. Mira al ocaso con “El cigarrillo del Sol” y déjate seducir con “Demencia”. Cómete la realidad a mordiscos leyendo “Manual de combate”, gira tu cabeza hacia arriba y escupe con fuerza mientras los versos de “La crisis (2)” se disuelven con el viento. Deja salir tu sonrisa más auténtica mientras lees “Nadie sabe los líos que he tenido”, deja tu experiencia a flor de piel con “Las señoras peligrosas”, aprende a comportarte con “El capitán Goodwine”, abre las ventanas al olor urbano de “Ahora mismo en esta ciudad:”. Luego, sitúate al borde del abismo y mira hacia abajo, mientras el eco te recita los versos de “Tira los dados”. Última apuesta, un sueño llamado “Mariposas”.

“...
la mezcla adecuada de la mujer y el poema
es Arte infinito.
...”


Con sus ochocientas treinta y dos páginas, “Lo más importante es saber atravesar el fuego” es uno de los libros publicados sobre la poesía de Charles Bukowski más completos. Esta edición es bilingüe, característica que se agradece enormemente si el idioma inglés no ofrece problemática alguna a quien lo lee. “Lo más importante es saber atravesar el fuego”, un lujo de libro para una buena biblioteca. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Cuando las violetas rugen al sol

nos tienen en la jaula
con el garbo y los sentidos desollados
y el corazón ruge como una fiera
por lo que nos han hecho.”


Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 4
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
A “”.
A “”.
A “”.
A “”.

.

No hay comentarios: