sábado, junio 20, 2009

FRIEDRICH HÖLDERLIN “POEMAS DE LA LOCURA”


Publicado por: EDICIONES HIPERIÓN, S.L.
ISBN: 84-7517-074-9 Edición: 1998

“Donde brotan ocultas las violetas...”

Cuando un poeta toma como límite lo infinito, siempre correrá el riesgo de romper el difícil equilibrio racional establecido en su mente, al continuar siguiendo la estela de una quimera poética más allá del espíritu humano. Uno de estos poetas idealistas fue Friedrich Hölderlin, y los versos de esa última etapa, que sería cerrada en un instante por la parca Átropos con un corte de sus tijeras, quedarán siempre grabados en la Historia de la Literatura Universal como fiel testimonio de uno de los límites dentro del arte poético.

“Esa claridad ante la cual hasta los sabios se estremecen...”

En 1806, a la edad de treinta y seis años, a Hölderlin se le diagnostican problemas mentales, siendo declarado médicamente como una persona loca, como una persona que ha perdido el sano juicio. Recluido en su casa de Tubinga, permanecerá otros treinta y siete años al margen de la sociedad, al margen del círculo intelectual de su país, e incluso, de sus amigos (si es que verdaderamente se les puede considerar así, como amigos). Durante todos estos años en los que estuvo acompañado casi en exclusiva por su soledad, Hölderlin continuó escribiendo, continuó dibujando sentimientos usando poemas, pero el sentido de las palabras y del lenguaje fue alejándose progresivamente e inexorablemente hasta desaparecer... Muchos poemas, por desgracia, se perdieron, quedando únicamente estos 49 poemas que se han reunido y traducido para la presente obra.

“El cielo tan lejano, que rara vez se turba.”

En estos poemas se respiran los aires de libertad en una Madre Naturaleza mítica y protectora, donde la inteligencia encuentra el estado ideal para construir, extenderse y complacerse ante lo bello. El maestro de la poesía observa a la especie humana de su época desde la atalaya de su nous, y con sus palabras simbólicas, intenta hacerles ser conscientes de sus erróneos actos y de sus desvaríos intrascendentes. Hölderlin no llega a comprender del todo el por qué de tales locuras en las que cae la especie humana, esas mismas que atrapan y encadenan a las personas atraídas por los cantos del homocentrismo y el egocentrismo. Como buen espíritu romántico, nunca deja de perder su esperanza y su ilusión en un cambio radical que aleje al hombre de los mortales acantilados a los que se aproxima. Con el ideal del ser humano integrado en armonía en la Naturaleza, nunca dejará de seguir sacando brillo a esos dorados pensamientos, con la esperanza de que sus brillos puedan guiar a otros seres sensibles en este mundo, al igual que los faros orientan a los barcos cuando se encuentran perdidos en la oscuridad de la noche.

“Ramas negras cubiertas de rocío y de duelo,
pero que sin embargo muestran en sus frutos la belleza.”


Estamos ante la etapa más oscura y difícil de comprender de este gran genio. Personalmente, considero a Hölderlin como una de las pruebas más claras de la peligrosa deriva que puede seguir un ser humano cuando, estimulado y fortalecido por su enérgico espíritu, empieza a dejar su destino en manos de su alma. Alma y Ego, al igual que el Yo y el Ego, han de existir en armonía, situándose la balanza del ser lo más equilibrada posible. Cuando esa balanza se desequilibra hasta quedar uno de sus lados anclado e inmóvil, la sinrazón no tardará en hacerse dueña de la persona, gobernando su destino hasta su propia autodestrucción. Y es que tan peligroso es el escaso conocimiento como su exceso, y este último fue el caso de este incombustible poeta del siglo XIX. “Poemas de la Locura”, cuando el poeta contó su visión y experiencia con el Caos y la Nada. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“La contemplación trae la paz a mi corazón
que unido queda a esa imagen,
aliviando sus dolores
más allá de la razón.”


Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (LITERATURA) (Pulsa Aquí).

Lux_Atman

Artículo Nº: 418
.

No hay comentarios:

More Visited: