martes, mayo 19, 2009

“MEFISTÓFELES Y EL ANDRÓGINO”, MIRCEA ELIADE.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Publicado por: EDITORIAL KAIRÓS.
ISBN: 84-7245-493-2
Edición: 2001

“El inconsciente es siempre religioso.”

La libertad no es igualmente concebida por un occidental que por un oriental. Este ejemplo también se puede aplicar a multitud de aspectos de la vida humana según sea la cultura a la que un individuo pertenezca. La visión sagrada del mundo que nos ofrecen otras culturas no occidentales, más espirituales y menos materialistas, parten de una conciencia cósmica como base de un estado de entendimiento del hombre respecto al sentido de todo lo que forma parte del universo. Alejados del condicionante intelectual materialista, al que el mundo oriental ha denominado como Maya (o sea, la ilusión cósmica que nos encadena a lo material), la ruptura de esa frontera conceptual se transforma en el leif motiv de estas doctrinas espirituales. Para los orientales, la verdadera libertad del ser humano llega siempre cuando atraviesa el velo de Maya para ver la auténtica realidad, un acto al que denominan como liberación. Por lo tanto, las referencias del maestro Mircea Eliade en “Mefistófeles y el Andrógino” al taoísmo, al hinduismo, al chamanismo, al zoroastrismo, al sufismo... serán inevitables. Entonces, ¿qué sentido tiene la figura de Mefistófeles en todo esto? Mefistófeles, como figura esotérica, es un ser que trata de pararlo todo, que trata incluso de inmovilizar la vida, por lo que su identificación con lo muerto acaba siendo obvia. Pese a toda la contaminación cultural a la que estamos sometidos en relación a la auténtica comprensión del significado de Mefistófeles, por encima de todo hay que tener muy claro que éste no ataca a Dios. Mefistófeles lo que hace es parar la vida, parar la obra de Dios, y si la vida es inmovilizada, ésta pierde su sentido y su razón de existencia. Por ejemplo, bajo esta perspectiva la historia de Fausto y Mefistófeles cobra un significado más real, más profundo y más alejado de teorías satánicas. Por cierto, es curioso comprobar como la leyenda de Fausto y Mefistófeles tiene múltiples paralelismos en culturas muy alejadas entre sí, cambiándose el nombre de los personajes pero no su significado, ni la profundidad de su mensaje.

Y el bibliófilo lector de Lux Atenea Webzine también se preguntará: ¿qué sentido tiene la figura del andrógino en todo esto? La figura del andrógino une los dos polos sexuales creadores de vida en un solo ser. Si tanto lo masculino como lo femenino no son completos por sí mismos, sino que necesitan del otro para llegar a ser una entidad completa, aquel que tenga la cualidad andrógina estará situado por encima del resto de los humanos al ser una entidad completa siendo solo uno, al no necesitar a otro ser para completarse. Conviene aclarar que el andrógino es un mito, pero en todo mito se esconde una realidad sagrada que nos enriquece intelectual y espiritualmente. Si partimos de una división entre dos mundos espiritualmente opuestos como son el Bien y el Mal, el andrógino encarnaría a un ser que es Bien y Mal a la vez, y ese hecho le permitirá moverse en un estado natural situado entre lo terrenal y lo divino, por lo que el andrógino logra apartarse de ese ciclo universal de creación y destrucción en el que estamos viviendo el resto de los mortales. En esa situación tan especial entre el Cielo y la tierra, al andrógino no hay que confundirlo con un ser celestial, con un ser de luz, con un ángel. El andrógino es sencillamente un ser humano ideal y perfecto al unir el mundo masculino y femenino en uno solo, y fuera de los límites mentales de lo masculino y de lo femenino, no hay nada que pueda abarcarse sin perder la propia condición humana porque al otro lado de esa frontera empezaría el anhelado mundo sagrado que perdimos tiempo atrás, el Reino de Luz, el Reino de Dios. Así lo observaron algunos autores románticos en el siglo XIX (Novalis, Balzac, Franz von Baader, Friedrich Schlegel...), y otros místicos también lo enfocaron hacia corrientes esotéricas llenas de cabos sin atar (Aleister Crowley), o con visiones y perspectivas mucho más acertadas relacionadas con el mundo de la Alquimia (templarios, Jacob Boehme...). El culto a Dioniso, a Afrodita barbuda, a las Vénus calvas, al dios germano Tuisto... son claros ejemplos de esa aspiración humana a la androginia como elevación espiritual. Y, en cambio, los seres humanos nacidos con claros signos de hermafroditismo han sido eliminados inmediatamente en muchas culturas, al ser tomados como un signo de desgracia. Su existencia es contemplada como un reto a las sagradas leyes divinas porque una cosa es el andrógino ritual y simbólico, y otra muy distinta, su existencia real en carne y hueso. El axis mundi, la montaña sagrada, la escalera al cielo... se convierten en símbolos necesarios para entender con claridad todo aquello que no puede ser explicado con palabras en esa relación entre el Cielo y la tierra, entre el mundo divino y el mundo de los hombres. Sobre el interesante tema de la cuerda o la escalera al Cielo, mejor lo dejo para el siguiente artículo que estoy escribiendo sobre el extraordinario libro “El Vuelo Mágico”, también escrito por este maestro e investigador destinado a convertirse en uno de los pilares culturales de este medio de información digital. “Mefistófeles y el Andrógino”, un libro escrito con absoluto rigor y seriedad para que apartemos de nuestra mente muchos falsos conceptos sobre estos temas. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Toda experiencia religiosa auténtica implica un desesperado esfuerzo por calar en el fundamento de las cosas, la realidad última.”

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 376
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
“EL VUELO MÁGICO”, MIRCEA ELIADE.
“NACIMIENTO Y RENACIMIENTO, el significado de la iniciación en la cultura humana”, MIRCEA ELIADE.
“EXPLORADORES DE LO INFINITO”, MARIA COFFEY.
“LA PERCEPCIÓN DIVINA. EL SIGNIFICADO RELIGIOSO DE LAS SUBSTANCIAS ENTEÓGENAS”, HUSTON SMITH.
“DICCIONARIO DE ORIENTALISMO Y BUDISMO”, RAMIRO A. CALLE.
“DIOSAS Y DIOSES DE LA VIEJA EUROPA (7000 - 3500 a.C.)”, MARIJA GIMBUTAS.
“CHAMANISMO – LA VÍA DE LA MENTE NATIVA”, MANUEL ALMENDRO.
“LA CIVILIZACIÓN SUMERIA (2 TOMOS)”, FEDERICO LARA PEINADO.
“AUTORIDAD ESPIRITUAL Y PODER TEMPORAL”, RENÉ GUÉNON.
“LA DIOSA. CREACIÓN, FERTILIDAD, Y ABUNDANCIA. MITOS Y ARQUETIPOS FEMENINOS”, SHAHRUK HUSAIN.
"MITOS, RITOS Y SÍMBOLOS", JEAN HANI.

.

1 comentario:

Señorita Lu dijo...

Interesante... andaba buscanso información sobre Eliade y llegue a tu blog
:)