lunes, abril 06, 2009

FERNANDO JIMÉNEZ DEL OSO “EL DIOS JAGUAR”.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Publicado por: ESPACIO Y TIEMPO, S.A.
ISBN: 84-7998-008-7
Edición: 1991

“Los pueblos antiguos no concebían que la Historia del mundo, del hombre, del Universo, fuera más atrás en el tiempo de unas pocas generaciones.”

Hace tres mil años se desarrolló en tierras mexicanas una de las culturas precolombinas más enigmáticas y sorprendentes: los Olmecas. Como colosal testigo de su presencia en esas tierras quedaron enormes cabezas de piedra cuyo peso y tamaño provocan en quienes las observan, sentimientos de asombro y de fascinación a la vez. Es increíble cómo pudieron transportar semejantes moles de piedra de más de sesenta toneladas a través de la selva, y cómo pudieron cincelar de forma magistral esos rostros que rayan la perfección y sin utilizar herramienta de metal alguna. Bloques de piedra de decenas de toneladas movidas como si nada, esculturas de piedra realizadas sin usar herramientas de metal, figuras humanas con unos rasgos físicos sin paralelismo alguno con cualquier otra etnia en la zona, un culto solar misterioso que se convirtió en la principal base religiosa de posteriores culturas como la maya, la azteca... Misterios y más misterios que provocarán un interés creciente en nuestros lectores interesados en conocer quiénes fueron los olmecas a través de uno de los investigadores más serios y rigurosos nacidos en España: el doctor Fernando Jiménez del Oso.

“Los toltecas habían sido influidos previamente por los mayas y compartían con ellos muchos principios y creencias.”

Se cree que fueron los olmecas quienes construyeron la gigantesca ciudad de Teotihuacán, una urbe que, en su periodo de máximo esplendor, llegó a tener más de doscientos mil habitantes. Consagrada a un culto solar marcado por la presencia simbólica del jaguar y de la serpiente, la supuesta construcción de enormes pirámides dedicadas a esta visión cósmica del ser humano se convertiría finalmente en el legado arquitectónico que heredarían otras culturas, incluyendo la nuestra actual. Pero, sin explicación alguna, Teotihuacán, “la ciudad de los Dioses”, fue abandonada hace 1.200 años aproximadamente. Años más tarde, los aztecas la descubrirían, quedando profundamente impactados ante la visión de sus colosales dimensiones tanto en edificios como en avenidas. Cabezas colosales, pirámides colosales, ciudades colosales... parece como si el manejo de volúmenes gigantescos fuera algo sencillo y normal en la Antigüedad. Además, los conocimientos matemáticos, astronómicos, geométricos... nos siguen dejando sin habla, abriendo más preguntas que respuestas sobre cómo pudieron llegar a un nivel científico tan avanzado.

“Los aztecas, que, por orden de su dios Huitzilopochtli, cambiaron su nombre por el de mexicas.”

En este libro también encontrarán importante información sobre cómo influyó la religión olmeca en la avanzada cultura maya, una cultura que nos ha dejado perplejos por su contundente despliegue de conocimientos astronómicos, matemáticos (por ejemplo, fueron los primeros en usar el cero), y, sobre todo, por la exactitud con la que manejaron la medición del tiempo que les permitió utilizar el calendario más perfecto jamás calculado hasta entonces por el ser humano, y solamente superado hace tan solo unas décadas por un anecdótico margen de tres diezmilésimas en su precisión gracias a la aplicación de nuestras más avanzadas tecnologías. Cuesta creer cómo pudieron llegar a tal grado de precisión con unos medios e instrumentos de medida tan rudimentarios, pero las pruebas demuestran con claridad que la exactitud de sus medidas prácticamente no tenía nada que envidiar a las actuales. También nos sorprende el poder comprobar cómo llegaron a establecer unidades de medida del tiempo tan enormes, algunas de las cuales llegan a abarcar periodos de 3.200.000 años, o incluso, de 64 millones de años. ¿Por qué era necesario dar nombre y hacer uso de esos periodos de tiempo tan grandes? Y sus asombrosas ciudades, convertidas muchas de ellas en observatorios del universo, siguen atrayendo al hombre moderno por su admirable belleza conservada durante siglos tras haber permanecido ocultos en el interior de la selva. Las culturas tolteca y azteca completan esta magnífica obra de investigación, este ensayo sobre las enigmáticas culturas precolombinas, y las ciudades mencionadas, pertenecientes a diversas culturas, se convierten sin ningún género de duda en las protagonistas principales de este extraordinario libro. Sólo con escuchar sus nombres, quedamos irremediablemente atrapados por su magia ancestral jamás perdida: Teotihuacán, Palenque, Tikal, Chichén-Itzá, Tenochtitlan...

“A partir de los toltecas los sacrificios se generalizaron.”

El autor de la presente obra, el admirado doctor Jiménez del Oso, supo cómo informarnos sobre lo oculto, sobre lo misterioso, sin llegar nunca a unas conclusiones rotundas que no estuvieran convenientemente sustentadas en bases de carácter científico y racional. Cuando un suceso misterioso no se podía resolver sin hacer uso de esas pruebas científicas, el doctor Jiménez del Oso sencillamente nos informaba sobre los hechos con todo lujo de detalles, exponiendo las pruebas que realmente demostraban lo que allí había ocurrido, quedando muchas enigmáticas preguntas en el aire cuyas respuestas permanecían fuera del alcance de nuestra razón. Así de sinceras fueron las investigaciones de este buscador del enigma de la vida humana, y este libro es una de sus obras más importantes escrita sobre unas culturas precolombinas en las que predominan sobre todo las preguntas sin respuesta. Tras su muerte, con profunda tristeza puedo afirmar que el vacío dejado en la investigación de los misterios que nos rodean no ha sido hasta ahora suficientemente por los nuevos investigadores, algunos de ellos más aferrados al sensacionalismo y a la especulación fantasiosa que al rigor científico pese a que estamos ya en el siglo XXI. “El Dios Jaguar”, cuando el desarrollo en Europa estaba en proceso de transformación, en el continente americano una cultura expandió los conocimientos humanos hasta límites ni siquiera soñados en el viejo continente. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“La misma fusión de hombre y jaguar que plasmó en sus bajorrelieves otra cultura lejana, contemporánea de la olmeca, allá en plenos Andes, en Chavín de Huantar. La misma idea, el mismo concepto, el mismo símbolo.”

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 349
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
“Dr. FERNANDO JIMÉNEZ DEL OSO: UNA VIDA EN BUSCA DEL MISTERIO”.
Dr. FERNANDO JIMÉNEZ DEL OSO “Y YO DIGO…”.
“LOS DIOSES EN LOS CÓDICES MEXICANOS DEL GRUPO BORGIA”, BODO SPRANZ.
“LAS PIRÁMIDES DE LA MUERTE (TEOTIHUACÁN)”.
“ORÁCULO MEXICANO”.
FERNANDO JIMÉNEZ LÓPEZ “UN VIAJE MÁGICO POR EGIPTO”.
“JUNG Y EL TAROT. UN VIAJE ARQUETÍPICO”, SALLIE NICHOLS.

.

No hay comentarios:

More Visited: