martes, abril 21, 2009

IDRIES SHAH “EL YO DOMINANTE”.

Publicado por: EDITORIAL KAIRÓS, S.A.
ISBN: 84-7245-468-1 Edición: 2000

“El conocimiento sufí no es acumulación de hechos o argumentos: es experiencia.”

Idries Shah ha sido el místico que más ha dado a conocer la filosofía sufí en Occidente. Situados en el polo opuesto al fundamentalismo islámico, los sufíes están ganando poco a poco terreno dentro de nuestra sociedad, y hablar actualmente del sufismo no es mencionar algo desconocido o exótico para muchos lectores de LUX ATENEA LIBROS. Dentro de esta religión, los maestros sufíes hacen un especial hincapié en el constante control que cada uno de ellos ha de tener de su Ego, o Yo dominante, respecto a su Yo más profundo, y fruto de esa experiencia de análisis y control del Yo dominante es este libro escrito por Idries Shah, un libro que, por cierto, fue el último que vio publicado en vida.

“Tienes que poner esfuerzo en ello, pero no un esfuerzo ciego.”

La obra “El Yo Dominante” es un libro en el que Idries Shah ofrece razonamientos y claves con las cuales el lector interesado en profundizar en esta corriente mística, puede iniciar este camino vital que le llevará toda su existencia recorrerlo. Porque, como muy bien deja claro Idries Shah, al Yo dominante (o Ego) hay que controlarlo (no eliminarlo) gracias a un completo y detallado autoanálisis a través del cual, la persona irá conociendo qué debilidades lleva arrastrando su ser, cuál es su origen, y tras tomar la firme decisión de perfeccionar su propio ser, pasar a tener el valor de reconocer ese punto débil para proceder a domesticarlo, y posteriormente, transformarlo en fortaleza.

“Es un mal signo que una persona sea seducida mediante las apariencias.”

Puede parecer un proceso lleno de fantasía, o de autosugestión, pero si la persona interesada en perfeccionarse empieza a tener en cuenta los factores descritos en las páginas de este libro, comprobará fielmente cómo es posible realizar esa separación de la escoria que tantas impurezas y fragilidades inserta dentro de nuestro cuerpo, de nuestra mente, de nuestro espíritu, y que tanto oscurecía y apartaba la luz de nuestra alma. Y es que este Yo dominante, a base de unas malas referencias educativas, a base de condicionantes familiares, a base de falsas éticas y moralidades sociales, a base de someterse a las influencias de otras personas, a base de dejarse limitar por la aparente fragilidad del cuerpo,... desde nuestro nacimiento, va poco a poco creando una barrera de contención alrededor del alma que con el paso de los años termina convertida en una radical separación de las virtudes del alma respecto a nuestra existencia. Al quedar alzada esa barrera, también traerá consigo que nuestra mente acabe acartonada a través de la pasividad y el decaimiento, y como no, también nuestro espíritu acaba debilitado y lleno de agujeros energéticos a través de los cuales será fácil que el infortunio se apodere de nuestro destino. Con este Yo dominante condicionando toda nuestra visión de la vida y todos nuestros pensamientos, su constante insatisfacción terminará por devorar nuestro interior gracias a un mundo exterior al que observa como un ente a manipular y devorar a su antojo.

“La actividad y la paciencia son igualmente buenas e igualmente inútiles según el grado de su eficacia hacia la meta.”

En alguno de los artículos que he escrito sobre obras fundamentales del misticismo, he mencionado con cierta constancia un elemento esencial del ser que debe ser controlado, pero no eliminado o anulado: el Ego. Con este nuevo artículo dejo en manos del lector esta información sobre ese Yo dominante que tantos problemas nos trae en la vida cuando se mueve sin control, pero que tantas satisfacciones y excelencias puede ofrecernos si convertimos su control en el eje existencial de nuestra vida. “El Yo Dominante”, cuando una puerta mística se abre para convertir su enseñanza en un valor humano a cuidar toda la vida. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“La verdadera creencia llega tras la comprensión.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 356
.

1 comentario:

Idries Shah dijo...

Esta es la cuenta oficial de La Fundación Idries Shah. Muchas gracias por interesarse en su obra y por la reseña.