viernes, marzo 20, 2009

“BATMAN : LA BROMA ASESINA”.

Publicado por : Ediciones Zinco, S.A. Edición: 1988
Guión escrito por Alan Moore, ilustrado por Brian Bolland, y creado por Bob Kane.

“En los recuerdos se basa la razón. ¡Si no podemos enfrentarnos a ellos, negamos la razón misma!.”

Abrimos el cómic, empezamos a ver las dos primeras páginas y, pese a no encontrar palabra alguna en las viñetas, nuestros sentidos entran de lleno en la historia. Sensación de desplazamiento siguiendo a Batman, sensación de estar entrando en el edificio mientras la lluvia cae en el exterior. Sensaciones que no hacen falta palabras para describirlas. Y como final de la escena, nos encontramos al Joker en su celda jugando al solitario con una baraja francesa, como no. Así comienza “La broma asesina”, una de las historias de Batman más elaboradas, mejor dibujadas, y basadas en su eterno enfrentamiento con el Joker.

Ya que he empezado mencionando los dibujos, continuaré comentando este interesante tema. El dibujante, Brian Bolland, hace grande al personaje creado por Bob Kane, con Batman en una línea muy inglesa, muy flemática,... con una imagen muy estirada. Pero quien se lleva casi todo el centro de atención en esta historia es su oponente, el Joker. El dibujo del Joker es sencillamente genial. El juego psicológico llevado por el Joker está muy bien reflejado, pese a que el movimiento en esta historia es acelerado y muy desenvuelto; pero lo contrarresta con la precisión en el dibujo de cada viñeta. De esta forma, “La broma asesina” se convierte en uno de esos cómics cuyas viñetas has de repasar hasta el más mínimo detalle, antes de pasar a la siguiente. Un acto que se transforma casi en una ofrenda al culto más elevado dentro de este Arte. Por ejemplo, encontrar en un segundo plano a un hombre devolviendo encima de la barra en un bar, o encontrar un cartel un poco irónico anunciando la atracción de una mujer sobrada ampliamente en kilos,... hacen que el lector valore aun más el maravilloso trabajo que se ha realizado en cada viñeta de este cómic. Retornando al tema del Joker, Brian Bolland ha creado una de sus imágenes más impactantes, dando más fuerza aun a las caras del Joker mediante unas expresiones en el rostro que le dan una mayor complejidad expresiva. Si todo esto, lo rodeamos con otros detalles, como el trono del Joker apoyado sobre una montaña de muñecos de plástico, o poner a su servicio a unos querubines que son todo amor y corazón, entonces nos encontramos con un dibujante que convierte un guión en todo un cómic de culto. ¿Creen que exagero? Vean las imágenes del Joker en el interior del pabellón del parque de atracciones y comprobarán cómo sus pinceladas son, casi, obras sacras.

El guión, surgido de la privilegiada mente de Alan Moore, es una maravilla literaria acorde a la intensidad, ironía e inteligencia del duro enfrentamiento existente entre estos dos personajes opuestos casi en todo. En ese duro enfrentamiento, Alan Moore da una vuelta de tuerca más a la actitud violenta del Joker, convirtiéndole en un ser que no respeta a nada ni a nadie, ni en las formas ni en el método. De esta forma, a parte del reguero de víctimas que va dejando a su paso desde un principio. Su radical acción sobre Bárbara, hija del comisario Gordon, es ejecutada de una forma completamente inhumana, salvaje y desproporcionada. Pero del Joker, ¿qué podemos esperar? ¿Que le traiga una caja de bombones y un ramo de rosas? Entonces no sería el Joker.

Como apunte, quisiera destacar ese detalle del guión en donde el Joker se interesa en la compra de un viejo parque de atracciones, una idea que me parece siniestramente mágica y atractiva, y muy buena para utilizarla como escenario principal de esta historia. Como cierre de este artículo sobre “La broma asesina”, quisiera dejar la imagen del Joker mojándose bajo la lluvia. Sencillamente... inolvidable. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“¡Cuando vi el chiste negro y macabro que era el mundo, me volví loco como una cabra!.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 346
.

No hay comentarios: