martes, febrero 03, 2009

FRANCISCO DE QUEVEDO “DISCURSO DE TODOS LOS DIABLOS”.

Publicado por: CELESTE EDICIONES, S.A.
ISBN: 84-8211-193-7 Edición: 1999

“Más han muerto porque hicieron testamento que porque enfermaron.”

Don Francisco de Quevedo es considerado, tras el Ilustre Don Miguel de Cervantes, como el maestro de la literatura española por excelencia. Este noble hidalgo, nacido en Madrid, es tocado en su infancia por la gracia divina de la inteligencia que lo convierte en un niño superdotado. Pese a que la desgracia trata de hundir prematuramente su prometedora carrera, al dejarlo huérfano cuando tan sólo era un niño, gracias a su apetito voraz de cultura saldrá adelante en la vida. Licenciado en Artes en la Universidad de Alcalá de Henares, estudió Teología en Valladolid, y será en esta ciudad en donde empezará a destacar como escritor y poeta. Será allí también en donde encontrará a una de sus mayores enemistades: Luis de Góngora. Una lucha en el que el arte en el uso de la pluma y la tinta, junto a la inteligente capacidad de unir adeptos a la causa, dará muestra de una de las batallas más encarnizadas entre figuras destacadas de la literatura española.

“Que en el mundo el que alcanza todo lo que quiere, como no echa de menos a Dios para nada, aun para jurarle le olvida.”

Será en el año 1627 cuando escriba la obra “Discurso de todos los Diablos”. Es publicada en 1628, y antes de acabar el año, Don Francisco de Quevedo volverá a ser desterrado (es la segunda vez que le sucede) tras sufrir la censura de la Inquisición ya que algún que otro miembro de la Iglesia (por ejemplo, el padre Diego Niseno, que había tenido acceso a la obra), pudieron leer con sus propios ojos algún que otro sarcasmo directamente relacionado con ellos y/o su entorno más directo. Obviamente, en el idioma hablado por la Inquisición de la época, esto significaba una ofensa a la institución que inmediatamente acarreaba la reprobación de la obra y el castigo para el autor del escrito.

“…un chismoso, que es polilla de la quietud…”

“Discurso de todos los Diablos” pertenece a las llamadas “Fantasías Morales”, unas obras escritas por Don Francisco de Quevedo en tono burlesco que destacaron por su elevado nivel creativo. Este libro es una ácida crítica de la sociedad en la que vivía, pero esta crítica, también puede hacerse perfectamente extensible a cualquier otra época o cultura. El ser humano, venga de donde venga, siempre será el mismo y siempre se comportará de la misma manera, y según Don Francisco de Quevedo, son precisamente la mezcla de las pasiones humanas, de sus debilidades, de sus vicios y ambiciones, las que convierten la sociedad en la que viven en el mayor de los infiernos. Nadie mejor que Don Francisco de Quevedo y sus especiales cualidades literarias para la crítica, para convertir la ironía en arte en estado puro; para pulir la obra con el encanto de la parodia y sorprender al lector con una perspectiva que transforma la obra, en una mofa en la que no falta alguna que otra pulla. Esta es la grandeza de un Caballero de Santiago dedicado a decorar la sociedad con la gracia de la sátira y convertir a cada uno de sus ciudadanos en una caricatura de sí mismo. “Discurso de todos los Diablos”, la estética barroca española sigue estando plenamente vigente en el siglo XXI. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“De los buenos nadie hace memoria, porque el bien no se aprende, y el mal se pega, de la manera que un enfermo pega el mal a veinte sanos, y mil sanos no pegaron jamás salud a un doliente..”

Lux_Atman

Artículo Nº: 330
.

No hay comentarios:

More Visited: