miércoles, febrero 25, 2009

KRISHNAMURTI “LA LIBERTAD PRIMERA Y ÚLTIMA”.

Publicado por: RBA, S.A.
ISBN: 84-473-2343-9 Edición: 2002

“Cuando citáis la Bhagavad Gita, o la Biblia, o algún libro sagrado chino, ¿qué hacéis sino repetir? Y lo que repetís no es la verdad.”

Si cuando decimos iniciar la lectura de un libro, nos encontramos de primeras con un prólogo escrito por el maestro Aldous Huxley, mejor empiece no se puede esperar. Si además, según van pasando las páginas nos encontramos con un mensaje directo y claro en el que se anima al lector a huir de las fórmulas preestablecidas para superar obstáculos que acaban paralizando la mente, entonces estamos hablando de un libro que despertará la curiosidad en aquellas personas interesadas en la superación personal y en el conocimiento de sí mismo. Para hablar en profundidad de estos complicados asuntos de una manera sencilla y humilde, nadie mejor que todo un experto en la materia: Krishnamurti.

“Las soluciones colectivas, en que muchos ponen desesperadamente su fe, son siempre soluciones inadecuadas.”

La sociedad, desde que nacemos, nos insiste machacona e incansablemente en todo lo que debemos pensar, en vez de preocuparse realmente en enseñarnos cómo poder pensar de la forma más natural y humilde. En una sociedad moderna como la actual, estos valores morales chocan frontalmente con los fundamentos principales que dan sentido a esta sociedad del sálvese quien pueda, del lobo glorificado por masacrar incansablemente a todas las ovejas que se cruzan a su paso, o del culto al éxito individual a cualquier precio. El mundo en el que vivimos es el que es, es el que nos ha tocado vivir nos guste o no, y no es de esperar grandes cambios radicales en todos estos fundamentos basados en la salvaje explotación de los recursos naturales por un ser humano convertido en el mayor y más despiadado depredador de su propia especie. En un mundo cuyos recursos están decreciendo y cuya población humana va en aumento, o la continuación de este cruel sistema (insostenible a largo plazo) nos llevará a la destrucción casi total de esta civilización (por llamarla de alguna manera), o habrán de calar mensajes de esta profundidad y calibre para poder reorientar este mundo hacia otro sistema mucho más armonioso y equilibrado. Un necesario apunte: no creo en la bondad como esencia del ser humano. Creo que el ser humano es el verdadero Demonio, el verdadero Satán, el Diablo más perfecto contra el propio ser humano, y que la maldad está incrustada en nuestros genes desde hace milenios. Pero también sé que el ser humano es impredecible y decidido, por lo que los sueños más fantasiosos puede hacerlos realidad si en algún momento se lo propone. Todo es simplemente una cuestión de voluntad.

“Somos simples extraños que miran, y hemos perdido la capacidad creadora. Queremos, por lo tanto, entender y participar.”

En este libro, Krishnamurti nos habla sobre cómo calmar la mente, sobre cómo controlarla como un paso previo fundamental para poder expandir la mente a la verdadera Realidad; sobre cómo eliminar el prejuicio que siempre trata de imponerse en nuestros criterios. Nos indica cómo evitar las comparaciones preestablecidas, ya sea por lo aceptado o por lo experimentado, porque cada ser y cada momento tienen características únicas e irrepetibles. La vida está influida por el tiempo, y el tiempo no se mueve en un ciclo hacia el pasado, sino hacia el futuro, y en un mundo en constante movimiento y cambio, es casi imposible que se repitan las mismas características con los mismos seres en otro momento. Krishnamurti nos habla de un estado mental espontáneo y trascendente en donde nuestra actitud y aptitud ante la vida se transforma en un estado de alerta pasiva y de extrema sensibilidad con todo lo que nos rodea, pero sin la perturbación de los prejuicios ni la limitación de los pensamientos duales Bueno/Malo. “La Libertad Primera y Última” es aprender a escuchar, no a hablar para hincharnos de vanidad. Es empezar a andar por ese camino en el que el cambio de estado mental será ineludible, y necesario, para ir elevando poco a poco el plano existencial que nos permita ir revelando más y más claves de la vida, y de la propia existencia. Es sencillamente el autoanálisis como inicio del autocontrol. Es comprender que el aislamiento suele ser un acto de alejamiento del problema, no una solución al problema. Es asimilar con total humildad que cuanto mayor es el apego que tenemos a las cosas, mayor es el sufrimiento y el miedo a perderlas.

“El encierro de la mente en una idea, o el evitar a las personas que nos complican la vida, no aporta serenidad a la mente.”

Esta obra son respuestas a preguntas sobre temas tan fundamentales como ¿qué es lo que buscamos?, el individuo y la sociedad, el conocimiento de uno mismo, la acción y la idea, las creencias, el esfuerzo, la contradicción, ¿qué es el Yo?, el miedo, la sencillez, la percepción, el deseo, relación y aislamiento, el pensador y el pensamiento, ¿puede el pensamiento resolver nuestro problemas?, la función de la mente, el autoengaño, actividad egocéntrica, el tiempo y la transformación, el poder y la comprensión, la crisis actual, el nacionalismo, ¿se necesitan instructores espirituales?, el conocimiento, la disciplina, la soledad, el sufrimiento, la vida de relación, la guerra, el temor, el tedio y el interés, el odio, la murmuración, la crítica, la creencia en Dios, la memoria, rendirse a lo que es, oración y meditación, la mente consciente y la inconsciente, el problema sexual, el amor, la muerte, el tiempo, acción sin idea, lo viejo y lo nuevo, el nombrar, lo conocido y lo desconocido, la verdad y la mentira, comprensión instantánea, la simplicidad, la superficialidad, la trivialidad, la serenidad de la mente, el sentido de la vida, la confusión de la mente, la transformación, en resumidas cuentas, hablo de uno de los libros que más me ha hecho pensar en los últimos años y, obviamente, que más veces he releído y consultado. “La Libertad Primera y Última”, palabras para ser entendidas a través de la experiencia personal. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“La comprensión es ahora, no mañana. Mañana es para la mente perezosa, la mente inactiva, la mente que no está interesada.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 336
.

No hay comentarios: