martes, enero 20, 2009

JEAN TEULÉ “LA TIENDA DE LOS SUICIDAS”.

Publicado por: EDITORIAL BRUGUERA.
ISBN: 84-02-42054-1 Edición: 2008

“- ¿Y usted que deseaba?
- Una cuerda para ahorcarme.”


En nuestra sociedad, cuyas raíces se han hundido profundamente en los valores cristianos durante siglos, hablar del suicidio se ha convertido en algo tabú, en un tema de conversación políticamente incorrecto. Pero los aires de modernidad que están dando forma a esta nueva sociedad materialista, tremendamente pragmática y deshumanizada, están introduciendo poco a poco en la conciencia colectiva, un mensaje de aceptación del suicidio como una opción más del individuo dentro de su actitud frente a la vida. En el pasado, socialmente hablando, el suicidio era sinónimo de condenación, de entrada segura al infierno. En la actualidad, en cambio, esa línea moral ha sido definitivamente rota a través de una serie de justificaciones racionalistas (con cierto trasfondo científico) en donde el suicidio se convierte en una elección estrictamente personal y sin connotación espiritual alguna. Actualmente, cuando un ciudadano se entera del suicidio de otro, en su mente no tiene cabida el mensaje de la perdición del alma, o de condenación eterna, si no que, inmediatamente, trata de imaginarse qué ha podido ocurrirle a esa persona para llevarla a acabar con su propia vida. Este cambio de mentalidad, con el tiempo (así opina el propio autor de la novela), como un hijo más dentro de la sociedad empresarial en la que vivimos, provocará la aparición de unos establecimientos comerciales en los que las técnicas de suicidio más variadas, puedan ser compradas sin problema alguno y con la garantía absoluta de su letal efectividad. Una de estas futuras tiendas es la de la familia Tuvache, protagonistas de esta hilarante historia.

“¿Cuántas veces voy a tener que repetírtelo? No se les dice –hasta luego- a los clientes que salen de la tienda. Se les dice –adiós- porque no van a venir nunca más.”

Jean Teulé ha sabido reflejar muy bien qué atmósferas y circunstancias rodearían a un negocio con unas características tan especiales, pero sin perder de vista en ningún momento ese humor negro que trasforma lo excepcional en algo estrambótico. Una siniestra tienda en la que las pinceladas góticas son de obligada presencia, pero sin dominarlo completamente todo. “La Tienda de los Suicidas” no es una novela gótica por temática, pero si tiene esa imagen oscura que realza aun más los contrastes. Mezclar humor y tragedia, desdichas y esperanzas, desilusión y risas no es nada sencillo, pero Jean Teulé ha sabido muy bien orquestar una historia progresivamente armoniosa sin caer en el tópico, o en lo típico. Sus ideas sobre cómo dar un aire decadente a un negocio, a una familia, a unos clientes, a unos nombres de personas, de establecimientos, de marcas comerciales,… mientras se provoca la sonrisa en el lector no es tarea fácil. Aunque Jean Teulé parece que se mueve con comodidad y seguridad en tal cuerda floja. Su humor transformado en frases ácidas y corrosivas conduce al lector a devorar una tras otra sus páginas hasta llegar a un final de lo más sorprendente. Una genialidad final digna de una historia trágica.

“Mira qué ramo tan bonito me ha regalado Ernest, papá. Ha cogido flores de las tumbas pensando en mí.”

Después de terminar de leer este libro, inmediatamente pensé que sería una historia ideal para ser pasada a la gran pantalla de la mano de genios cinematográficos como Tim Burton. Un director que sabría reflejar muy bien en imágenes estos personajes cuya dedicación al mundo de los objetos para el suicidio, lo han convertido en arte a lo largo de varias generaciones. “La Tienda de los Suicidas”, un comercio del sueño eterno en el que no falta ni el Beso de la Muerte, The Death Kiss. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“¿Su vida ha sido un fracaso? ¡Con nosotros, su muerte será un éxito!”

Lux_Atman

Artículo Nº: 322
.

No hay comentarios: