martes, diciembre 09, 2008

JOHN MILTON “EL PARAÍSO PERDIDO”.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Lux Atenea Webzine conmemora el 400º aniversario del nacimiento del poeta inglés JOHN MILTON (9 de diciembre, 1608 - 8 de noviembre, 1674, Londres).

Publicado por: EDICIONES CÁTEDRA.
ISBN: 84-376-0591-1
Edición: 2006

“Dondequiera que huya es el Infierno;
pues yo soy el Infierno; y en lo más
profundo del abismo otro se abre
más hondo que amenaza devorarme”


En este medio de información cultural digital no he encontrado una manera mejor de conmemorar el 400º aniversario del nacimiento del maestro John Milton (1608 - 1674), que publicando esta reseña sobre su libro más conocido: “El Paraíso Perdido”. Este genial artista, considerado por los expertos como el gran poeta inglés del siglo XVII, creó esta grandiosa obra literaria en edad avanzada, y pese a estar completamente ciego. Un impedimento que no impediría crear y dar vida a esta joya literaria universal. Escrita en un estilo literario muy cercano al Clásico, la influencia de otras grandes obras de la literatura de la talla de “La Divina Comedia” se deja notar tanto en su estructura, como en su trasfondo incuestionablemente moral. “El Paraíso Perdido” es un libro en el que se señala al ser humano, en el que se le juzga, en el que se le condena inmisericordemente por sus intentos de transformación en dioses, pero Dios es Dios, y el ser humano es simple y llanamente un ser humano. Un ser que se deja llevar muy fácilmente por impulsos vanidosos y grandilocuentes, sin analizar las trágicas consecuencias que esos actos conllevan.

“El Paraíso Perdido” está vertebrado por doce libros a través de los cuales, Milton nos explica con claridad y con todo lujo de detalles desde la rebelión de Satanás contra Dios, hasta los actos de desobediencia que serán cruciales en el destino de los primeros seres humanos, Adán y Eva. Pese a dar un toque ético y moral a la belleza literaria, Milton sabe muy bien cómo llevar al bibliófilo al centro de la acción que está leyendo para, a continuación, hacerle reflexionar sobre lo allí acontecido. Incluso, es capaz de llevar esas reflexiones morales a la mente de Satanás, sorprendiendo al bibliófilo lector de Lux Atenea Webzine con la diabólica lógica de sus pensamientos y de sus determinaciones llenas de sentido común. Eso sí, sin dejar de perder en ningún momento el norte en esas elucubraciones, ya que tienen como origen al poderoso ser que llevó al ser humano a perder el idílico paraíso en el que vivía. Y es que, si hay una palabra clave en todo el libro que resume con exactitud la esencia de esta obra (y del propio ser humano), esa palabra es “Desobediencia”. ¿Cuántas veces el ser humano ha roto la norma o la ley respecto a aquello que no debería ser trasgredido? Ya sea a nivel social, a nivel familiar, a nivel de amistades o simplemente a nivel personal, si algo caracteriza al ser humano como especie es de ser precisamente eso mismo: un ser que se define mejor a través de sus defectos, que con sus virtudes. Pese a que el ser humano es sin duda alguna el Rey de la Creación sobre la Tierra, los defectos no han dejado de complicar más y más su difícil existencia terrenal, y, en los últimos seis mil años, la dinámica en la que está inmersa la Humanidad no parece mostrar indicio de mejora o de cambio alguno en vista al obscuro horizonte que se está percibiendo para los años venideros. Como especie somos así, nos guste o no, y con el reflejo de esa desobediencia como auténtico trasfondo literario, Milton dio vida a una obra tan intemporal como nuestras debilidades o defectos.

Si nuestros bibliófilos lectores deciden indagar un poco en la vida de John Milton, le estarán esperando alguna que otra sorpresa sobre su persona ya que mostró una doble cara. Por un lado fue un artista admirado pero, por otro, fue una persona que pensaba y decía una cosa, y actuaba de otra. Unas sensaciones contradictorias que ya tuve anteriormente con otro gran genio de la literatura, Percy Bysshe Shelley (1792 - 1822), grandioso poeta inglés del Romanticismo decimonónico que me sedujo con el mensaje de su obra pero cuya vida, en ningún momento ofreció reflejo alguno del luminoso aura de rebeldía y de libertad que tanto proclamaba en sus versos. Como analista cultural, siempre he dicho que me apasionan las obras, no los autores de las mismas, pero he de reconocer que cuando uno conoce a un gran artista que también ha sido una gran persona pese a las dificultades de la época que le tocó vivir (por ejemplo, el siempre admirado William Blake), se crea un poderoso círculo mental expansivo en el interior de uno que le permite seguir creyendo en la Utopía o en el Ideal convertido en realidad, aunque sea a menor escala de la deseada. Por algo a uno le sigue llegando al corazón y al espíritu ese sentimiento nacido en el siglo XIX llamado Romanticismo. A quienes ya conozcan esta ilustre obra literaria, les invito a su relectura como tributo a la memoria de este gran escritor en una fecha tan memorable y, a quienes no conozcan “El Paraíso Perdido”, les aconsejo que antes de pasearse placenteramente por sus páginas, piensen que la visión cristiana del mundo daba sentido a la sociedad inglesa del siglo XVII. John Milton simpatizó con las ideas puritanas defendidas por Oliver Cromwell (1599 - 1658) y, en “El Paraíso Perdido”, van a encontrarse con algunas referencias y reflexiones sobre la mujer que no tienen sentido en la sociedad occidental del siglo XXI. Una visión cristiana de la mujer que no comparto en absoluto, pero que no ha impedido que me apasione la lectura de esta impresionante obra. “El Paraíso Perdido”, quién esté libre de culpa, que tire la primera piedra. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Y si bien Dios la paz proclama, ellos
viven en odio, enemistad y lucha
unos con otros, y levantan crueles
guerras que devastan la tierra con
el fin de destruirse entre ellos mismos:
Como si (y ello pudiera inducirlos
al acuerdo) el hombre no tuviera
bastantes enemigos infernales
que día y noche su destrucción esperan.”


Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 314
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
JOHN MILTON “EL PARAÍSO PERDIDO” ILUSTRADO POR GUSTAVE DORÉ.
LUDOVICO ARIOSTO “ORLANDO FURIOSO” ILUSTRADO POR GUSTAVE DORÉ.
“LA DIVINA COMEDIA”, DANTE ALIGHIERI (ESPECIAL INFIERNO).
DANTE ALIGHIERI “LA DIVINA COMEDIA” ILUSTRADO POR GUSTAVE DORÉ.
“LA DIVINA COMEDIA”, WILLIAM BLAKE.
“ILUSTRACIONES AL LIBRO DE JOB”, WILLIAM BLAKE.

.

No hay comentarios:

More Visited: