domingo, noviembre 02, 2008

JULES BARBEY D´AUREVILLY “LAS DIABÓLICAS”.

LUX ATENEA WEBZINE celebra el Bicentenario del nacimiento del escritor francés JULES AMÉDÉE BARBEY D´AUREVILLY (2 de noviembre 1808 - 23 de abril 1889).

Publicado por: ALIANZA EDITORIAL, S.A.
ISBN: 84-206-7302-1 Edición: 2002

“No fue una mujer la que fue tomada: ¡sino yo mismo!”

Con este artículo sobre el libro “las Diabólicas”, del maestro de la literatura francesa Jules Amédée Barbey D´Aurevilly, el Proyecto Cultural LUX ATENEA tiene el placer de celebrar los doscientos años de su nacimiento. Como figura esencial del Romanticismo y como máximo exponente del dandismo, Jules Amédée Barbey D´Aurevilly marcó una etapa dentro de la literatura francesa en la que se habló sobre esa niebla oscura, tenebrosa y siniestra que oculta el lado más oscuro del ser humano. Cuando alguien me pide que le recomiende un buen libro del siglo XIX, “Las Diabólicas” suele ser una de mis elecciones preferidas. Una obra tan bien narrada, tan excelentemente decorada, que nos habla sobre la decadencia moral y ética, sobre la corrupción de las clases más favorecidas socialmente, sobre la maldad que siempre crecerá en los fértiles campos de la especie humana, difícilmente no puede ser otra cosa que todo un éxito literario, independientemente del periodo histórico en el que se haya escrito.

“…disolverme en la indecible voluptuosidad.”

“Las Diabólicas” son seis historias protagonizadas por mujeres perversas, adúlteras, por infernales ángeles vengadores que alejan a la figura femenina de esa falsa e interesada visión masculina que la asemeja a un ser virginal, inocente y delicado. Esta obra es más demoníaca por su trasfondo perverso envuelto en la cruel mentira, que por la propia presencia del Maligno en el libro. Puede causar estremecimiento pensar en la unión de la inteligente seducción femenina al poder de la manipulación orientada a malvados fines. De esta forma, la lectura de esta obra cargada de pragmatismo extremo, de retorcidos planes enlazados con el sexto sentido femenino, harán sentirse a más de un varón igual a una bestia llevada al matadero porque en ningún momento podrá observarse en este libro como ese irresistible triunfador que todo lo controla, como aquel que hace y deshace el mundo que le rodea a su antojo y capricho. Incluso, sí podemos llegar a considerar “Las Diabólicas” como una obra diabólica, si esta es tomada como una precisa flecha lanzada al talón de Aquiles del dominante espíritu masculino, ese privilegio relacionado con lo divino (y que se transforma en el eje de la razón de su existencia) que es mortalmente atacado mediante un inteligente despliegue de ocultación, falta de escrúpulos y meticulosidad.

“¿Qué había sucedido sin que yo me enterase…?”

Esta es una obra incombustible que ha ido ganando más valor según ha ido evolucionando la sociedad moderna en el último siglo. Con un estilo narrativo un tanto violento, tenso, adrenalínico, entraremos de lleno en historias terribles y trágicas llenas de frases malignamente irónicas que les ofrecerán esa acidez, ese toque mortal necesario para mostrarnos crudamente la personalidad de sus protagonistas. “Las Diabólicas”, una obra maestra de la literatura francesa del siglo XIX convertida en puro fetiche. Disfrútenlo.

“…, no podía evitar el experimentar la sensación del hombre que contempla en su vaso vacío la última gota del champán rosado que acaba de beber y que siente la tentación de apurar de un trago aquella última gota olvidada.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 300
.

No hay comentarios:

More Visited: