domingo, noviembre 02, 2008

THE CURE “4:13 DREAM”.


Publicado por: GEFFEN RECORDS, ( 0602517642256 ), 2008
Edición comentada: CD

Underneath the stars / the only one / The reasons why / Freakshow / Sirensong / The real snow white / The hungry ghost / Switch / The perfect boy / This . here and now . with you / Sleep when I´m dead / The scream / It´s over

Ya está a la venta el último trabajo de The Cure, de este incombustible y prolífico grupo musical gótico. La espera ha merecido más que la pena. Tal vez, al estar muy influenciado por otras corrientes musicales no tan góticas, este disco me vuelve a traer nuevos aires musicales bajo el sello creativo The Cure. En el álbum “4:13 Dream” quedarán muy sorprendidos con el mayor predominio instrumental que le han dado a la batería, y con ese estilo más directo que le ha dado Robert Smith a su voz en la interpretación de las canciones. En este disco, a The Cure se les ve más asentados, con más experiencia, con más ganas de compartir pensamientos y sentimientos con su público.

Sin dejar de estar presente ese fondo oscuro tan característico en su larga discografía, el album “4:13 Dream” es un trabajo mucho más luminoso que los anteriores, pero sin llegar a los intensos amaneceres de algunas canciones del álbum “Wish” por todos conocidas. Con un horizonte musical más colorido, más profundo, en este álbum tal vez algunos seguidores de la banda puedan llegar a echar en falta esas canciones con melodías que se quedan en la mente, una de esas melodías que con solo tararearla un poco, rápidamente caemos en la cuenta de qué canción estamos hablando. Pero esa ausencia creo que queda de sobra compensada con la esencia que The Cure sigue trasmitiendo en “4:13 Dream”. Pese a estas ausencias, mis impresiones musicales han sido lo suficientemente buenas como para lanzarme a escribir este artículo.

Con una larga introducción instrumental de más de dos minutos, marca de la casa Cure, empieza a sonar la canción “Underneath the stars”. Con la definición perfecta de los instrumentos en la dimensión espacial sonora del oyente, que será la estructura dominante en casi todo este álbum, las dimensiones sensitivas serán expandidas mentalmente al máximo para que los aires románticos de “the only one” entren directamente a nuestro corazón, a esa particular forma de ver el amor que sentimos hacia otra persona. Tras un final de canción radicalmente cerrado, suena la canción “The reasons why” y, en un abrir y cerrar de ojos, nos hemos convertido en un mensaje existencial metido dentro de una botella que flota y flota esperando que alguien la recoja, esperando que alguien lea y sienta con intensidad nuestra pasión convertida en un gesto. La pincelada surrealista, que nunca ha de faltar en un disco de The Cure, se llama “Freakshow”, una canción destinada a ser escuchada una y otra vez por el aquí presente. Siempre me ha encantado ese toque de humor completamente imprevisible que The Cure ha dado a alguna de sus composiciones musicales, y “Freakshow” es una fiel muestra de ello. El álbum sigue ganando puntos a su favor…

La seriedad como contraste a la diversión aparece con la canción “Sirensong”, palabras que nos incitan e invitan a actuar de una forma, pero cuyo trasfondo real es tratar de llevar nuestro destino hacia el interior de inciertas y siniestras nieblas. A continuación, “The real snow white” es una de las canciones más intensas de todo el disco, tanto en su letra como en su parte instrumental. Sin perder esa esencia Cure, entra la canción “The hungry ghost”, una insinuante composición musical en donde Robert Smith sabe muy bien cómo cantar una letra tan oscuramente directa. A destacar en esta canción ese toque instrumental mágico tan característico en este grupo, y que tanto hace engancharnos a sus obras musicales. Siguiendo con esa intensidad sonora pasamos al interior de “Switch”, con una batería que predomina, que marca el poderoso ritmo que la banda nos sigue demostrando. Una canción que será muy esperada por su público en la próxima gira, seguro.

Templando un poco los aires musicales a los que nos había acostumbrado en las últimas canciones, empieza a sonar “The perfect boy”, con una batería cíclica, constante, continuamente marcando ese ritmo más pausado. “This . here and now . with you” sigue en la misma línea tranquila. Es como un paseo en un atardecer, una canción ideal para escuchar mientras caminamos por la calle observando el movimiento de la gente alrededor nuestro. Retornando a su estilo más característico empieza a sonar “Sleep when I´m dead”, una canción que suena a esencia Cure a quienes llevamos décadas escuchando las inigualables obras musicales de esta banda. Si en un local o club gótico tuviera que pinchar una de mis sesiones, y hubiera que seleccionar una de las canciones de este álbum, “Sleep when I´m dead” sería la canción que escogería con diferencia.

Hundiéndonos en la melancolía, la tristeza, la desesperanza, el desamparo,… que solamente Robert Smith sabe cómo trasmitir con sentimiento y desgarro, aparece la canción “The scream”, la joya de la corona de este álbum. Gritos, caos, dolor y suplicio rebosan dentro de esta maravilla que nos atrapa y nos deja con la boca abierta. ¿Quién se atreverá a decir que The Cure ya no son los que eran? Pues para tapar bocas nada mejor que la canción “It´s over”, una buena dosis de maestría y saber hacer dentro del rock gótico actual. ¡Qué más de un grupo gótico empiece a tomar nota sobre cómo hacer un buen disco en los tiempos actuales de crisis mental y creativa!. Por cierto, si deciden descargarse el disco y no comprarlo, ese acto será un fiel reflejo de su verdadero amor hacia la buena música. Al resto de los lectores de LUX ATENEA MÚSICA que se decidan a comprarlo, les susurro al oído esa palabra con la que tanto me gusta cerrar mis artículos: ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº: 301

.

No hay comentarios:

More Visited: