domingo, septiembre 07, 2008

CORMAC McCARTHY “LA CARRETERA”.

Publicado por: RANDOM HOUSE MONDADORI, S.A.
ISBN: 84-397-2077-5
Edición: 2008

Lux Atenea Webzine es un proyecto que nació sin números ni fechas ni tiempos de entrega. Queríamos que el blog se fuera haciendo a sí mismo, que creciera y se alimentara por sí solo, con las únicas energías de las ganas de compartir información cultural con quienes verdaderamente estuvieran interesados en ella. Con cada nuevo lector que nos leía, Lux Atenea Webzine fue sumando días, semanas y meses, y también artículos hasta llegar a este momento de celebración. Queda mucho trabajo por hacer, muchas experiencias y opiniones por compartir con los lectores, muchos libros por descubrir, pero pasado este tiempo podemos celebrar estos trescientos artículos publicados gracias, únicamente, a todos vosotros, a todos los lectores que seguís confiando en nosotros para informaros culturalmente. Como clausura de esta celebración, doy paso a mi artículo sobre el libro “La carretera” de este galardonado escritor.

Despertamos de noche en una paralizante oscuridad, asustados como un animal indefenso intentando recordar dónde estamos. El frío no ayuda a levantar el cuerpo, y menos aún, a clarificar la mente. A nuestro lado, una hoguera alumbra lo único que nos queda en el mundo: un carrito con comida, un arma y nuestro hijo. Mi pequeña introducción sobre este inquietante libro espero que les haya invitado a adentrarse en una historia de supervivencia, de fuerzas y debilidades, de lucha, de compromisos unilaterales que se esconden tras la sombra de las personas. Porque McCarthy nos presenta un mundo quemado y arrasado por un holocausto nuclear, con ciudades abandonadas y extensiones de miles de kilómetros marcadas como indeseables pasajes del Apocalipsis.

Sin memoria, sin capítulos, sin nombres ni colores, hombres grises transitan por carreteras entre despojos de civilizaciones mientras se abandona, y a su vez, se añora todo lo que se ha perdido. En apenas unas pocas líneas, McCarthy nos explica esta cruda historia de fuego y horror mediante el uso del flashback, unas frases que te trasladan inevitablemente a este infernal mundo. Con unas descripciones impactantes, nos convertimos en un personaje invisible al que le permiten observar cada secuencia, cada situación, cada barbarie, sin poder interceder en los acontecimientos. Se vive pero no se muere. Se mira pero no se manipula, y devoras el libro, levantas la vista para poder saborear unas líneas de esperanza y ves el mundo que tenemos. Y piensas, ¡lo estamos destruyendo todo en la actualidad! ¿Será “La carretera” un presagio de lo que nos espera? Los colores en el mundo no deberían desaparecer nunca, y quizá, para eso estamos aquí los seres humanos, para ser los protagonistas en la Tierra durante generaciones y generaciones. Parecemos silenciosos participantes en un drama inevitable. Todo se ha convertido en cenizas que se mueven en un aire irrespirable. Monocromático es el día, y la noche, sólo oscuridad, y viajaremos hacia el sur más cálido, huyendo del frío, para escondernos del Mal.

Cuando el ser humano es despojado de su cultura, de su familia, de sus valores y apartado de una sociedad sostenible, ¿qué le queda? Le queda lo primitivo, el retorno a sus orígenes animales, ampararse en la ley del más fuerte, y la opción del canibalismo como la forma más sencilla de obtener alimento. Para sobrevivir a cualquier precio, llega incluso a ver a sus congéneres como animales de granja para alimentarse, porque en “La carretera”, la vida humana no tendrá valor alguno. Crudeza y brutalidad, fuego y sangre sobre la tierra, la civilización tal y como la conocemos podría desaparecer si llegara a pasar todo lo aquí narrado. Esto es “La carretera”, un camino gris en un mundo gris ante un futuro de cenizas. Un gran libro premiado con el Pulitzer en el año 2007.

Un nuevo libro para su biblioteca.

Atenea

Artículo Nº: 292
.

No hay comentarios: