domingo, agosto 31, 2008

JEREMÍAS GOTTHELF “LA ARAÑA NEGRA”.

Publicado por: EDITORIAL ASTRI, S.A.
ISBN: 84-469-0816-6 Edición: 2000

”… pensamientos que en las horas desesperadas siempre tienden a perder a los hombres.”

El siglo XIX y el Romanticismo, una época literaria a la que periódicamente rendimos homenaje en LUX ATENEA LIBROS. En esta ocasión, la obra seleccionada no es otra que “La Araña Negra”, escrita por Albert Bitzius (el cual utilizaba como seudónimo en sus obras el nombre de Jeremías Gotthelf). Nacido en la ciudad suiza de Murten el 4 de octubre del año 1797, Albert Bitzius tuvo una infancia marcada por el pensamiento religioso cristiano protestante (no hay que olvidar que en tiempos de la Reforma, Suiza quedó marcada hasta sus raíces por las ideas cristianas protestantes de Calvino). Con el tiempo, Albert Bitzius acabó convirtiéndose en pastor de la iglesia protestante para, años después, iniciar su andadura en el mundo de la literatura escribiendo relatos y novela corta. Durante toda su vida como escritor llegó a escribir más de ochenta obras, siendo unas de las más conocidas y aclamadas “La Araña Negra”, perteneciente a una colección de cuentos y leyendas suizas. A nivel literario, Jeremías Gotthelf está considerado como uno de los máximos representantes del realismo alemán, perteneciendo por mérito propio al movimiento literario Biedermeier. El 22 de octubre de 1854, pocos días después de haber cumplido cincuenta y siete años, falleció Albert Bitzius, dejándonos como herencia obras tan impresionantes como la que les presento a continuación.

”El más insignificante criado de cuatro centavos se cree autorizado, por estar al servicio de un Señor, a despreciar e insultar al buen campesino.”

Esta historia, publicada en 1842, se desarrolla en un pueblo medieval. En una sociedad rural donde la bonanza material ha alejado a los campesinos del temor a Dios, esta pérdida del sentido espiritual de la vida les llevará a padecer una serie de infortunios y desgracias cuya salida no será otra que la aceptación de un pacto con el Maligno. Todo un guiño a la historia de Fausto. Pero, ¿qué sucede cuando el Maligno cumple su trato y no recibe a cambio lo acordado? Pues que su respuesta ante el engaño vendrá en forma de una araña negra que convertirá el anterior infierno padecido por los campesinos en un anhelado paraíso, en comparación. Destaca entre todos estos infortunios la presencia de los Caballeros Teutónicos como poderosas fuerzas maléficas, tanto en el despotismo mostrado en su trato con los campesinos, como en su insensata arrogancia frente al peligro que a todos les acecha. Leyendo este relato, es difícil llegar a no pensar en un paralelismo existente entre la Peste Negra que asoló Europa durante ese periodo, y la letal Araña Negra, pero estas divagaciones son solamente eso mismo, divagaciones. Curiosamente, fue tal el realismo plasmado por Gotthelf en esta obra que durante décadas se pensó que este libro era auténticamente medieval.

”Ponerse a construir es siempre un asunto sagrado en el que se sabe cómo se empieza pero nunca se sabe cómo se va a terminar….”

“La Araña Negra” es una de las obras de terror más importantes del siglo XIX. Con un excepcional estilo narrativo digno de admiración, Jeremías Gotthelf nos abre la puerta a un mundo rural que quedará marcado por la angustia y el miedo a la muerte incierta. Dejando a un lado cómo desarrolla esta trama de forma magistral, el relato está fuertemente marcado por el mensaje cristiano protestante del sacrificio personal en pro del bien de la sociedad. Y no solamente se explaya en esta cuestión, sino que además llega a establecer claros paralelismos entre la falta de fe de un colectivo y las desgracias que a continuación aparecen en su sociedad. Pese a tener un claro mensaje religioso cristiano, la ausencia de la intervención de Dios en los acontecimientos cruciales de esta historia alejan a este relato del catolicismo en su particular visión cristiana de la existencia humana. Podemos decir que en “La Araña Negra” es el individuo quien ha de ganarse a Dios con sus obras y virtudes, y no Dios quién ha de convencerle a través de sus actos divinos sobre la tierra. He ahí la esencia protestante que da profundidad moral a esta historia.

”En todo el valle la muerte hacía presa del ganado, los gritos de los hombres y de las bestias resonaban en todos los lados….”

Les puedo asegurar que, pese a que el nombre de Jeremías Gotthelf sigue siendo un gran desconocido para el público en general, “La Araña Negra” es una de las obras literarias del Romanticismo que más me ha impresionado. Su trama, sus descripciones, el modo con el que el autor ha dado vida a este relato convierten a este libro en una pieza fundamental a la hora de ver y sentir la época romántica en todo su esplendor. Desde luego, su atmósfera oscura y misteriosa hará las delicias del público gótico amante de lo siniestro y lo maléfico. “La Araña Negra”, cuando el ser humano trata de engañar hasta al propio Mal, irremediablemente una letal venganza hará acto de presencia en su desgraciada vida. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

”No se burla impunemente al Diablo.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 288
.

No hay comentarios:

More Visited: