martes, enero 08, 2008

“SOSPECHOSOS HABITUALES (the usual suspects)” 1995

Dirigida por : Bryan Singer (premiado en 1993 en el festival de Sundance)
Actores principales: Kevin Spacey (Verbal Kint), Gabriel Byrne (Dean Keaton), Benicio del Toro (Fenster), Stephen Baldwin (Mc Manus), Kevin Pollack (Hockney), Chazz Palmintieri (David Kujan)
Año: 1995 Duración aprox.: 92 minutos
Publicado por: FILMAX Formato: DVD (edición especial)

“Las cosas no son siempre como parecen”

California. Un barco, un asesinato en la cubierta y unas llamas que empiezan a extenderse. Nueva York, seis semanas antes. Tras el robo de un camión cargado de armas, cinco delincuentes profesionales son detenidos.

“Nadie puede traicionar a quien no conoce”.

Dave Kujan, agente de Aduanas, detiene a cinco sospechosos sin prueba alguna basándose en la suposición de que ese robo tan solo ha podido ser realizado por profesionales. Tras la detención, los somete a una sesión de interrogatorio y otra de reconocimiento, pero las coartadas son sólidas y veraces. Los detenidos son Verbal Kint, con medio cuerpo inválido, es organizado pero está impedido; Dean Keaton, ex-policía, un profesional del robo que lo dejó, es frío y está en permanente estado de alerta; Fenster, un gran conocedor del mundo delictivo y que se mueve dentro de él como pez en el agua; Mc Manus, un asesino profesional con disparo certero pero cuyo impulso siempre vence a su razón; y Hockney, siempre bien protegido con la coartada perfecta. Pero sobrevolando sobre sus cabezas se encuentra la figura de un ser desconocido llamado Keyser Soze. En realidad, son cinco profesionales atrapados en la red tendida por Keyser Soze. Un grupo de delincuentes profesionales que se mueven en el inestable mundo de los grandes golpes, pero Keyser Soze sabe como manejarles porque si Keyser Soze te necesita, nunca podrás rechazar su oferta. La palabra “No” no existe en su vocabulario. Pero, ¿quién es Keyser Soze?.


Keyser Soze, dos siniestras palabras.

Keyser Soze es una leyenda, es una vida marcada por la tragedia sufrida por su familia. Pero hay quien asegura que, en realidad, es el mismísimo Diablo, un maligno ser que nadie ha visto, que siempre permanece oculto, y que hasta su sombra es despiadada. Su mente es una fría calculadora, meticulosa hasta extremos inconcebibles, precisa, inteligente, ágil en la acción, con una voluntad férrea y una sed de venganza incontenible. Cuando esta se desata, nadie encuentra un refugio seguro. Nadie está a salvo si es señalado por la mano de Keyser Soze, una pesadilla de carne y hueso o, ¿tal vez tan sólo sea un fantasma? ¿Será un mito, una historia ficticia? La pregunta la podrá encontrar viendo “Sospechosos habituales”, una película en cuyos noventa minutos, la pregunta sin respuesta se convierte en la base sobre la que se sostendrá la trama.

“¡Intente dar al Diablo en la espalda!”

Todo es turbio en la película. La sombra de la sospecha lo cubre absolutamente todo y a todos. Los cabos sin atar se van multiplicando según pasa el tiempo, minuto a minuto, pero eso si, los dólares que circulan se cuentan por miles. “Sospechosos habituales” es una película dinámica cuya excelente trama forma el esqueleto, y los personajes, dan esa solidez a la historia, ese cuerpo esencial para crear una gran película. “Sospechosos habituales” es una película con tintes de novela negra en donde la acción tan solo es frenada, provisionalmente, por la pregunta naciente y la incógnita sin despejar. Sus escenas son vivas, sentimentales, sugerentes y duras, destacando algunas de ellas, como en la que Fenster, durante la sesión de reconocimiento, ha de decir la frase “¡Dame las llaves, cabrón!”; o la escena en donde las miradas se cruzan entre los cinco sospechosos al salir de la comisaría; o la escena del robo en el garaje, en donde la tensión se puede cortar con un cuchillo; o en la secuencia del poli-taxi express, en la cual se denuncia la corrupción policial en Nueva York con mucho arte.


Y si hablamos de los actores que dieron vida a esta película, por ejemplo, el actor Kevin Spacey dio el salto a la fama gracias a ella. Kevin Spacey, uno de los actores actuales que más me gusta y al que considero todo un maestro de la interpretación. Un actor cuyo nombre es sinónimo de calidad. Y que decir del actor Gabriel Byrne. En “Sospechosos habituales” está soberbio y con un as guardado en la manga, como siempre. Y si miramos a Benicio del Toro, podemos verle creciendo con esa fuerza que imprime a sus personajes, unos personajes con carácter. Disfrutamos con Stephen Baldwin dando clase a un asesino peligrosamente impulsivo, con Kevin Pollack, en plan sobrio pero haciéndose imprescindible en la trama, y con Chazz Palmintieri dando esa aura especial a un detective en cuya investigación va viendo como poco a poco acaba acorralándolos, acercándose a la verdad. Un grupo de actores de esta calidad garantiza una buena trama. Póngala en manos de un director con la capacidad de organización de Bryan Singer (tardó solamente treinta y cinco días en rodar la película), y el resultado se llamará “Sospechosos habituales”, una película con uno de los mejores finales que jamás he visto. Si se decide a comprar esta película en formato DVD, no se pierda la sección de “Curiosidades” incluida en los extras. Es sencillamente, ¡sorprendente!. ¡¡¡Disfrútenlo!!!.

“El mejor truco que el diablo inventó fue hacer que los hombres pusieran en duda su existencia”.

Lux_Atman

Artículo Nº: 246
.

No hay comentarios:

More Visited: